Translate

Páginas vistas en total

lunes, 28 de noviembre de 2016

La incertidumbre mata

La incertidumbre puede no ser agradable cuando están en juego cosas valiosas como la estabilidad política, laboral o económica. En Veracruz, a partir del día primero de diciembre la incertidumbre comenzará a derretirse como un hielo en agua caliente y a partir del 20 de enero del año entrante todo el mundo sabrá a qué atenerse.
Para huír de la incertidumbre no hay como actuar con las cosas que están bajo control ¿Para qué preocuparse? Preocuparse es como enojarse, son sentimientos que no sirven para nada. Pre- ocuparse= ocuparse antes de que las cosas sucedan, pero con una carga de angustia. Así que lo mejor es irse a dormir relajadamente con una idea en la mente, cantándola al estilo argentino: "Mañana ¡Macana! ¡Mañana será otro día!". Que descansen.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Fidel, Fidel, ¿qué tiene Fidel?

No olviden que este blog es para externar una opinión donde se mezclan hechos reales, con recuerdos, proyecciones a futuro, puntos de vista muy personales y algo de análisis sin llegar a la profundidad de una tesis doctoral en torno a las materias a tratar. Lo digo porque sé que estoy a punto de abonar más puntos a mi tendencia #YoSoyImpopular, pues es probable que estas opiniones caigan mal tanto a los castristas como a los cubanos de Florida y otros exiliados. (Bautizados por Fidel Castro como los "gusanos").
En primer lugar, aclaro que no estoy hablando de los Fideles mexicanos, pues tenemos dos (Fidel Velázquez y Fidel Herrera Beltrán, este último con cara de costeño y aficionado a los colores rojos, lo cual se puede prestar a confusión). A éstos los dejo en paz, pues no son el sujeto de esta entrada. Sí lo es, en cambio, el inmortal guerrillero. Pues para bien y/o para mal, cambió el curso de la historia, no sólo en la isla caribeña, sino de todo el mundo. Él mismo dijo "La Historia me absolverá" en tanto que nuestro Fox le dijo "Comes y te vas" y el que pagó los platos rotos fue Peña Nieto, a quien desde Cuba le dijeron "Comes y te vas".

Trataré de evocar mis recuerdos en orden cronológico y tejer los otros conceptos en torno a este orden. Yo nací en 1952, a 7 años de terminada la Segunda Guerra Mundial y en plena Guerra de Corea. Soy hijo de un refugiado español de la Guerra Civil (1936-1939), de los llamados "Niños de Morelia", adoptados por el gobierno de Lázaro Cárdenas (condecorado con la medalla "Stalin" para la paz y casado con una sobrina nieta del General Heriberto Jara (también condecorado con otra medalla "Stalin" para la paz). Debería ser más chairo que el más recalcitrante de los chairos. Pero no lo soy.
El asunto es que he leído a Carlos Marx, a Lenin, a Mao Zedong y a Fidel Castro, entre otros (Martha Harnecker, Louis Althusser, Regis Debray, Roger Garaudi). Pero también estudié la carrera de Derecho y soy abogado con cédula profesional. Y aquí empiezo la historia: llegué a Xalapa hacia 1956 y para cuando tenía uso de razón, un día aparecieron los postes de la ciudad con unos carteles que decían "cristianismo sí, comunismo no".
Luego, mis vecinos me preguntaban "¿Eres católico?" y yo les respondía (a mis seis años de edad) "¿Qué es eso?" "¿No sabes? ¡Has de ser protestante!" El tono con el que me lo decían, me indicaba que eso era algo grave y vergonzoso. "No ¿Prostestate? ¿Qué es eso?" "¡Íjole! ¿Tampoco lo sabes? ¡Entonces eres peor!: ¡¡Has de ser comunista!!" Razón por la cual tuve que preguntarle a mi papá que significaban los conceptos "católico", "protestante" y "comunista". Porque me sentía como marcado y desde ese entonces me sabía como excluído.
Claro, todas las variantes del cristianismo son generosas, incluído el catolicismo (que según los protestantes no es cristianismo, sino satanismo), de modo que mis amigos me invitaron a redimirme del pecado asistiendo a Doctrina (años después iría a otra clase de doctrina, la comunista). Así que empecé a conocer los valores del cristianismo en su variante católica. Y, con todo lo que se diga y se pruebe (por ejemplo, la existencia de los tribunales de la Santa Inquisición), el cristianismo tiene un gran valor: la capacidad de perdonar y la preconización de la solaridad vía el amor mutuo. De hecho, en los fundamentos más arcaicos del Cristianismo, están también los del aspecto positivo del Comunismo. O, según Nietzche, los negativos: el uso del rencor de los pobres para, a través del ofrecimiento de una revancha, hacerse del poder.
El caso es que para aquellas fechas, como buen niño mexicano de la época, yo era un asiduo lector de "El Pato Donald" y quería ser millonario como Rico Mac Pato. En serio, quería tener mi arca personal y echarme un clavado sobre los millones de dólares, como lo hacía aquél personaje. Tal vez todavía quiero hacerlo. Mi madre me decía "En el siglo XX ya no es posible, hasta en Estados Unidos te van a cobrar impuestos y entre más tengas, más impuestos te cobrarán. Pero si vives en Cuba, te van a quitar todo". Y así me explicó cómo a los grandes terratenientes cubanos les expropiaron sus bienes raíces "lo cual era bueno para los pobres, que eran muchos".
Nos cambiamos de domicilio, pues vivíamos cerca de la gruta de La Orquídea y nos trasladamos a la colonia El Aguacatal. Cambiaron los amigos. Un día pasó volando una avioneta y mis amigos decían "Son los aviones norteamericanos que van a invadir Cuba y ya va a empezar la Tercera Guerra Mundial". Lejos de tener miedo, estábamos emocionados porque iba a haber algo de acción en nuestras aburridas vidas, inconscientes del pelígro que sería asistir a una verdadera guerra moderna. Para entonces, los norteamericanos ya se habían involucrado en la Guerra de Vietnam.
Lector de comics, al principio estaba del lado norteamericano, de los marines que mataban chinos y coreanos y les hacían volar su gorrito de piel de oso con su estrella roja de cinco picos. Sin embargo, mi madre me informó más al respecto y cambié de bando, lanzándoles hasta 1972 muy buena vibra a los vietnamitas del norte, quienes, finalmente, ganaron la guerra.
Vino el año 1968. Mi madre me encomendaba a mis hermanos, pues yo soy el mayor, y lo hacía por si no regresaban ella y mi padre, pues "se iban a manifestar". Afortunadamente, en Xalapa, el gobernador Fernando López Arias desobedeció hasta cierto punto las órdenes del genocida Gustavo Díaz Ordaz y sólo se limitó a ordenar el lanzamiento de gases lacrimógenos y una macaniza. Yo ya estaba en la Preparatoria. Podía ver en los periódicos murales de las facultades de la Universidad Veracruzana las imágenes de los abusos de los militares contra los estudiantes. Hasta que estalló el fatídico 2 de octubre. En ese momento me aparté del cristianismo y me volví simpatizante de todos los movimientos de izquierda.
Me trasladé a la ahora llamada Ciudad de México, a estudiar música. Me adherí a cuanto grupo disidente pude: al Comité de Lucha del Conservatorio Nacional de Música, a brigadas estudiantiles para "concientizar" obreros y a "Los Telerines", estudiosos del marxismo. Algunos de ellos ahora son doctores en economía con muy alto nivel en la materia. Si bien no compartí su vocación y mi perfil para la economía era menos talentoso que el de ellos, algo les aprendí.
El caso es que Los Telerines  celebrabamos cada vez que alguien secuetraba un avión y lo desviaba hacia La Habana. Esto ocurrió una y otra vez. Creo que había una canción que no he podido localizar, cuyo estribillo era "Fidel, Fidel ¿qué tiene Fidel que lo americano (sic) no pueden con él?". Tal era nuestro enojo con el sistema. Sistema asesino de estudiantes en México, de campesinos en Vietnam.
Pero también conocí la otra cara de la moneda: el emigrante que odiaba a Fidel y al comunismo. Gente que dejó su patria, que lo perdió todo. No he conocido un sólo cubano emigrante que hable bien de Fidel.
También hacíamos chiste de eso (¿De qué no hace chistes el mexicano?): "Estaba el cubanito en una lancha, con dos ramos de flores, uno rojo y otro blanco. Tiraba una flor roja al mar y decía "flol loja pa' Fidel" (Por alguna razón, algunos cubanos, al igual que los chinos, cambian la "ere" por la "ele")."Flol blanca pala mí, flol loja pa´ Fidel, flol blanca pala mí" y así se pasó un buen tiempo hasta que tras mirar a todos los puntos cardinales vió que nadie lo vigilaba. Accionó el motor de la lancha. Zoom. "Y ahora, Flol lila (Florida) pala mí". O estaba otro cubano en un parque con su hijo frente a una estatua de Fidel. El hijo le preguntó "Papá ¿Porqué tiene una estatua este señor?" "Porque nos quitó las cadenas", respondió el hombre, mientras veía que un espía se retiraba del lugar, satisfecho por la respuesta. "¿Y qué son las cadenas?" volvió a preguntar el niño. "Son unas cosas que usábamos para sujetar los relojes de bolsillo al cinturón".
La verdad es que hasta los cinestas oficiales de la Cuba comunista bromeaban con el trato que Fidel le daba a los antiguos capialistas cubanos. Hay una escena muy famosa en la versión cinematográfica cubana de "Las doce sillas" de Gogol donde el cubano burgués anda huyendo y se topa de frente con Fidel y se lleva un susto mayúsculo.
No todas las películas son festivas. Mucho menos las que vienen del lado emigrante. Es verdad que la Revolución Cubana es ejemplar en materia de medicina, deportes, artes y avances científicos. Pero también es cierto que el famoso salto "Del Reino de la Necesidad al Reino de la Libertad"  no se logró a satisfacción de todos los cubanos. Se culpa al gobierno norteamericano por el despiadado bloqueo comercial. De ahí la inteligente maniobra de Obama para cancelarlo. Al no haber bloqueo, tampoco habrá pretexto. Sin el bloqueo, las fallas serán del gobierno cubano. Pero no creo que ésto lo entienda Donald Trump.
El hecho es que la Revolución Cubana fue emblemática para nuestra generación de la lucha contra el Imperialismo Yanqui y las asimetrías sociales. Pero también es cierto que los secuestros de aviones para desviarlos a La Habana cesaron y en su lugar aparecieron los "balseros" (emigrantes cubanos que huyen sobre una balsa de neumáticos de automóvil, en condiciones de alto riesgo).
En resumen, que los cubanos de Miami tienen fuertes motivos para celebrar la muerte del patriarca; o, al menos, permanecer indiferentes ante este suceso. Pero los mexicanos no estamos para acompañarlos en su festejo, pues la mayoría de ellos votó por Donald Trump. Así que les aproveche, que no se indigesten con el exceso en el festejo.
Lo ideal sería continuar con la política de distensión entre ambas naciones hermanas y que tanto de uno como de otro lado se respetasen los derechos humanos. Pues está bien documentado que tanto unos como otros violentan los derechos humanos de sus respectivos disidentes. Por ejemplo, se sabe que en Cuba, para que un isleño pueda beber Coca Cola tiene que conseguir dólares de contrabando o pedirle a un turista que la compre por él. Digo, no es que sea el gran refresco la Coca Cola (comparto con Hugo Chávez la idea de que las Coca Colas son "las aguas negras del imperialismo"). Pero también es cierto que en un día de calor, por ejemplo, de hacer bicicleta al aire libre durante dos horas initerrumpidas una Coca Cola resulta ser muy reconfortante. O ayuda a manejar otras dos horas en un viaje que ya lleva siete horas. El asunto es que si alguien quiere tomarse una Coca Cola, es su problema y, en mi opinión, es un abuso estatal restringirle a los nacionales este derecho y permitírselo a los turistas extranjeros. En serio, para muchos emigrantes la figura de Fidel es (aún después de muerto) como una pesada loza que cargan sobre sus cabezas. ¿Cuántos puntos me anoté ahora en la tendencia #YoSoyImpopular? Antes de señalarme con índice de fuego, sugiero que lean los discursos de Fidel Castro, y que vean el documental que Oliver Stone hizo sobre él. También hay un episodio en una de las películas de El Padrino de Francis Ford Coppola que se desarrolla en La Habana, durante el final de la dictadura de Batista y es uno de los mejores episodios de esa saga cinematográfica. También hay muy buenos filmes de los cubanos de Florida, donde se plantea la época de La Revolución y la división de las familias cubanas, pues unos apoyan a los guerrilleros, otros al régimen de Batista. Se plantea muy bien el drama desde el punto de vista de los vencidos, de todas las humillaciones, de los errores, de las traiciones.Y, sobre todo, de lo duro que es abrirse paso en una nación extraña sin una moneda en el bolsillo y hablando una lengua bastante diferente.
El asunto es que no se puede hacer el bien destruyendo a otros pero tampoco se pueden evitar las revoluciones haciendo el mal a grandes sectores de la población. Veracruzanos, pongan sus barbas a remojar. Ahora en México hay una situación de malestar, no sólo en Veracruz, que puede ser caldo de cultivo de otra Revolución Armada. Las guerras sólo traen muerte y destrucción. Algunas las gana un bando. Otras, son como la de Colombia. O como las guerras de 30 y 100 años de Europa, en tiempos pasados.
Pero, como dijo Orwell en 1984 "Lo importante no es quién gane o pierda la batalla, lo importante es que la guerra continúe, porque la guerra destruye la obra del ser humano". Tal vez sería mejor que en vez de mirar las películas que yo recomendé vean la saga de "El planeta de los simios", para que alcancen a imaginar hasta adonde nos pueden llevar la estupidez y el egoísmo humanos.


lunes, 21 de noviembre de 2016

¿Qué fue primero, la impunidad o la corrupción?

Buena parte de la crisis que se vive en el Estado de Veracruz se debe a una fuerte dosis de corrupción e impunidad. Ambas se necesitan dialécticamente para sobrevivir, pues una no puede prosperar sin la otra; sin embargo, algunos estudiosos del fenómeno indican que la causa profunda de ésto es la impunidad. Porque sin impunidad no habría corrupción.
El hecho es que ambas llegaron en Veracruz a niveles que superarían a la más imaginativa película surrealista, salpicada de momentos de tragicomedia.
Es verdad que algunos delitos son muy dificiles de perseguir, como es el caso del robo a casa habitación porque este ocurre cuando los moradores están ausentes, en la noche y sin testigos. Pero también es cierto que con la tecnología moderna, las casas que tienen cámaras de vigilancia sí pueden registrar las imagenes de los delincuentes. El problema en nuestro México lindo y querido es que con las cámaras sólo puedes saber quién se metió a robar a tu casa, pero el sistema jurídico le garantiza la impunidad al ladrón. Y, por si el sistema falla, ahí está la corrupción para desvirtuar el proceso.
Ya desde los tiempos del filósofo griego Platón se disertaba en torno a la justicia y a la honradez. El sabio griego, quien a su vez dió voz a Sócrates, concluye que la justicia es necesaria incluso para los delincuentes: pues si entre ellos mismos se engañan y se estafan, la banda se dividirá y acabarán peleándose entre ellos. Al menos tendrán que mantener ciertas normas de equidad a la hora de repartirse el botín.
El hecho es que en Veracruz se transgredieron todos los límites y ésto se hizo sin el menor recato, hasta que la ambición rompió al saco. La administración saliente mató a la gallina de los huevos de oro y, al parecer, el desgobernador con licencia y ahora prófugo tal vez tuvo razón al emitir una de sus tristemente célebres frases: "en Veracruz no pasa nada". La verdad es que no pasan tus hijos los examenes porque los maestros están todos los días en la calle protestando por sus derechos. O no llegan porque los médicos, los policías, los jubilados, los campesinos u otro sector agraviado tienen sitiada la ciudad con sus protestas. El Estado está con las patas para arriba, pero nadie encarcela a los verdaderos responsables del quebranto. Quizá no es fácil y es cosa de tiempo. Ya veremos de qué color pinta el verde.
De aquí viene un efecto mariposa: los comerciantes del centro de la ciudad ven caer sus ventas de manera exponencial (salvo los vendedores ambulantes que venden frutsis y gansitos para alimentar a los manifestantes), los padres de familia que no tienen base en la burocracia no llegan al trabajo y regresan a casa con lágrimas en los ojos, los taxistas y transportistas también regresan a casa con las manos vacías, hay jubilados que mueren prematuramente a causa de la depresión, y también hay artistas jóvenes que mueren a causa de la depresión.
 Y los que somos más resilientes, no podemos llevar nuestra rutina diaria en orden porque estamos irritados o paralizados por la incertidumbre. O se nos olvida pagar el agua y nos la cortan cuando no tenemos dinero para pagarla. Digo, ya para que le corten a uno el suministro de agua es que de verdad uno se ha pasado de la raya.  Y ni para decirle al alcalde de la ciudad "que te pague duarte" porque responderá "a mí también me debe dinero, así que o me pagas o no te reconecto el servicio".
Algunos luchamos de una manera u otra y eso nos mantiene vivos. Pero esa lucha nos aparta de nuestra misión en la vida. Las familias se dividen. Algunos, inconscientes del peligro, reprochan al que está en pie de lucha su tono agresivo o llorón. Otros, aún creen que la luna es de queso y que su silencio les ayudará a recibir un premio por parte de los corruptos. Más aún, habrá quien milite desafiantemente en las filas de la corrupción y defienda a capa y espada lo indefendible. Otros, los más ruínes, son operadores, lobos disfrazados de ovejas, infiltrados para sembrar la división y la desinformación entre los inconformes. No faltará el romántico que crea que encerrándose en su torre de marfil estará seguro mientras pasa el temporal. No dudo que también circularán conspiranoicos que dirán que duarte, Hillary Clinton, Vladimir Putin o Donald Trump son "iluminati", es decir, extraterrestres. Los Et´s más peligrosos, según esta teoría, son los de tipo "reptiliano".

martes, 15 de noviembre de 2016

Duarte, regresa por favor

El desgobernador de Veracruz con licencia, emocionado a tal grado que las lágrimas se le asomaron por los ojos, escuchó un clamor que vino no sólo desde todo el estado de Veracruz, sino de la Ciudad de México, en especial desde las oficinas de la ASF, la SAT y la PGR, pero también desde los hogares de los inmigrantes e incluso desde el más allá. Todas estas voces claman: "Duarte, regresa".
Razón por la cual envió a un emisario para poner fin a su licencia y regresar a gobernar.


Pero los diputados y el propio Flavino Ríos Alvarado tuvieron que aclararle:
     _Respecto de la frase "Duarte, regresa por favor", hay una polémica: una voz pide que regreses a desgobernar y todas las demás voces claman porque regreses todo lo que te robaste.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Ya nos ingó la cargada

Ya nos cargó llevetas. Lo que nos faltaba: Trump ganó las elecciones. No se hagan ilusiones pensando en que es mejor tener un enemigo estúpido que un enemigo inteligente: Donald Trump no es estúpido: su discurso estaba lleno de sandeces para atraer el voto de los estúpidos; los cuales, desde hace tiempo, se sabe que son mayoría. La única esperanza que nos queda es que no cumpla sus promesas de campaña al igual que lo hacen todos los políticos. El lema de éstos es "prometer no empobrece, el dar es lo que aniquila". Pero Trump se mostró como un político atípico, un candidato políticamente incorrecto.
Por cuanto a los contrapesos, la cosa también quedó mal: los republicanos conservaron el control del congreso. Así que si el magnate orate ahora presidente decide apretar el botón de la bomba atómica, tiene al congreso de su lado para hacerlo. Así que ¿Qué vamos a hacer ahora los mexicanos? Punto número uno, conservar la calma. Que las emociones no ofusquen nuestros pensamientos; en especial, tendremos que controlar la ira y el miedo. Era el secreto de los espartanos: iban a la guerra completamente tranquilos. Los que tenían miedo o ira eran los otros, mientras los espartanos los descuartizaban como quien destaza a un pollo para comérselo.
Ya había hablado en otra entrada de qué hacer en caso de que Trump ganase y se decidiera a cumplir sus promesas de campaña, la cual cito en esta opinión líneas abajo. Por lo pronto hilvano algunas ideas: 1) Reexpropiar la cosa pública (el petróleo, la energía eléctrica; en fin, todo lo que era de la nación mexicana y que en las últimas administraciones del PRI-AN se había privatizado. 2) Liberar al Chapo Guzmán y nombrarlo jefe de excavación de túneles para que pasen de México a EU todos los enemigos de los güeros con eficacia. Claro, ésto, por debajo del agua. Como la fuga de javier duarte, como para cuando vengan los reclamos el encargado de dar la cara (sugiero a Flavino Ríos Alvarado, es un experto) diga "es que no sabía que se iba a fugar" (Estoy bromeando en serio) 3) Aliarse con todos los enemigos y rivales de los gringos. Darles todas las facilidades. 4) Transformar la idea de la película "un día sin mexicanos" en "un cuatrienio sin mexicanos", para que sientan los güeros y los negros lo que es canela fina, pues como lo dijo el expresidente Chente, "los mexicanos hacen los trabajos que ni los negros quieren hacer". Y el voto de los negros brilló por su ausencia, así que arrieros somos y en el camino andamos. 5) Aplicarle la ley del hielo a los latinos de Florida, mal nacidos. Gusanos.
En fin, tomar como estrategias de defensa modelos de resistencia exitosos llevados a cabo por otros pueblos también en situaciones difíciles. Cito algunos: 1) La resistencia francesa en la Segunda Guerra Mundial 2) Hacerle a los gringos las cosas entre bien y mal, como lo hacen los alemanes, cuando están enojados. Sabemos hacerlo, tenemos la línea del "ahí se va". 3) Unirse a los partisanos modernos, como le hicieron algunos judíos en la Segunda Guerra Mundial. 4) Hacerle como los artemarcialistas del Lejano Oriente: aprovechar el peso y la acometida del rival para derribarlo con su propia fuerza y su propio peso. Si bien Trump no es estúpido, es humano y puede cometer errores. Y los cometerá, como los cometió a lo largo de toda su campaña. 5) Arrestar a Javier Duarte de Ochoa y decomisarle todo el dinero malhabido para reactivar la economía de Veracruz y por consiguiente la de todo México. 6) Dejarnos de sandeces que nos dividen. 7) Considerar la posibilidad de interponer el equivalente a un amparo en la Suprema Corte de Justicia de la unión Americana contra el pago del estúpido muro, sea colectivo, sea a título individual (en caso de que nuestro gobierno no lo haga). De preferencia, que esta especie de amparo lo haga alguna dependencia autorizada de nuestro gobierno. 8) Dejar de pensar que La Patria o x movimiento social son de nuestra propiedad y dejar de tratar de excluír al otro porque calculamos que es más inteligente o carismático que nosotros. Estoy pensando no sólo en Adrián Mendieta y la COPIPEV, sino en muchos otros. Por ejemplo MORENA por un lado y el PRI-AN por otro. En serio, si creíamos que ya habíamos tocado fondo, éste resultó ser un piso de arenas movedizas y seguimos en caída libre. No olviden que los romanos decían divide et impera ("Divide y vencerás"). Que la letanía de las manifestaciones se haga realidad: "El pueblo unido, jamás será vencido". Pero en serio, que no sea de dientes para fuera.
9) Cortarles de tajo el suministro de drogas a los gringos para que se pongan erizos. Ni un sólo gramo de droga para los güeros ni para los negros, para que sientan lo que es canela fina. Y para que nuestros prominentes empresarios de la droga no resientan pérdidas, aplicar la marihuana para usos medicinales, que los tiene.
En general, invito a que se relea la opinión que emití en este blog a principios de año: http://ecdajedrez.blogspot.mx/2016/03/que-hacer-si-gana-el-pato-donald.html


martes, 8 de noviembre de 2016

¿Veracruz independiente?

Estimados lectores: les pido una disculpa por no añadir una imagen a ésta entrada más bella que la que elegí por hoy. No tengo tiempo para hacerlo. Son tiempos difíciles en Veracruz: el desgobernador jarocho con licencia aún anda prófugo y por tanto no se le ha juzgado ni mucho menos confiscado el dinero mal habido. Éste, es el dinero de todos los veracruzanos y por eso nuestro Estado está colapsado: los Ayuntamientos están cerrando, despidiendo no sólo empleados, sino hasta los policías. Los Tribunales del fuero estatal se han unido a las manifestaciones para reclamar el pago a sus salarios.
Todo esto, en un territorio que está rebasado por la delincuencia. La cultura está secuestrada por una élite que borra a los no tolerados por el duartismo, pero también a los no tolerados por las mafias culturales nacionales. La Universidad Veracruzana no es la excepción: también tiene una élite que favorece y excluye.
El dinero no alcanza, todo está carísimo. Pero trabajar, en Veracruz, no se puede: Xalapa, al igual que otras ciudades de este Estado, está sitiada por manifestantes. Muchos de ellos "defensores del derecho al trabajo" pero en la praxis violadores del derecho a trabajar de los demás: en vez de intermponer demandas de amparo y exigir a la Federación que cumpla su trabajo, rescate a Veracruz y proteja a los veracruzanos como individuos y como colectividades, denostan a quien puede hacer valer ese derecho, es decir, a los abogados no comprometidos con el sistema (y los llaman "tinterillos" o "secuestradores" (¿¿!!¿¿??).
En concreto, mi irritación es por tener que ir a trabajar como abogado (soy profesor de música jubilado, pero para poder defenderme de la mafia cultural estudié las carreras de leyes, marketing y comunicación) y tener que trasladarme a los juzgados en bicicleta, cruzando veredas por fraccionamientos abandonados y áreas verdes, por donde me puedo topar con otra clase de reptiles ponzoñosos. Por "otra clase" me refiero a los reptiles originarios, no a los políticos corruptos ni a los líderes sindicales charros ni a otro tipo de humanos delincuentes. Me refiero a los coralillos, a las serpientes de cascabel o a las nauyacas, las cuales, pese a la depredación del suelo veracruzano, aún pueden encontrarse en donde hay maleza.Un abogado tiene que estar bien vestido, trajeado. Hoy llegaré a los juzgados de distrito sudoroso, vestido como ciclista.
Alguien dirá: "duarte es un incomprendido: está obligando a los abogados veracruzanos a transportarse en bicicleta, para que estén sanos, esbeltos y además no contaminen el ambiente. Por eso se robó el dinero de todos, para que hagan dieta y ejercicio", &%$?¡¿
Y todas las evidencias apuntan a que la Federación apoya esta política, al no apresarlo, ni decomisarle lo malhabido ni al entrar al rescate finacniero de Veracruz. Ya nada más nos falta que gane las elecciones Donald Trump y nos acabe de joder. (Ojalá y mal rayo lo parta).
Ante todo esto, ha estado circulando en las redes sociales la propuesta de que si la Federación no entra al rescate de Veracruz, Veracruz se declarará un Estado independiente de la Federación. Como Texas, en su momento. Si esto ocurre, habrá guerra. No sé quien la ganará, pero es seguro que las consecuencias la pagaremos todos los mexicanos, incluídos los veracruzanos ¿Qué panorama les gusta más? Si Veracruz se declara independiente, el gobierno federal tendrá que declarar la guerra a los independientistas y ésta puede tener tres resultados: a) Veracruz gana, se vuelve independiente por un periodo y después se anexa a la Federación Americana (como lo hicieron Texas, Nuevo México, California y otros en 1848)
b) Veracruz no gana y los veracruzanos quedan "apestados" (más de lo que están ahora) y el crimen organizado se incrementa a niveles nunca vistos (que en la actualidad ya son bastante graves) y la economía jarocha "revienta" y por un efecto dominó se lleva entre las piernas a la del resto del país.
c) Nadie gana la guerra, como en Colombia. Queda una guerra al estilo de 1984 de Orwell, una guerra que no debe ganarse por ningún bando, porque lo importante es que la guerra sea eterna, porque ésta destruye la obra del ser humano.
Ojalá y la federación se ponga las pilas y se faje los pantalones para rescatar a Veracruz antes de que los escenarios marcados con los incisios a, b y c se actualicen. Que Dios nos agarre confesados.