Translate

Páginas vistas en total

domingo, 9 de julio de 2017

Las mejores madrizas de mi vida

Para que mis lectores no mexicanos entiendan ampliamente el término "madriza", hay que filosofar un poco sobre él: desde luego, proviene de la palabra "madre", que entre los mexicanos tiene una acepción muy amplia, pues además de referirse a la autora de nuestros días, asociada a otras letras o palabras adquiere los más diversos significados: "a toda madre" significa"¡Excelente!".
¿Quien no recuerda a una madre enojada regañando a sus hijos? Entre más enfurecida, más duro es el castigo que éstos reciben. Pero, entre los pueblos de fuerte presencia católica, "madre" también significa "monja". De ahí  puede venir una asociación de ideas con las madres que cuidan un orfanatorio, quienes a su vez, una vez enojadas, también pueden proporcionar violentas "madrizas" a sus pupilos.
Queda claro entonces que "madriza" equivale a tunda, a una severa tunda.
Pues bien, anoche, celebrando el triunfo de Hipólito en Xalapa, cuando muchos integrantes del partido "Morena" pisaban el orgullo del PRIAN-rd dando los brinquitos caracteristicos del baile con ritmo de cumbia, me encontré con un antiguo vecino de la colonia Aguacatal de Xalapa.
Por respetar la privacidad de los demás, sólo hablaré de los pecados pero no diré los nombres de los pecadores porque en este caso los nombres están "fuera de la litis", como dirían mis colegas abogados. Sería "impertinente" nombrarlos.
El encuentro con este personaje me trajo a la memoria recuerdos de la infancia. Infancia de barrio, donde las calles no estaban pavimentadas y sí llenas de piedras volcánicas que a menudo eran utilizadas en las contiendas callejeras entre niños. "Peña para el que se libre de ella" era el grito de guerra de "los de abajo" de la Colonia Federal.
Ahí en la Colonia Federal conocí a una linda chica de cabellos rubios y dulcemente rizados que de inmediato flechó mi corazón. Como al de muchos otros vecinos, entre otros a uno cuyo apodo era "El Resistol", porque "cuando pegaba nunca se despegaba". No sé si porque habiendo pegado su chicle con la rubia que destrozó mi corazón lo había pegado con gran eficacia o porque cuando se peleaba su golpe dejaba una huella permanente.
Sucede que la rubia y yo nos mudamos a la Colonia Aguacatal. Felizmente, creí yo, pues se alejaría de El Resistol y ahora estaría a mi alcance, como sí lo estuvo su vivienda, mas no su corazón. El caso es que yo por bocón dije algo que la irritó y amenazó con "echarme a su novio" para que saldara cuentas con él. Acepté el reto, creyendo que se trataba de El Resistol.
De repente un vecino de mi edad, que yo no conocía, constantemente me retaba a golpes y yo rehuía la pelea. "¿Cómo me voy a pelear contigo, si ni siquiera te conozco?" le decía y huía pedaleando en mi bicicleta. Hasta que un día él y el amigo al que me encontré anoche me acorralaron: la calle de terracería, además de estar llena de guijarros, estaba cuesta arriba. El vecino desconocido, además de retarme, me llamó cobarde por tratar de rehuír la pelea. "Eso calienta" dijo un mirón, de los tantos que se empezaron a congregar.
No me quedó más remedio que aceptar la pelea y en eso mi contrincante cometió el error de identificarse como el novio de la güera que había desgarrado mi corazón. Una vez más le dije "no es contigo, su novio es El Resistol". "Cobarde, cobarde" me parecía escuchar a la multitud ahí congregada y el despechado novio de la güera me tiró un jab. Entonces sentí que la adrenalina se me subía: entendí que la güera no era mía por culpa no sólo del Resistol, sino de ese baboso que estaba tratando de golpearme. Recordé una finta que me habían enseñado mis compañeros de la escuela primaria Carlos A. Carrillo y se la hice una y otra vez. Todos los golpes le entraron y los de él estaban telegrafiados y los pude esquivar. Me volví creativo: la finta era amagar con un golpe en la cara y meter un gancho al hígado. Sabiendo que mi contrincante esperaba ese combo, se lo hice al revés y también le entró. En seguida, como él ya estaba atarantado, continué con golpes a la cara ya sin finta. Todos entraron hasta que ya estaba groggy mi oponente y alguien nos separó.
La sangre me ardía y yo quería seguir golpeándolo más y más. El respetable público me aplaudía, pues parece que mi oponente era de los mejores peleadores del barrio, pero tuvo la mala suerte de recibir de regreso los golpes que la güera le había dado a mi corazón. Pues yo no estaba peleando contra él, sino contra mi despecho.
Ya aterrizando, me dí cuenta de que había dejado en claro que yo no era ningún cobarde, sino una persona decente que había rehuido el combate el cual no tuve más remedio que aceptar, pero la concurrencia, cual espectadores de un circo romano sedientos de sangre humana, pidieron que me peleara con el amigo que me encontré anoche. En aquella ocasión todavía no era mi amigo, así que no me quedó más remedio que enfrentar un nuevo combate. Después de haber descargado todo el odio sobre el primero y habiendo sido observado por el segundo tuve que pelear en cierta desventaja, pues mi rival inteligentemente esquivó todos mis golpes. En realidad no me pegó porque no quiso pegarme. Fue tanto mi coraje de no poderle pegar que me puse a llorar. Y al darme cuenta de que estaba llorando, me sentí derrotado y humillado, pues tras de haber demostrado mi valentía en el primer combate, acabé llorando en el segundo.
Para mi sorpresa, varios de la concurrencia me cargaron en hombros, como si también hubiese ganado el segundo combate. Esto me consoló un poco. Fue tanta mi fama como peleador que otro de los mejores peleadores del barrio me retó, por el puro placer de liarnos a golpes como deporte, sin el amor de una niña de por medio y de nuevo el temor a quedar como cobarde me hizo aceptar la pelea. El combate con el amigo de ayer, me enseñó a ser prudente y el match quedó uno a uno, pero no pude evitar un golpe en la cara que me dejó el ojo morado. "Ojo de cotorra" u "ojo de chofer", como decíamos en el viejo barrio.
Posteriormente, ya en la secundaria "Experimental de Pedagogía", cuando yo cursaba el segundo año, alguien tuvo la brillante idea de hacer un torneo de box y yo me alisté. En la primera ronda, contra todos los pronósitcos en mi contra, le apliqué a mi oponente la misma finta que aprendí en la Carlos A. Carrillo y de un solo golpe le gané a mi rival en truno. Rival gordito, blandengue y más chaparro que yo quien inmediatamente salió llorando y alguien protestó por la brutalidad de ese encuentro. Tal vez la mamá del gordito o alguna profesora.
Yo estaba feliz sin saber que realmente iba al encuentro de mi destino: mi siguiente rival era "El Quiroz", un mulato más alto que yo, musculoso y muy parecido a Casius Clay, el boxeador de moda en aquel entonces. Un profesor, severamente preocupado, me dijo "no trates de atacarlo, ponte los guantes protegiendote la cara, el cuello y agáchate, esquívalo y no dejes que te pegue". Por supuesto que no hice caso y le tiré la finta de la Carlos A. Carrillo, la cual entró. Le dí un gancho al hígado pero mi oponente en vez de doblarse se quedó impasible, como si le hubiese pegado con todas mis fuerzas a un tanque de gas. Entonces comprendí el consejo del profesor y seguí sus recomendaciones, pero no pude evitar un golpe en la nariz que me sirvió de cirugía plástica para adquirir mi look actual (de "moco de guajolote", según mi padre). Terminó la pelea y me felicitaron por no haber salido noqueado de ese encuentro. Por cierto que El Quiroz se convirtió en el ganador de ese torneo, tras noquear a sus siguientes oponentes.
Pasaron los años, me fuí a vivir a la Ciudad de México, en aquel entonces "el de-efe", me casé y vivía en la colonia Nueva Santamaría. Todavía no tenía un trabajo de base y me las ví negras para pagar las letras de mi vochito azul (un Volkswagen sedán 1977). Vivíamos en un tercer piso, jugaba tenis de mesa (pin-pon) con mi cuñado, el hermano menor de mi esposa, y unos amigos de él, cuando se oyó un estruendo de láminas en la calle de abajo.
"Qué bruto, un tortón hizo papilla a un vochito" "¿De qué color?" "Azul" "No chingues". Era el mío. Hacía una semana había pagado la última letra. También había acabado de leer "La Iliada" de Homero. Bajé apresuradamente las escaleras. "Fueron ésos"  gritaban algunos vecinos, señalando a los culpables. Los alcancé y encaré al más grande. Se parecía al Quiroz, pero yo estaba tan encabronado como cuando la güera de La Aguacatal me despechó.
Pero antes tengo que aclarar que La Nueva Santa María es un barrio mucho más bravo que La Aguacatal de Xalapa y éste ya era un pleito entre adultos. Gracias a otro cuñado, Eduardo Solis, me había interesado en la defensa personal. Había leído el libro de Defensa Personal de Bruce Tegner y ya había tenido dos encuentros desastrosos por aplicarlo con timidez y lentitud: el primero contra un compañero de trabajo después de una borrachera y el otro en un asalto en la Nueva Santa María. Pero mi cuñado Eduardo me había dicho "para que te respeten en la Nueva Santa María tienes que madrear a alguien que se respete".
El hecho es que encaré al grandulón y le dije "oye, ¿a dónde vas? Primero págame mi coche" "Yo no fui" "Si fue, si fue" -señalaban los testigos. "Como ves, hay testigos que te señalan. Así que no sigas avanzando, porque de esta rayita no vas a pasar", le dije, tomando como modelo a un personaje de La Iliada.
"No te preocupes, que tengo seguro y te voy a pagar" dijo el grandulón, cruzó la línea imaginaria y me dió un cabezazo en mi pómulo derecho. No lo hubiera hecho. Dejé de ser yo y le tiré dos "sukis" a la cara y le entraron. Se tambaleó un poco y me miró con sorpresa. Intentó cruzar de nuevo la línea y esta vez le entraron cinco sukis. Yo había aprendido a pelear más rápido. Se me vinieron encima la mujer y el otro hombre que lo acompañaban. El grandulón se incorporó y alcancé a decirle a la mujer que yo no tenía por costumbre golpear mujeres (tal vez por eso he sido mandilón en toda mi vida de casado).
Recordando la lección número x del libro de Bruce Tegner, tomé por los cabellos a los dos oponentes con idea de jalarlos y hacer que sus cabezas chocaran entre sí. Pero al igual que en mi encuentro contra El Quiroz, mis rivales permanecieron inmutables, de modo que solté al más pequeño y tomé con las dos manos la greña del grandote, giré hacia mi izquierda y logré que la cabeza del grandulón se estrellara espectacularmente contra la pared.
En ese momento mi cuñadito (Eduardo Solis no estaba presente) y sus amigos ya estaban en la calle. Uno de sus amigos traía la raqueta de pin-pon en la mano y con el filo le dió al chaparro un espectacular revés que le tiró varios dientes. Yo, por mi parte, con el golpe en la pared, le rompí la ceja al grandulón. Llegó la policía. Paró la riña. Mi suegra vió cómo el grandulón le daba un fajo de billetes al policía. "Corra" me dijo "Y usted ofrézcale el doble para que no desvirtúe la acusación", cosa que hice de inmediato. Por eso y por muchas otras ocasiones no me queda la menor duda de que en México la corrupción es una realidad de la que no te puedes escapar: o eres parte de ella o te conviertes en el villano de la telenovela si no engrasas los ejes de la carreta a tiempo.
"No es necesario que me de el doble", dijo el poli, "está claro que usted es la víctima. Déme nada más la mitad. Lo que me está dando es para que no me lo lleve a la cárcel. El agresor ya llamó a la compañía de seguros y le van a reparar el daño". "Hijo de puta", pensé, "si tenía seguro contra accidentes, ¿que necesidad había de liarnos a golpes?".
"Yo creía que eras más pendejo para los trancazos", me comentó mi cuñado Eduardo. "Cuando ví al chofer del tortón me dí cuenta de que estaba bien 'mamado'. Qué bueno que lo madreaste, ahora sí te van a respetar en La Nueva Santa María." "Tuviste suerte de agarrarlo borracho", me dijo mi padre y continuó diciendo: "Procura no hacer muy seguido eso, no quiero ir a recogerte a la morgue".
Los padres se preocupan por sus hijos. Me acuerdo de otro cuñado, del segundo matrimonio, cuyo hijo, grandulón, borracho, parrandero y jugador, seguido se andaba peleando por el placer de pelearse. Mi cuñado, aflijido, le dijo "no me preocupa que te guste pelear, sino que te guste pelear y que seas pendejo". Sabia reflexión.
Para concluír, no sé cual de las dos madrizas otorgadas por mí fue la mejor: la que le propiné al primer rival de La Aguacatal o la que le propiné al grandulón de La Nueva Santa María. Quizá son mejores las que le propinamos al PRI en Veracruz el 5 de junio de 2016 y el 4 de junio del 2017. Y de éstas, la primera, pues fue la que rompió la hegemonía del dinosaurio.
Tengo un vecino, también simpatizante de Morena, que quiere contratarme como abogado para ver si un periódico digital elimina un par de reportajes donde se da cuenta de que él madreó a un ex funcionario municipal al cual ayudó a trepar y éste, gran ingrato, en vez de agradecerle, lo corrió del trabajo. Quizá debería ser yo quien lo contratara para que madrée a otro funcionario de la misma dependencia, quien se distingue por ser corrupto y sus omisiones me han llevado a tramitar un juicio de amparo. Pues yo ya estoy viejo y no estoy en condiciones de hacerme justicia por propia mano. Porque la justicia oficial, olvídenlo. Si no tienes dinero, nada vales.



domingo, 11 de junio de 2017

Escribir una canción ¿Para qué?

¿Una canción puede cambiar algo? ¿Para qué escribir una canción? La Marsellesa se convirtió en el Himno Nacional de la República francesa. En la década de los sesenta del siglo pasado se popularizó la canción Rosas en el Mar de la cantante Maciel: https://www.youtube.com/watch?v=CQWITmHLlvg. O los Beatles lanzaron varios hits como Revolution o All you need is love. También tu motivación puede ser ponerle poesía a una melodía instrumental como lo hizo Karina con un famoso preludio de J.S. Bach: https://www.youtube.com/watch?v=PKesH0092yc
o ponerle música a un bello poema como lo hizo Compay Segundo en Guantanamera: https://www.youtube.com/watch?v=9QO4aegj-jA

Pero lo más probable es que una canción no cambie el mundo. Y esto lo dijo muy bien la cantante Nydia Caro en  https://www.youtube.com/watch?v=Q_0JQ7MwKRY
Y aquí está el punto "ahora canto por cantar", cantar para hacer una declaración de amor como lo hizo Pablo Milanés en voz de Lupita Pineda en Te amo https://www.youtube.com/watch?v=V79xrPxYFf0&list=RDV79xrPxYFf0#t=0, a veces nada más se trata de cantar porque se me da la gana, porque quiero ser la estrella en el baile de graduación. Porque le quiero llevar serenata a mi mamá, porque quiero ser más famoso que Justin Bieber o más rico que Paul Mc Cartney. Todas son razones válidas para escribir una canción, desde hacer una canción didáctica para enseñarle algo a tus alumnos en el salón de clases o porque sabes que entonando una cancion religiosa rezas por partida doble. Cada quien tiene su motivación. Lo importante es saber hacerlo. Por eso inicié este proyecto que la Dirección de Educación Continua de la Universidad Veracruzana amablemente aceptó y lo lanzó para ustedes que siempre quisieron escribir una canción pero no se han atrevido. En sólo cinco sesiones quedarás iniciado en este bello arte y además obtendrás un documento con validez oficial para hacerlo valer donde más convenga a tus intereses. Recuerda que las oportunidades a veces sólo se presentan una vez en la vida. Carpae diem. El cupo es limitado. Las inscripciones estarán abiertas hasta el día 18 de junio, salvo que se llene el cupo antes. Tu talento es un diamante. Pero si no lo pules, vale lo que un pedazo de carbón. Yo te daré las herramientas, tú llegarás tan lejos como quieras y puedas. Porque, como dijo Héctor Berlioz "la música tiene un vasto horizonte que se desvanece en el infinito"

viernes, 19 de mayo de 2017

A ampararse vs el gasoducto!!

No acababa yo de quejarme de funcionarios corruptos, prepotentes e inestables emocionalmente cuando salió a la luz la noticia de que el alcalde de Xalapa aprobó la construcción de un gasoducto y justamente a unos metros de mi casa. Arrieros somos, y en el camino andamos.
Bueno, como antecedente, quisiera citar las explosiones de Guadalajara, en 1992. Chequen lo que se dice en este sitio: https://www.publimetro.com.mx/mx/guadalajara-noticias/2012/04/18/explosiones-guadalajara-1992-se-desmorona-ilusion-i-iii-partes.html
O lo que dice este otro. Vean también las imágenes: http://www.mientrastantoenmexico.mx/explosiones-de-guadalajara-de-1992-23-anos-de-impunidad/
De esta manera, Américo Zúñiga y su hermano se unen a la causa de Lady Excavaciones con tecnología más moderna, con idea de provocar excavaciones más profundas y de mayor kilometraje en menos tiempo. Total, a Xalapa la va a gobernar un partido de opisición, porque acá el PRI está bien tronado.
Sin embargo, el artículo 103 y su fracción I de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos dicen: "Los Tribunales de la Federación suscitarán toda controversia que se suscite I. Por normas generales, actos u omisiones de la autoridad que violen los derechos humanos reconocidos y las garantías otorgadas para su protección por esta Constitución, así como por los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte..." lo que quiere decir que contra actos de autoridad que lesionen los derechos humanos y las garantías individuales procede el juicio de amparo. En este caso, el amparo indirecto.
 ¿El derecho a la vida es un derecho humano? (Es una pregunta retórica, la vida es el bien jurídico de mayor valor) ¿El derecho a que nadie dañe tu casa hogar también lo es? Sin duda. ¿Los estragos son un delito? Según el artículo 265 del código penal 586 para el Estado de Veracruz sí lo es.
¿Los pueblos tienen Derechos Económicos y Sociales? Es decir ¿Tienen derecho a un ambiente sano? Pues claro que sí.
El juicio de amparo, según el artículo 1 de la Ley de Amparo vigente, tiene por objeto "resolver toda controversia que se suscite: I. Por normas generales, actos u omisiones de autoridad que violen los derechos humanos reconocidos y las garantías individuales otorgadas para su protección por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como por los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte..."
Sólo que hay un plazo para interponerlo: Artículo 17: "El plazo para presentar la demanda de amparo es de quince días, salvo...IV. Cuando el acto reclamado implique el peligro de privación de la vida..."
Aquí habría que ver si un Juez Federal admitiría una demanda después de los quince días con el argumento de que el gasoducto pone en peligro la vida de los quejosos. Lo más prudente sería interponer la demanda dentro de ese plazo. Y la noticia se dió a conocer el día 18 de mayo. Lo más prudente es interponer la demanda antes del dos de junio, por cualquier cosa. Independientemente de lo que promuevan otros abogados, yo me voy a amparar e invito a todos los que quieran hacerlo a través de mi demanda a unirse a esta causa. Estaremos recibiendo las solicitudes en Adalberto Tejeda 13, planta baja, a partir del miércoles 23 de mayo.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Corrupción, impunidad e inestabilidad emocional, tres plagas

No quiero escribir negativamente ni insultar a nadie y quiero ser positivo cada vez que escribo, pero en ocasiones tengo que hacerlo con idea de resolver problemas engorrosos, problemas que para mi gusto aparecen con demasiada frecuencia en nuestro entorno cotidiano, en especial en el Veracruz moderno, lastimado por una pléyade de poderosas familias de gente prepotente, ambiciosa, corrupta, emocionalmente inestable y, para colmo, envuelta en un manto de impunidad.
Gente como ésta nos la encontramos en todos los niveles de gobierno, en las empresas e inclusive en altos cargos de las universidades públicas. Concretamente, me refiero al caso de la propietaria de un terreno vecino, funcionaria de alto nivel de la Universidad Veracruzana (cuyo nombre por el momento callo, pues me interesa citar el nombre del pecado más no el de la pecadora), quien se metió a escarbar aceleradamente su terreno con potentes máquinas que en dos días dejaron el terreno al ras del suelo, pero sin haber obtenido todos los permisos para construir. Más aún, el plano arquitectónico, al parecer no tenía indicada la construcción de un muro de contención, razón por la cual sus vecinos de la parte alta de inmediato reaccionaron y se lo exigieron. "Es hasta por su propia seguridad, porque de construirse así un día mi casa va amanecer arriba de la suya", me comentó una de las vecinas afectadas, quien está sumamente afligida ante un peligro real e inminente.
Como puede verse en la foto que acompaña a esta entrada, hay un barranco a escasos metros de mi propiedad y el tipo de tierra, muy común en Xalapa y otras partes de Veracruz, es de tal material que si llueve, se reblandece y se deslava y si está húmedo y se reseca, se fractura y de todas maneras queda listo para otro derrumbe. Llevo ya 23 años viviendo en esta zona y he visto como después de un aguacero se desgaja la mitad de un cerro en unos cuantos minutos.
Pues bien, la dueña del terreno, quien en cualquier momento podría llegar a ser Secretaria de Finanzas y Planeación debido a su perfil y trayectoria profesionales, es experta en corrupción, pues habla de la materia en sus ensayos, ponencias, conferencias y demás disertaciones, y habla con profundo conocimiento de causa, señalándola como uno de los cánceres que corroen a México, razón por la que otros sesudos académicos la citan, debido a la solidez de sus conocimientos.
Esta señora, irritada por la molestia que le causaron sus "revoltosos vecinos", en vez de obtener el permiso correspondiente y continuar con la obra, dijo (esto lo sé por el testimonio de varios vecinos, tanto los que están de su parte como de los que no) que "ya no tenía interés en construir su casa ahí y que iba a dejar inconclusa la obra". Esta excavación la hizo alrededor de los días 3 y cuatro de abril y el Director De Desarrollo Urbano tiene conocimiento de este asunto desde esas fechas, pero no ha hecho absolutamente nada para corregir tal situación, pese a su urgencia y peligrosidad.
¿Cómo ven? Lady Excavaciones socava en dos días la cimentación de las casas de la parte de arriba sin tener permiso para hacerlo, no da la cara a los vecinos que le reclaman y en su lugar envía a una agresiva arquitecta que les quiere dar gato por libre pues o pretende rellenar con cualquier cosa el terreno o de plano pretende hacer un muro capuchino de dos metros de altura para contener las casas de arriba, cuando lo que se necesita es un muro de treinta centímetros de espesor, con varillas de construcción bastante gruesas y seis metros de altura.
Ah, pero la señora seguramente ha repartido dinero en los juzgados y en Desarrollo Urbano para que las autoridades responsables se hagan de la vista gorda y resuelvan el asunto al cabo de varios meses, si es que lo resuelven algún día. Experta en materia de corrupción, sabe como hacerlo, por debajo del agua, sin que se le pueda comprobar nada. El hecho es que el Juez Cuarto Civil de Primera Instancia tiene ya más de nueve días hábiles de haber recibido una demanda por obra peligrosa, tipificada por el artículo 868 del Código Civil de Veracruz y cuya acción está definida por el artículo 18 del Código de Procedimientos Civiles para el Estado de Veracruz, pero ni siquiera ha registrado el caso en el libro alfabético, cosa que tiene que hacerse al día siguiente de recibir las demandas. La citada demanda, además de incluir estos preceptos civiles y otros, venía acompañada de jurisprudencia. La encargada de la Oficialía de Partes no quería admitir la demanda porque "no tenía consideraciones de derecho" ¿Cómo la ven? Seguramente no la podía ver porque tenía una banda en los ojos de color verde y con la imagen de Sor Juana Inés de la Cruz, razón por la cual no pudo ver que además de los artículos de los códigos civil y de procedimientos, también traía tesis jurisprudenciales. Otro tanto puede decirse el Director de Desarrollo Urbano, más preocupado por las elecciones e incluso por las vacaciones que por este "frívolo" asunto.
Como la prepotente señora hizo un berrinche porque los vecinos le hicieron notar que necesitaba obtener el permiso de construcción y el cual no lo obtendría si no construía un muro suficiente para prevenir una serie de desastres, se encabritó, dejó la obra botada, y seguramente repartió dinero a una serie de autoridades para que o no aceptaran las quejas o no las resolvieran nunca. Pero no contaba conque uno de sus vecinos afectados, quien por cierto no tiene nada que ver los pleitos iniciales, es conocido entre algunos abogados como "Lord Amparos". Ahora las autoridades cómplices tendrán que enfrentar a un Juez Federal. ¿Son sobornables los jueces federales? En caso de serlo (cosa que no lo creo, pocos son los jueces federales que se exponen como el Juez Porky), ¿de qué tamaño tendrá que ser el cañonazo? Le va a salir más caro el caldo que las albóndigas. Además, estamos en periodo de elecciones y la cosa se va a poner peor dentro de un año. ¿Qué le parecerá a Lady Excavaciones si los vecinos agraviados tienen a bien iniciar una campaña mediática para dar a conocer su nombre? Se va a poner feo el asunto ¿Qué le dirán sus compañeros de partido? Tal vez esta mujer, ocupada por sus labores frente a una importante institución nada más ha escuchado la voz de su agresiva e inepta arquitecta y esté inconsciente del peligro que está ocasionando. Porque en cuanto una sola de las casas colindantes o cercanas a la parte superior de su terreno sufra un desperfecto atribuible a la excavación irresponsable a que fue sometido su terreno, el asunto va ha llegar a la Fiscalía General del Estado y ésto no va a ser de su agrado, porque irá acompañada por una serie de denuncias en las redes sociales y, en caso de tener Lady Excavaciones ambiciones políticas, este asunto se le va a convertir en una pesadilla.
Pero, como dije al principio, no quiero ser negativo ni quiero que esto suceda. Lo que quiero es que esta mujer corrija, que acceda a llegar a convenios civiles con sus vecinos y se comprometa a reparar el daño de forma eficiente. E incluso que construya una hermosa casa habitación en nuestro fraccionamiento. Verá que más que latosos somos unos vecinos unidos que nos preocupamos porque nuestro fraccionamiento siga siendo un lugar para vivir con una gran calidad de vida. Si alguien deduce de quien estoy hablando y la conoce, por favor hágale reflexionar y cambiar su grosera, arrogante y tonta actitud, por el bien de todos.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Hipólito Rodríguez para Presidente

Es difícil ser profundo y académico cuando se tiene que escribir a las carreras, entre procesos jurídicos, crisis económicas, rinitis crónicas, diarreas, entrada en vigor de nuevas leyes y, para colmo, periodos electorales. Por eso este blog se llama "mi opinión" y mis ensayos casi siempre son a nivel de opinión más que de profundos análisis académicos y cientificos. No obstante, es mi derecho a emitir mi opinión, tengo cierto nivel académico y 65 años de vida, así que en algunas cosas acertaré.
Hablando de crisis econópmicas, desde hace mucho tiempo se sabe que éstas son cíclicas y que, dependiendo del periodo, algunas son más graves que otras; por otra parte, estas crisis económicas mueven cambios socio políticos y culturales. De ahí que cada tres, cuatro o seis años en las democracias y en las monarquías parlamentarias se renueven diversos poderes siguiendo el paso de varios de esos ritmos electorales.
Para nadie es un secreto que en México se viven épocas difíciles, no sólo debido a la llegada de un presidente hostil a los mexicanos en una poderosa nación vecina, sino por una serie de reformas que no dieron los resultados esperados por el pueblo mexicano, más una serie de factores tanto internos como externos: la devaluación del peso y del barril de petróleo, más la corrupción y la impunidad que han llegado ya a niveles surrealistas, más el hartazgo de la ciudadanía, etc., etc..
Y, como cereza del pastel, el único partido que tiene como bandera creíble la honestidad ha sido manchado por el caso de la ex diputada Eva Cadena, mejor conocida como "la recaudadora", que para llevar a cabo su oficio non santo pide "bolsitas". La diferencia entre el PRI y MORENA es que los príistas en su momento salvaron a Javier Duarte de Ochoa de un juicio de procedencia y hasta el momento se han negado a desaforar a Tarek Abdalá, en tanto que los de MORENA fulminaron de inmediato a Eva Cadena. En descargo de MORENA, puedo decir que hasta el mejor cazador se le va la liebre. Los de MORENA tendrán que mejorar sus sistemas de reclutamiento si no quieren verse vapuleados por los casos tipo Bejarano y tipo Cadena.
Concretamente, para el caso de Xalapa, se ha postulado como candidato a Presidente Municipal Hipólito Rodríguez, académico de izquierda con una gran formación: Licenciado en Economía por la UNAM y Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Guadalajara/Centro de Investigaciones y Estudios Superiores de Antropología Social (CIESAS). Tiene una amplia trayectora como académico de estudios sobre Sociología Urbana en la Universidad Veracruzana y como investigador en el CIESAS, pero también es muy conocido por su participación en organizaciones ciudadanas que luchan por causas ambientales. Sus estudios dedicados a buscar alternativas a la pobreza urbana y su compromiso con los movimientos defensores del patrimonio natural lo convierten en una muy buena opción para Xalapa.
Hipólito ha iniciado su campaña con la presentación de diez propuestas, que son líneas generales a desarrollar no sólo durante el proceso electoral, sino en el ejercicio del cargo en caso de que el voto popular lo favorezca:
"1.- Atacar las raíces de la inseguridad y defender a sus ciudadanos". Hipólito coincide aquí con lo sostenido por Andrés Manuel López Obrador y muchos economistas que inclusive no son de MORENA, pues se sobreentiende que una gran causa de l actual inseguridad son el desempleo, la falta de futuro y de trabajo bien remunerado para los jóvenes e inclusive para los adultos y los adultos mayores. Ya lo he señalado en otras entradas de este blog: hay una relación directa entre el crecimiento de ciertos delitos y el crecimiento de la pobreza y el desempleo.
"2.- Promover el empleo y combatir la desigualdad y la pobreza". Esta propuesta se enlaza con la anterior.
"3.- Gobernar de forma honesta, austera, profesional y eficiente". No hay de otra. La corrupción y la impunidad más el despilfarro nos han llevado a la situación desesperante en la que estamos inmersos, por desgracia. Sin embargo, espero que "austeridad" no sea "tacañería" en el momento en que se requiera invertir una fuerte cantidad de recursos para un proyecto vital; como, por ejemplo, abatir la pobreza y el desempleo. Se sobreentiende que se trata de eficientar los recursos y no desperdigarlos.
Las otros propuestas son:
"4.- Cuidar y preservar el medio ambiente al lado de la ciudadanía;
5.- Fomentar la participación ciudadana;
6.- Promover un nuevo modelo de movilidad y transporte (urge para Xalapa);
7.- Garantizar la justicia y el ejercicio pleno de la libertad;
8.- Promover un municipio saludable;
9.- Promover un municipio que no discrimina y se compromete con la equidad de género;
10.- Promover y defender los derechos sociales y los derechos humanos"
La candidatura de Hipólito ha llegado s Xalapa en hora buena. Cuenta con mi apoyo.

jueves, 27 de abril de 2017

¿Conspiranoia o instituciones ezquizofrénicas?

¿Está Usted cansado del tráfico? ¿Trabaja más de doce horas al día y tiene varios meses que no le pagan? ¿Está Usted endeudado con las tarjetas de crédito y amenazan con prescindir de sus servicios en la oficina donde Usted labora? ¿Tiene un montón de problemas jurídicos ocasionados por personas alteradas emocionalmente? ¿Estos problemas nunca se resuelven? Todos los días ve noticias sobre asesinatos, corrupción o impunidad? No se preocupe: no voy a venderle mis servicios como diseñador urbano, reparador de crédito, abogado, psicólogo o brujo. Tampoco pretendo afiliarlo a tal o cual partido político o ponerlo en contra de alguno. Simplemente quiero compartir mi malestar con Usted.
 Creo, dándole rienda suelta a la conspiranoia, que todos estos problemas son una forma intencionada de gobernar. A alguien le conviene que Usted esté atrapado en un embotellamiento de tráfico y que sus asuntos legales también lo estén. Probablemente esa persona esté vaciando las arcas públicas y desviando el dinero a través de empresas fachada o lavadoras de dinero para enriquecerse salvaje e impunemente mientras Usted no puede ni meter las manos porque está atorado en un embotellamiento de tráfico. No importa que Usted pierda todo el día en un juzgado dándose cuenta de que la justicia camina como una tortuga reumática. Que ni siquiera puede hacer que prospere una demanda porque el notificador nunca encontró al demandado. Pero la situación es que  si Usted se tiene que trasladar de un juzgado a otro trasladándose por vía terrestre, al tortuguismo de la justicia o de la burocracia añadirá el de los automóviles. Y todo esto mientras que un alto funcionario excava el terreno de junto a tu domicilio sin tener permiso de construcción. Fabrica un gran vacío cerca de la cimentación de tu casa y de manera ilegal mientras habla en los foros académicos sobre la corrupción, señalándola como el cáncer de México. Y otros sesudos académicos lo citan, pues es un profundo conocedor de la materia. No me extrañaría que los políticos de cierto partido contratasen motociclistas para matar al azar a ciudadanos pacíficos con tal de crear una sensación de desastre e ingobernabilidad y ganar las elecciones, lo único que les importa, pues ya no es suficiente con la táctica de difamar a sus opositores.  A los funcionarios no les importa que el tráfico fluya, que la gente tenga trabajo y poder adquisitivo, que tenga una calidad de vida satisfactoria, que pueda emplear su tiempo libre en actividades de esparcimiento o mejor aún en proyectos creativos. Nada de eso: tiene que perder cuatro horas diarias en el camino más otras cuatro en los juzgados (para regresar con las manos vacías) y darle gracias a Dios porque el loco de la motocicleta no lo asesinó a Usted. Los políticos no atienden otra cosa que sea dedicarle 100% del tiempo a la campaña electoral; la cual se basará en enlodar a los rivales pero nunca en ofrecer proyectos con propuestas realistas para mejorar la calidad de vida de la humanidad y su entorno. Es difícil no deprimirse sabiendo que todos los candidatos son corruptos y que alguno de ellos habrá de ganar aunque no haya a cual irle.También es difícil no enojarse y tener paciencia de santo.
Lo poco que uno gana se irá en pagar los altísimos intereses de las tarjetas de crédito. Impagables a corto plazo.  Y como se gastó el dinero de la quincena pasada en pagar estos intereses, Usted tiene que volver a retirar del cajero automático o aceptar ese fabuloso préstamo que le ofrecen por vía telefónica ¿O me equivoco? Así es la vida moderna y el nuevo estilo de gobernar.

domingo, 16 de abril de 2017

Las vueltas que da la vida

Hace un año el poderío de Javier Duarte se antojaba como una pesada losa que no podíamos sacudirnos de las espaldas los veracruzanos. Los jubilados y pensionados le veíamos "alitas" a nuestras pensiones, muchos de ellos macaneados y maltratados con descargas emitidas con bastones eléctricos.
El Estado de Veracruz llegó a estar bastante inmovilizado a causa de las constantes manifestaciones de protesta y los bloqueos de las vías de circulación. "Duarte, ¡no tienes llenadera!" era una de las consignas que gritaban los manifestantes.

86 años de priísmo veracruzano hacían impensable sacudirse tamaña losa. Poco a poco las cosas fueron cambiando. No fue fácil: a la vez que la ciudadanía denunciaba a duarte y su camarilla, duarte denunciaba a Yunes Linares, el candidato opositor. Repentinamente, entraron en acción la Auditoría Superior de la Federación, el SAT, llegó el 5 de junio y las votaciones y ¡Sorpresa! La ciudadanía emitió su voto y no hubo operación carrousel, ni taquito, ni embarazo de urnas, ni mapachadas u otras lindezas que pudiesen detener el hundimiento del Pritanic veracruzano. Algunos optamos por acudir a los jueces federales, otros a las manifestaciones callejeras y a las denuncias ante tribunales veracruzanos. Algunos, afortunadamente la minoría, optó por agachar la cabeza una vez más.

El PRI trató de tapar el pozo después del niño ahogado expulsando a duarte de sus filas, pero nadie se la creyó. Se comparaba a duarte y sus principales colaboradores con el nopal y la sábila, pues todos los días se les encontraban nuevas propiedades.

Tomó posesión Miguel Ángel Yunes Linares y las noticias que iban a cimbrar a México parece que no lo hicieron tanto; sin embargo, poco a poco fueron cayendo algunos duartistas: Bermúdez, Secretario de Seguridad Pública; Flavino Rios Alvarado, Secretario de Gobierno, Gobernador Interino y artifice de la fuga de Javidú; Audirac, ex secretario de SEFIPLAN. Algunos siguen arropados por el fuero, como el otro Secretario de la SEFIPLAN, Tarek Abdalá.

Parecía que nunca atraparían a Javidú y se planteaban muchas hipótesis: que sabía demasiado y no lo iban a atrapar hasta pasadas las elecciones, que nunca lo iban a atrapar, que lo iban a atrapar cuando estuviese próximo tal o cual periodo de elecciones y presumir su captura o que ya estaba muerto.

Pues bien, no andaba muerto, andaba de parranda. De parranda larga, pero lo agarraron. Ahora las hipótiesis son: que van a integrar mal la solicitud de extradición, que lo van a soltar al cabo de dos años de prisión sin incautarle nada, que lo van a soltar por falta de evidencias, etc..

La verdad es que la codicia es un pecado muy grave y javidú la practicó sin recato hasta que probablemente sí se le rompió el saco: un parámetro para medir la bondad o maldad de los funcioarios priístas es su capacidad para robar. De los que no son tan malos se dice "se echó el clavado, pero salpicó". Por clavado se entiende el robo, el desvío de recursos públicos y por "salpicar" una especie de repartición a lo Robin Hood: robó pero lo repartió entre los pobres. Pero javidú es de aquellos clavadistas que entran al agua sin hacer olas. No tiene nada que lo compense, dentro de esta óptica. Para muchos nos será difícil olvidar el estrés que nos ocasionó su gobierno, en especial durante los últimos dos años.