Translate

Páginas vistas en total

miércoles, 30 de junio de 2010

Me cambié de asociación ajedrecística

Jaime Bretón ganó su amparo. No le duró mucho el gusto. Lo encarcelaron por un delito por el cual aún no ha sido juzgado. Tal vez quede libre a finales de julio de 2010... o de 2020. Recemos por él para que salga pronto y con su inocencia claramente demostrada. El Dr. Arellano Felix renunció al privilegio de ser el nuevo Presidente de la Asociación de Ajedrecistas Veracruzanos A.C.

Por lo pronto, Raúl Hernández, Presidente de la FENAMAC, convocó a una nueva Comisión Reorganizadora para elegir a un nuevo Consejo Directivo de dicha Asociación, toda vez que Bretón está encarcelado desde el 15 de abril y Arellano renunció.

Según el estatuto vigente de la FENAMAC (si no ha cambiado el que tengo en la mano), está facultado para hacerlo. Sólo que, aún quedaban miembros del Consejo Directivo a disolver: Jaime Lee Fong, Tesorero, José Ávila Ceballos, Comisario y Álvaro Miranda Ponce, vocal.

No los consideró para esta nueva Comisión Reorganizadora, ni les hizo llegar notificación alguna, lo que les dá la posibilidad jurídica de quejarse, protestar, inconformarse y hasta ampararse e iniciar una nueva serie de juicios que llevarán otros dos años y medio, o diez, o veinte, o setenta.
El hecho es que Raúl Hernández pasará por alto que los ajedrecistas veracruzanos no tengan credencial del SIRED en 2010. Pero nada más. A partir de 2011 se les aplicará toda la normatividad vigente y no se les hará ninguna concesión. Con la pérdida de derechos que ello conlleva.

Por mi parte, el que estas líneas escribe fué nombrado Representante Jurídico de la Asociación arriba citada de palabra, por Jaime Bretón, y después por un papel simple, sin testigos, sin ser propuesto ante una asamblea y mucho menos asentado en un acta notarial. De modo que me envió a la guerra sin tener ni siquiera un mal fusil al cual acudir. Además, como aquel perro flaco del que "se agarran todas las pulgas", me encomendó a mi realizar gran cantidad de actos jurídicos para los que no tengo personalidad, como si se tratara de una broma pesada y de mal gusto, a fin de hacerme perder tiempo, hecharme un montón de enemigos encima y todo para nada.

Es decir, todo lo que me encomendó deberían hacerlo los miembros del Comité Directivo de la Asociación que aún no han renunciado, pues ellos sí tienen facultades legales para hacerlo.
Sobretodo, mi interés solamente es estudiar y competir. La política, los juicios y las intrigas palaciegas me dejan más frio que un témpano. De modo que les transcribo a mis estimados lectores la carta de renuncia que envié a diferentes autoridades ajedrecistas, para que cada quien la estudie. Y para que cada ajedrecista veracruzano medite sobre su situación legal y desarrolle un plan de acción:

C. Raúl Hernández Hernández
Presidente de la FENAMAC

C. Jaime Elpidio Bretón Díaz Mirón
Presidente de la Asociación de Ajedrecistas Veracruzanos A.C.

C. Consejo Directivo de la Asociación de Ajedrecistas Veracruzanos A.C.

H. Comisión Reorganizadora de la Asociación de Ajedrecistas Veracruzanos A.C.

C. Lic. José Zayden Domínguez
Presidente del Club de ajedrez “Xalapa”

C. Mateo Sánchez Bautista
Secretario del Club de Ajedrez “Katarsis”


El que este documento suscribe, Francisco Santiago Emilio González Christen, Mexicano por nacimiento, con 58 años de edad, señalo domicilio legal para recibir toda clase de notificaciones en Playa Rincón Número 19, Colonia Militar Marte, Zona Postal 13, Delegación Ixtapalapa en México, Distrito Federal y, por mi propia voluntad y en pleno uso de mis facultades mentales y con fundamento en los artículos 5º, 123º y demás relativos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como los correspondientes de la Ley Federal del Trabajo, y los artículos 8º, 13º, 14º, 15º, 16º, 17º, 18º, 36º fracc. XXIII y demás relativos del Estatuto de la FENAMAC, y en especial el artículo 23 inciso a) del Reglamento Deportivo de la Federación Nacional de México A.C., y demás relativos de todas las leyes, estatutos y reglamentos educativos y/o deportivos aplicables al caso, solicito mi baja de la Asociación de Ajedrecistas Veracruzanos A.C. y de cualquier Asociación Veracruzana de Ajedrez que exista y esté o no legalmente constituida, por así convenir a mis intereses.

Así mismo renuncio a todos los puestos, cargos y nombramientos derivados del ajedrez veracruzano, estén legalmente constituidos o no, los cuales enumero de manera expresa a continuación. Es decir, renuncio expresamente y de manera definitiva a los puestos, encargos y/o nombramientos siguientes:

a) Representante Jurídico de Asociación de Ajedrecistas Veracruzanos A.C
b) Integrante de la Comisión Reorganizadora de la Asociación de Ajedrecistas Veracruzanos A.C
c) Presidente del Club de ajedrez “Katarsis”
d) Secretario del Club de ajedrez “Xalapa”
e) Cualquier otro nombramiento similar que haya escapado a mi memoria.

ESPECIFICACIÓN DE RAZONES PARA SOLICITAR LA BAJA

El día primero de septiembre de 2008 me jubilé de mi trabajo como profesor de música en la Universidad Veracruzana, con la idea de dedicarme a fondo a alguna actividad de mi interés. Sobretodo a aquellas actividades a las que quise dedicarme en mi juventud y que por las circunstancias de la vida sólo pude desarrollar como una actividad ocasional o aquellas que dejé a medio desarrollar por la necesidad de trabajar y atender a mis obligaciones como Ciudadano y Padre de Familia.

Entre las actividades a escoger estaban el Ajedrez, la Música, la Literatura, la Pintura o la Promoción Cultural. Tras de cuatro meses de dolorosa introspección, decidí adoptar el ajedrez como competidor de alto rendimiento, con la idea de llegar a Gran Maestro, a sabiendas de que el camino es muy difícil, pero no imposible, puesto que ha habido jugadores que se iniciaron a mayor edad que la mía y lo lograron.

Para ello requiero una dedicación del 100% de mi tiempo personal. Si no alcanzo dicha meta, es problema mío únicamente. Si le gano a jugadores, entrenadores o discípulos de entrenadores o jugadores profesionales, estas personas deben saber que es el riesgo inherente a cualquier actividad competitiva y que los partidos de ajedrez y, sobretodo, el respeto deportivo, se ganan, empatan o pierden en el tablero, y no por acuerdos de clubes o por maniobras políticas, jurídicas y/o administrativas.

Debido a proyectos personales míos anteriores a mi jubilación y a la amistad que profeso con el Licenciado José Zayden Domínguez y el ajedrecista Jaime Elpidio Bretón Diaz Mirón, acepté involucrarme en sus proyectos, con el ánimo de ayudarlos a que integraran y completaran sus planillas y staffs administrativos sin imaginar que algunos de ellos se iban a complicar demasiado. Todos éstos son trabajos no remunerados.

En especial, el cargo de Representante Jurídico de la Asociación de Ajedrecistas Veracruzanos A.C. ha venido absorbiendo mi tiempo de estudio y entrenamiento afectando gravemente mi rendimiento deportivo e incluso mi tranquilidad mental.

En relación a ese cargo, el conflicto eterno que existe entre la FENAMAC y la Asociación de Ajedrecistas Veracruzanos A.C también ha afectado mis derechos deportivos, pues pese a haberme mantenido como jugador activo desde septiembre de 2008 en importantes torneos internacionales, nacionales y locales, y a ser solvente y autosuficiente en materia económica, no contaba con el Registro al SIRED hasta el dia 29 de junio de 2010 y, por tanto, a todos los derechos que se derivan de ello.

Dicho registro lo obtuve inscribiéndome a la ACADF tanto por razón de domicilio, pues cuento con un domicilio allá, como por ser el que estas suscribe producto ajedrecístico del D.F., pues todos mis entrenadores, han sido jugadores de dicha ciudad. Y ahí me inicié como jugador de ajedrez.

Como dentro de mis proyectos personales está seguir compitiendo incluso en otros países, donde para ingresar al torneo se requiere estar federado, y también por razón de mi edad, no pude esperarme a que el conflicto quizá se resuelva dentro de algunos años, pues se ve que es un problema que va para largo.

En mi humilde opinión, ninguna parte desea transigir y ambas han cometido graves errores jurídicos que darán materia para largos e interminables juicios en toda clase de tribunales. Tengo 58 años de edad y el tiempo de vida útil se me acaba. No puedo esperar.

La última razón es que he como me he inscrito en la Asociación de Clubes del Distrito Federal A.C., en la cual obtuve mi credencial del SIRED para el año 2010, legalmente, no puedo pertenecer a dos asociaciones distintas.



A T E N T A M E N T E


Francisco Santiago Emilio González Christen
Jugador de Ajedrez. ID 51125583

No hay comentarios:

Publicar un comentario