Translate

Páginas vistas en total

sábado, 16 de mayo de 2015

"Tropical" avanza

"Tropical" avanza y no es tormenta, aunque ya se adelantó la temporada de huracanes; y, aunque sigue "adelante", tampoco es proyecto del Gobierno de Duarte, si bien fue producto de un Estimulo para Creadores con Trayectoria, otorgado en 2006 al que estas líneas escribe. Si bien dicho estímulo fue otorgado durante la gestión de Fidel Herrera, estas becas se otorgan sin distinción de afiliación partidista; lo cual agradezco, pues, de lo contrario, no se me habría otorgado nada, ya que yo no milito en ningún partido político. El caso es que hoy voy por la revisión de la escena 3 de la ópera "Tropical". Creo que a ésta hay poco que hacerle. Recuerdo que la hice justo como lo hacían los clásicos del siglo XVIII: viendo y oyendo a los cantantes mientras la ensayaban como obra de teatro, durante un Taller de Actuación que les impartió el Maestro Jorge Castillo, un actorazo de la ORTEUV. Sin ese proceso, ésta escena y las dos siguientes, habrían sido obras "de escritorio" (y, por consiguiente, un tanto burocratizadas). Las escenas finales también se hicieron en la escena, pero durante versiones previas donde Austin Morgan fue el primer Agustín Lara. Al menos para aprender a componer mi primera ópera, éste fue un proceso muy importante. Claro, ya venía armado con un seminario para compositores de ópera que impartió Federico Ibarra, el más prolífico compositor mexicano de óperas del siglo XX y lo que va del XXI. Este seminario fue en el Conservatorio de Las Rosas, de Morelia, Michoacán, hacia 1996 o 1997. Otra parte de mi bagaje fueron los 30 años en que impartí Historia de la Música y Apreciación Musical. De esta última, me encantaba dar el cuarto semestre, donde hablábamos de música para cine, danza, teatro, radio y televisión. Y, por mi cuenta, he leído las biografías de Monteverdi, Mozart, Rossini, Bellini, Berlioz, Wagner, Richard Strauss y Giaccomo Puccini. Por muy refractario que sea mi cerebro, algo se me debe de haber pegado, pues de Verdi y de Strauss me leí dos biografías. Y a Mozart lo tengo estudiadísimo, desde mis años en el Taller de Composición del INBAL (fundado por Carlos Chávez). Lo que me faltaba y me faltó el día del estreno y del reestreno al año siguiente, era saber producción escénica. Hoy cuento con una Maestría en Producción Artística (en Realia), más un diplomado en cine en la Escuela Veracruzana de Cine, más un diplomado en edición de cine y video en Creativa (y otro de photoshop), más otro de edición de video en La Fábrica T.V.; y, para entender mejor la literatura, un diplomado en Biografía Novelada y otro de corrección de Estilo en la Escuela de Escritores y Cinematografia Sergio Galindo de Xalapa, dos talleres de Coaching para escribir tu obra con Héctor D'Alessandre, en Realia y otro más en Katarsis.Centro de Artes. Creo que ya le voy mongoloentendiendo a esto de la producción y creación de música escénica.