Translate

Páginas vistas en total

sábado, 31 de marzo de 2012

Descanse en paz la Señora Concepción Diaz Mirón

La familia González Christen se une a la pena que embarga a nuestro atribulado amigo Jaime Bretón Diaz Mirón ante el sensible fallecimiento de su señora madre, Doña Concepción Diaz Mirón Ortega, quien entregó su alma al señor el día de hoy entre las 8 y 9 de la mañana. Descanse en paz.

lunes, 26 de marzo de 2012

Zombis en Xalapa

El pasado sábado 24 de marzo se llevó a cabo la segunda marcha zombi de Xalapa, en beneficio a una fundación de apoyo a la zona olmeca. Estuvo muy concurrida, la gente se divirtió de lo lindo. Muchos niños estaban felices como protagonistas, en tanto que otros se llevaron un susto marca diablo, que esperemos sea un trauma pasajero.
Es notable la variedad de disfraces y de genotipos humanos que se dieron cita para esta gran fiesta, la que transcurrió alrededor del centro histórico de Xalapa.
Me tarde un poco en subir el video, no sé si a causa de mi cámara HD, al tamaño del video o ambas cosas (aunadas a mi impericia en la materia, les prometo mejorar).
El link para ver el video es: http://youtu.be/HcQIxl0tNz8
Espero que lo disfruten como yo lo disfruté. En cuanto haya una versión con una cámara más estable, se los haré saber. (Está en preparación, tal vez tome otros dos días).

jueves, 22 de marzo de 2012

Sismos y movimientos telúricos del pasado

Hoy la noticia de la que puedo hablar como testigo, es el sismo más reciente en México. Yo estaba en la Financiera Independencia, justo en el momento en que le daba dinero a la cajera para pagar una de mis múltiples deudas. Pues entre los gobiernos del cambio y del empleo, mis empresas sólo me han dejado deudas y derrotas. Yo fui de los que se fueron con la finta de aquello del gobierno del empleo y me lancé a una empresa quimérica, la del proyecto "Tropical", el cual, si bien culminó en la creación y estreno de mi ópera, también culminó en uno de los fracasos más estrepitosos de mi carrera. Me quedé con la sensación de que al menos algún nivel de Gobierno, si no es que varios, intervinieron para que esta obra no pudiera ser escuchada con el debido respeto que se merece. La falta de dinero en la producción se hizo patente por todas partes. La SHCP me aplicó un impuesto retroactivo que me costó lo equivalente a uno de los sueldos de los artistas principales. El gobernador en turno prefirió por esas fechas asistir a la inauguración de una cantina antes que hacerlo personalmente al estreno de mi obra. El propio libretista (QEPD) fue comprometido a ir a un evento en otra ciudad el día del estreno. Y se murió antes del reestreno. Se quedó con las ganas de ver una buena versión de la obra.
Todavía no olvido cuando la orquesta tenía que ensayar sin sillas y atriles arriba del foso y los cantantes atrás de la orquesta. Y todo aquello por disposiciones burocráticas ajenas a mi voluntad. ¿Sólo en México ocurren cosas así? No pudimos hacer las pruebas de sonido correctas y eso perjudicó gravemente el resultado el día del estreno.
A la Orquesta Sinfónica de Xalapa, a la sazón dirigida por Fernando Lozano, de triste memoria por estas latitudes, le solicité apoyo para el estreno y, por todo apoyo, lo único que recibí es que, de manera sorpresiva, el día que haría el reestreno, dicha orquesta -de manera poco profesional para una institución de tal nivel- cambió su programación y realizó una presentación de la afamada ópera "Carmen" de Bizet, una de las más taquilleras de la historia de la música. ¿Accidente o golpe bajo y ruin?
La puntilla me la dio el crítico de la revista Proceso, Eduardo Soto Millán.
Como resultado, no sólo no generé empleos para jóvenes cantantes, bailarines y escenógrafos, sino que mi hija, quien cantó la parte de la protagonista, acabó sumergida en una depresión de la cual aún no se repone y quedó marcada ante el mundo musical, debido a la nota de Soto Millán. Está desempleada, simple y sencillamente. Todo lo que invirtió el Estado en su educación, se está yendo al caño. Y me parece que de una manera muy injusta.
Pero hablaba de que estaba pagando una deuda en Financiera Independencia cuando la tierra empezó a moverse.
-¡Está temblando! -gritó una mujer.
"Chin, no puede ser" -pensé. "Justo que estoy ahora entregándole el dinero a la cajera".
-¡Está arreciando! ¡Vean cómo se mueven las ventanas! -Insistió la mujer.
-Es el viento -Respondió otra voz.
-¡No! -Continuó la mujer. -¡Vean cómo se mueven las lámparas!
Lo cierto es que su servidor ha sido testigo presencial de algunos de los temblores más duros de nuestro país: me tocó el de 1956, cuando se cayó el Ángel de la Independencia, allá en el defectuoso. Yo vivía ahí con mis padres y tenía cuatro años de edad. La verdad es que desde aquella época he sido un gran dormilón y no me di cuenta del terremoto, pero sí de sus efectos a partir del día siguiente: escombros, ambulancias, chismes, noticias.
También estuve presente en el de 1972, también en el Distrito Federal. Aunque pegó más fuerte en Nicaragua. Por aquella época, todavía gobernaban los Somoza en aquel hermano país. No se me olvida un chiste a costillas de nuestro expresidente Luis Echeverría Álvarez. Afortunadamente nuestro país siempre ha sido muy solidario con las naciones que caen en desgracias naturales, como las tragedias ocurridas hace poco en Nueva Orleans o en Haití. De lo cual me siento muy orgulloso. En esos momentos es cuando vale el eslogan "¡Qué orgullo ser mexicano!".
Sucede que México envió ayuda humanitaria a Nicaragua y el chiste dice que Somoza, en agradecimiento, le regaló a Luis Echeverría un ejemplar del Quijote de la Mancha empastado en cuero.
-¡Qué bonita novela! -Dijo nuestro expresidente -¿quién la escribió?
-Miguel Cervantes de Saavedra.
-Exprésenle todo mi agradecimiento y mi admiración.
-No podemos, Señor Presidente.
-¿Porqué?
-Ya se murió.
-Entonces háganle llegar mi reconocimiento a sus padres.
-No podemos, también murieron.
-Entonces, a sus hijos o a sus nietos.
-Imposible, todos murieron.
-Ah, caray. ¡Entonces si estuvo fuerte el temblor!
gg
Hay otro chiste de aquella época. Estaban aún frescos los recuerdos del movimiento estudiantil de 1968 y su violenta represión. La acción ocurre en algún pueblo mexicano alejado de la mano de Dios. Podría ser en Canoa, estado de Puebla. El caso es que el presidente municipal del pueblo en cuestión recibió un telegrama del centro sismológico nacional que rezaba:
"Se avecina violento movimiento telúrico en su localidad. Sírvase tomar medidas pertinentes"
La respuesta del presidente municipal tardó varias semanas en llegar al centro sismológico en cuestión, y decía así:
"Líderes de movimiento telúrico arrestados. Temblor tiró cárcel. Todos escaparon".
¿A poco no está bueno?
Volviendo al temblor de ante ayer, al ver que las lámparas y las ventanas del recinto se movían a mi parecer de manera trepidante y no oscilatoria, le dije a la cajera:
-¿Sabe? ¡Tome Usted mi dinero y salga a la calle!
Y, sin decir más, salí corriendo. Buscando un lugar donde no hubiera árboles ni edificios.
-Hay que tener cuidado con los cables de la luz -previno una voz cercana.
Yo accioné el cronómetro de mi reloj de pulso. La experiencia me ha enseñado que los sismos no duran más de tres minutos. Como efectivamente ocurrió.
Restablecida la calma, volví a mi posición frente al cajero para ver que un aguerrido cliente de la Financiera había ocupado mi lugar.
-Señor, yo estaba aquí cuando inició el temblor.
-Para qué se van, ¡bola de rajones!
-Mire, de todas maneras no lo van atender.
Dije esto con pleno conocimiento de causa, porque todos los empleados de la Financiera habían hecho lo mismo que yo y otros clientes.
-Ni modo que mi dinero quede volando por usted -rematé.
-Sí, no vale la pena perder la vida por esas creencias estúpidas -Dijo el que estaba atrás del cliente aguerrido.-De hecho yo estaba detrás de Usted.
Ya no dijo nada el primer hombre. La cajera regresó, me atendió y me entregó mis documentos, en un santiamén.
-Más vale que digan "aquí corrió que aquí murió" le dije al viejo pendejo que me quería ganar el turno y me salí.
Después traté de comunicarme con mis seres queridos. Mi hija me contestó de inmediato.
-Acá todo bien, aunque mi mamá no lo sintió.
Me costó más trabajo comunicarme con mis padres, los cuales viven en el D.F. Pero la que mi hizo sufrir verdaderamente fue mi hermana Judith, la cual realiza un año sabático en Atlixco, Puebla. En la noche se comunicó y ya salí de dudas. La incertidumbre es algo difícil de soportar. Todos bien, no pasó nada. Obviamente, la telefonía sí sufrió algunos daños, pero, por lo que veo, nada que no se haya podido resolver. Hubo varias réplicas, pero yo no me di por enterado. ¿Ustedes cómo lo vivieron?

miércoles, 21 de marzo de 2012

Otro peligro

Otro peligro para la humanidad son los automovilistas desquiciados en coordinación con los semáforos mal programados y peor vigilados. En Xalapa, los semáforos de la Avenida Ávila Camacho en conjunción con la calle Juarez, son una verdadera trampa mortal tanto para el peatón como para el automovilista. Algo pasa que, los peatones que cruzan la gran avenida desde la Financiera Independencia (frente al Burguer King y Blockbuster) confiando en que la luz roja ha detenido a los automovilistas que vienen desde el Teatro del Estado, no saben que del otro lado o no se ha puesto la luz roja o los automovilistas no la respetan y toman vuelo. Esto sin contar los que vienen bajando de Juárez, los que están en imposibilidad física de verla. Además de los centros comerciales ahí citados, está una concurrida escuela. Ojalá y alguna autoridad competente tome cartas en el asunto antes de que ocurra una desgracia que lamentar.

jueves, 15 de marzo de 2012

Su majestad el automóvil

No sé cómo sea el tráfico vehicular en otras ciudades del planeta. Más bien, sí lo sé: entre los países del primer mundo hay algunos que tienen poco tráfico, avenidas pequeñas, ciclopistas y túneles para peatones y/o automovilistas, gracias a los cuales el peatón y el ciclista pueden deambular con bastante seguridad. No es el caso de mi ciudad Xalapa, donde su majestad el automóvil es primero salvo en algunos contados cruceros. A menudo los automóviles no se pueden ni mover, pues siempre hay varios tipos listos que creen que la luz roja es para avanzar. O, que si tienen la luz  verde pero delante de ellos hay una columna de automóviles y autobuses estáticos,  tienen la obligación de ponerse en medio del crucero, a fin de obstruirle por tiempo indefinido el paso al de la avenida perpendicular. Esto aunado a la falta de áreas para estacionarse y la gran cantidad de taxis que autorizó el gobernador anterior, hacen que su majestad el automóvil mantenga incomunicada a la ciudad por vía terrestre. Aventurarse a cruzar la ciudad de uno a otro extremo es arriesgarse a perder toda la mañana o toda la tarde y parte de la noche. Hacerlo a pie es arriesgarse a perder la vida, pues la mayoría de los cruceros peligrosos tienen "vueltas continuas" a los cuatro puntos cardinales y ni un solo puente peatonal. La vuelta continua es un permiso para que el automovilista pase cuando él quiera o pueda, sin un semáforo que lo obligue a esperar un turno para hacerlo. El peatón sólo puede cruzar las avenidas en las horas pico del tráfico, cuando éstas se han colapsado por el exceso de unidades móviles y de falta de toda clase de inteligencia (racional, emocional, ética, social, etc., etc.), o cuando los automovilistas duermen. A estas horas es más peligroso, pues algunos cafres del volante no duermen y andan embriagados y a velocidades excesivas a altas horas de la madrugada.
Particularmente peligrosos para el peatón son lo cruceros que están cerca de la Central de Autobuses de Xalapa (la CAXA): primero, el que está en la avenida 20 de noviembre y circuito presidentes, con sus flamantes vueltas continuas a los cuatro vientos. En seguida, el que está en la propia CAXA, para ir hacia la avenida Murillo Vidal. De ahí hay una serie de calles que no forman crucero, porque hay un camellón sobre la avenida veinte de noviembre y, finalmente, al llegar la avenida veinte de noviembre al crucero con la carretera México-Veracruz o avenida Lázaro Cárdenas, adornado por un monumento al despilfarro económico en forma de Araucaria, hay un gran puente para los cafres del volante, pero ni uno solo para los peatones. Pero eso sí, a los cuatro vientos hay sus respectivas "vueltas continuas". Y un letrero para los peatones que dice "por favor demuestre su cultura no pisando los jardines". Y, es que en el punto menos peligroso para el peatón, no hay banqueta pero si un jardín. En resumen, la vida del peatón vale menos que las plantitas ahí sembradas. ¿Hasta cuando se mantendrá este sistema irracional?

martes, 6 de marzo de 2012

La presunción y el placer.

Hola, estoy cansado de escribir de presuntos culpables inocentes, de políticos, del problema de la basura y demás jinetes apocalípticos que deambulan por nuestro planeta. Ahora quiero escribir de algo agradable, al menos para mí, y compartir mi alegría, sobre todo con los que entienden algo de ajedrez, pues la mitad del placer de ganar un torneo es presumir el resultado. Hace unas semanas me enteré que Viktor65, mi rival en la final del torneo Swiss:8 player swiss, se rindió. En la página del torneo apareció la siguiente leyenda:
The tournament ended. The winner is FranciscoGonzalezCHr
Game Num. 9859706 Francisco González Christen vs Viktor65
1.e2-e4 e7-e5 2.Ng1-f3 Nb8-c6 3.Bf1-b5 a7-a6 4.Bb5-a4 Ng8-f6 5.O-O Bf8-e7 6.Rf1-e1 b7-b5 7.Ba4-b3 O-O 8.c2-c3 d7-d5 9.e4xd5 Nf6xd5 10.Nf3xe5 Nc6xe5 11.Re1xe5 c7-c6 12.d2-d4 Be7-d6 13.Re5-e1 Qd8-h4 14.g2-g3 Qh4-h3 15.Bb3xd5 c6xd5 16.Qd1-f3 Bc8-g4 17.Qf3xd5 Ra8-e8 18.Bc1-e3 Re8-e6 19.Nb1-d2 Kg8-h8 20.a2-a4 Rf8-e8 21.a4xb5 a6xb5 22.Qd5xb5 f7-f5 23.Qb5-f1 Qh3-h5 24.f2-f3 Bg4-h3 25.Qf1-f2 f5-f4 26.Be3xf4 Bd6xf4 27.Re1xe6 Re8xe6 28.Ra1-a8+ Re6-e8 29.Ra8xe8+ Qh5xe8 30.g3xf4 Bh3-f5 31.Nd2-e4 h7-h6 32.Qf2-e2 Qe8-b8 33.Ne4-g3 Bf5-g6 34.f4-f5 Bg6-f7 35.f5-f6 g7xf6 36.Qe2-e7 y las negras abandonaron.

FranciscoGonzalezCHr , Tu puntuación actual es: 1876 Ranking actual: 621  

Considerando que el sitio tiene 448193 miembros de todo el planeta, no está mal haber llegado a ser el número 621 de los top 1000. Saludos a la flota, va por México.


sábado, 3 de marzo de 2012

Elizabeth Morales, la basura.

Ando un poco liado con mis estudios sobre cinematografía, el pago de mis numerosas deudas, mi afición al ajedrez y otras actividades diversas que me apartan de escribir en este blog. Siempre ando pensando "quiero presumir mi victoria en un torneo de ajedrez online en chessmaniac" o "a ver si hago un video y publico una composición musical con todo e imágenes. O comparto tal o cual cuento o capítulo de mis novelas". Pero el Gobierno siempre va más rápido que yo,  dictando normas que atropellan mis derechos individuales y sociales. Y me veo obligado a recurrir a esta tribuna, una vez más.
Ahora mi queja es contra la administración de Elizabeth Morales. Puntualmente, año tras año, el Municipio nos cobra una cuota para la recolección de basura. Pero por mi rumbo, sólo teníamos derecho a que pasara tres veces a la semana. Siempre y cuando no se descompusiera el camión recolector o los trabajadores no tuvieran un puente vacacional. Pero ahora, por un nuevo decreto, no va a pasar los sábados. Así se lo comunicaron a mi esposa, quien llamó al municipio de Xalapa, al ver que no pasaba el camión recolector. Le contestaron, muy orondamente, que "el camión ya no iba a pasar los sábados". Genial. Quizá es que somos hijos de gendarme. El caso es que acabo de escuchar la campana del recolector de basura en una colonia vecina. Por lo cual me atrevo a denunciar:
1. La administración de Elizabeth Morales está desviando recursos económicos, pues nos está privando de un servicio que ya estaba pagado.
2. A los vecinos de Lomas del Tejar, al menos a los de la calle Cráter, nos está discriminando, pues nos está tratando como a vecinos de tercera categoría. Con lo cual está violentando nuestras garantías individuales, pues está aplicando la ley de manera desigual, de manera privativa y eso está prohibido por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Es decir, no conforme con las pocas veces a que teníamos derecho a que su majestad el recolector nos hiciera la gracia de venir a recoger la basura -muchas veces sin tocar la campana, a fin de que no lo escucháramos- ahora nos restringe aún más el servicio, siendo que hay otras colonias donde este camión pasa todos los días.
La pregunta obligada es ¿qué está haciendo Elizabeth Morales con el dinero que le pagamos para recolectar la basura? Porque no se está aplicando al rubro para el que se está otorgando. Al menos, no en mi calle. Esto, pese a todos los recursos retóricos que maneje la alcaldesa, junto con sus abogados y sus comunicólogos, es simple y sencillamente "desvío de fondos", lo cual, en castellano, se traduce en "robo" "fraude" o cualquier otro delito de carácter patrimonial, el cual es más grave entratándose de dineros públicos.
Finalmente, quiero manifestar públicamente que las personas que tienen moral de Tartufo me son profundamente antipáticas. Ya sabe, Tartufo se hacía pasar por benefactor de los pobres, a costillas de un pobre iluso, al cual pretende quitarle el patrimonio y la mujer, en un acto de infamia y traición que, por fortuna, no puede llegar a consumar.
¿Cuántos Tartufos andan sueltos hoy en día? El de Moliere fue descubierto a tiempo y recibió su castigo. Pero el bien no triunfa automáticamente sobre el mal. Es cuestión de luchar y tener algo de suerte.