Translate

Páginas vistas en total

martes, 25 de junio de 2013

Comparto con Ustedes otro grato recuerdo

En 1975, debuté como compositor cuando Alfonso Moreno estrenó mundialmente mis "Diferencias sobre el prisionero", obra escrita con un estilo claramente retro, evocador de los inicios del barroco musical. Posteriormente las tendría en su repertorio Enrique Salmerón, quien también las interpretó en varias ocasiones.
En 2005, el guitarrista italiano Massimo Gatta las tocaría de nuevo, en un concierto de gala donde se festejaron mis primeros 30 años como compositor.
Buscando una cosa, se encuentra otra: yo había olvidado este vídeo y, por casualidad, lo encontré. Poco a poco les voy a ir pasando las otras obras que se interpretaron en ese concierto conmemorativo.
http://youtu.be/xcQ7yY_BgF0

Y aprovecho para enviarle un cordial saludo a Max (Massimo), quien me parece que anda por tierras duranguenses.

domingo, 23 de junio de 2013

Comparto con Ustedes un momento de alegría.

Afortunadamente, en la vida, no todo es contiendas entre políticos, ni amigos en la cárcel o crisis económicas. Rara vez, pero muy requete rara, alguna orquesta sinfónica ha tenido la amabilidad de estrenar públicamente una composición mía. Uno de lo momentos que recuerdo con más alegría fue cuando la Orquesta Filarmónica de Querétaro estrenó "Cuando el Tajín se desata", el 2 de noviembre de 1992, bajo la dirección del gran Sergio Cárdenas, a quien aprovecho para enviarle un cordial saludo, donde quiera que se encuentre.
Esta composición fue un encargo de Manuel Enríquez. Tras una conferencia que dieron él y Blas Galindo en Xalapa, a principios de los noventa, decidí hacer las paces con Manuel. Nos habíamos distanciado cuando lo nombraron director del Taller de Composición del INBAL, donde yo estudiaba. Uno de sus primeros actos de gobierno fue informarnos que, como lo que nuestros profesores Mario Lavista, Héctor Quintanar y Joaquín Gutiérrez Heras (QEPD) nos habían enseñado sólo serviría para que en Europa se rieran de nosotros, nos iba a regresar a primer nivel. Así, "a la punk", como diría un ex alumno mío. ¿Y nuestras garantías individuales? Estábamos de acuerdo en realizar cursos de postgrado, pero que de la noche a la mañana se nos quitara nuestro nivel académico por cuestiones relativas a un gusto musical de países extranjeros, nos pareció un abuso. De modo que organizamos una protesta y, para variar, fue su servidor quien puso la cara por los demás. Y, no sólo eso, sino que fue quien se encargó de ser el que habló y discutió con el aguerrido maestro Enríquez. No les digo el nombre de los compañeros que estábamos en esa reunión, porque ahora los medios de comunicación (radio bemba incluido) dirán que me he inventado esta historia para desprestigiar a mis compañeros, en especial a uno, quién es un compositor muy exitoso y afamado. Pero me dejaron sólo. Nadie más que yo abrió la boca, aunque todos estábamos presentes. En pocas palabras, me aventaron al matadero y me dieron la espalda a la hora de las dificultades. El resultado es que el maestro Enríquez me tomó "ojeriza" y tuve que retirarme del taller, justo cuando él quedó al frente del CENIDIM y su carrera musical tomó un gran vuelo. No así la mía, aunque sí alcancé a organizarle una rechifla a alguno de sus conciertos. No lo pude evitar, estaba muy enojado con él.
La verdad es que no hice lo correcto, pues en aquella época no sabía leyes ni me imaginaba que acabaría estudiándolas. Lo cierto es que, de haberlas sabido, el maestro Enríquez se las habría visto negras con su disposición, pues estaba violando ni más ni menos la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la que establece que "a nadie podrá aplicársele una ley de reciente creación, en su perjuicio". Lo correcto era intentar una demanda de amparo y no estar organizando rechiflas, pues éstas dañaban a los intérpretes, quienes ni la debían ni la temían y tampoco entendían el porqué del asunto.
De modo que, algunos años después, me armé de valor y abordé al maestro Enríquez, tras finalizar la conferencia que dio en el salón de un periódico xalapeño. Pues él mismo estaba hablando de una situación catastrófica para los creadores mexicanos y de la posibilidad de establecer alianzas.
-¿Y tienes composiciones? -me dijo, cuando le planteé la cuestión.
-¡Claro! -respondí.
El caso es que un día, mientras leía un libro de superación motivacional, me llegó una llamada de larga distancia.
-¿Podrás componer algo nuevo para el mes de julio?
Y así fue como inició la historia de "Cuando el Tajín se desata". ¿La inspiración? Mi esposa estaba involucrada en un proyecto coreográfico de titulación, donde abordaron la leyenda totonaca del Tajín. Y, aunque yo no estaba en el proyecto, me inspiró. Coincidió todo aquello con la conjunción de mis biorritmos: todos estaban en nivel alto. Los resultados, son lo que comparto, menos la creación del vídeo, la cual terminé hoy a las cuatro de la madrugada. Les pido disculpas por no haber compartido así mi música. En primer lugar, no se me había ocurrido. En segundo lugar, tengo más de sesenta y apenas le estoy "mongoloentendiendo" (neologismo acuñado por Joaquín Gutiérrez Heras) a estas cosas de la cibernética. Aquí está el vídeo y el link, para que Usted entre a él como más les agrade. Por cierto que, según los totonacas, hoy es el día de cumpleaños de "El Tajín", la deidad del trueno y del rayo.
http://www.youtube.com/watch?v=x8MVupCWTLA&feature=player_detailpage



Otro dato curioso es que yo fui pionero del festival de música nueva Manuel Enríquez: en el primer festival, se estrenó mundialmente mi obra "Onírica", en 1978. Y, tras hacer las paces con el maestro, también mostré al mundo "Fantasía sobre un villancico mexicano" en el festival de 1990 y "Chacona sobre una serie de Anton Webern", en de 1992. Muerto Enríquez y elegidos presidentes de la república dos miembros del PAN, quedé poscrito de dicho festival. En la actualidad, ya ni siquiera envío propuestas. Que con su pan se lo coman. Y que les aproveche.

viernes, 21 de junio de 2013

Malestar y globalización

Sí, ya sé: el título de esta entrada se parece al de un libro de Stiglitz, un economista con el que estoy de acuerdo en casi todo. Lo que pasa es que estoy irritado por las políticas de venta de las trasnacionales. Por ejemplo, Liverpool, también conocido como Fábricas de Francia, al parecer llegó a México con ciudadanos belgas y franceses, quienes, después de la intervención militar de 1862 a 1868, se dieron cuenta de que en la zona de Orizaba, Ciudad Mendoza y Rio Blanco podían colaborar en materia de producción de bienes textiles, ropa, etc., con los aborígenes de la región.Y, mediante una buena labor, tarde o temprano llegaron a ser emporios comerciales, porque en aquella época, le vendían al cliente lo que éste necesitaba. No voy a hablar del episodio de la huelga de Rio Blanco, durante el porfiriato, porque no viene al caso. Solamente diré que Porfirio Díaz, primero combatió a los franceses con éxito y después, ya entronizado en el poder, su corte se "afrancesó".
El problema de las trasnacionales es que son emporios tan poderosos que acaban con el pequeño comerciante. Ahora tienen productores en varias partes del mundo, donde los trabajadores cumplen su jornada con un salario inferior al que reclamaría un esclavo de la época de Aristóteles. (No sean literales, entiendan la figura retórica, por favor). Pero eso es parte del problema: como estos fabricantes maquilan su mercancía en donde "les conviene" (para abaratar costos), ocurre que sus obreros no tienen idea de lo que realmente necesita la gente del otro lado del planeta. Por ejemplo, resulta que en el corazón del desierto del Gobi, así como de los desiertos del Altar y del Sahara, la mano de obra es baratísima. Pero, como allá no llueve, no tienen ni la más suripanta idea de qué es una gabardina ni para qué sirve. En consecuencia, en ciudades como Londres, Xalapa o Macondo, sobre todo en la temporada de lluvias, la gente no tiene dónde comprar una gabardina: lo mismo puede ir a SEARS, que a Liverpool o a C&A. O incluso ir a El Corte Inglés de España. No la va a encontrar, o los vendedores van a tratar de venderle una camiseta de tela porosa que le cubra nada más desde la parte superior de la nalga para arriba. En el mejor de los casos, le dirán:
-Ya las pedimos, pero no nos han llegado.
El antiguo pequeño comerciante era previsor, y, sabía que las gabardinas y los paraguas tenían que estar en el escaparate una semana antes de que iniciara la temporada de lluvias, pues las vendería como pan caliente.
Hoy en día, las trasnacionales tienen tanto dinero y tanto poder, que ya no les interesa vender. O, en todo caso, ponen a la venta lo que ellos quieren que el cliente compre y no lo que el cliente necesita. Y, como no tienen las gabardinas en el anaquel en la temporada de lluvias, el genial mercadólogo que analiza las estadísticas concluye: Las gabardinas ya no se venden. Por tanto, en esta temporada de lluvias, mejor vamos a vender playeras. Y así, se genera un círculo vicioso: como el vendedor no pone las gabardinas en el anaquel durante la temporada de lluvias, el cliente no las compra aunque las busque. Y, como el cliente no las compra porque no las encuentra, el mercadólogo, que nada más atiende a la cifra numérica sin plantearse el por qué del fenómeno saca otra conclusión: algo ha cambiado, el clima o los gustos de los jóvenes. El caso es que las gabardinas son cosa del pasado. De modo que, no sólo no las vamos a poner en el anaquel, sino que ya ni siquiera las vamos a fabricar. Y, como el único que las vendería acabó en la quiebra porque todo mundo fue a comprar gabardinas a las trasnacionales (aunque no las encontró nunca), las personas  más aferradas, como el que éstas líneas escribe, tendrán que ir a una tienda de anticuarios a comprarlas -si es que tienen suerte y encuentran una.
Así me pasó a mí:
-Esta gabardina está perfecta -Le dije al anticuario-. ¿Cuánto cuesta?
-Diez mil pesos.
-¡...! (me quedé sin habla).
-Bueno, se la dejo en cinco mil quinientos.
Como estaba consciente de que era la última gabardina que estaba a la venta en mi ciudad, y llovía, me tuve que resignar a comprarla a crédito, porque el cash no me alcanzaba. Preferí embarcarme con una deuda onerosa, que caminar por las calles de Xalapa mojándome las pantorrillas.

Si puedes hacerlo, ayuda a quien lo necesita

El día de hoy escribo para apoyar al sobrino de una compañera de escuela (Maestría en Producción y Marketing Cultural, en Realia), quien nos comunicó:

 "Compañeritos, ...personas que radican en el DF, ...les pido junto a todos los demás si conocen a alguien que pueda ayudar, un sobrinito mío está internado en el Hospital de La Raza, tiene leucemia y necesita donadores de sangre de cualquier tipo. En la foto están los datos que se necesitan. Por favor, si conocen a alguien que pueda ayudar, pasen la voz. Les agradezco mucho!! "

La verdad es que, aunque la leucemia es una enfermedad terrible que a menudo conduce a la muerte, en el caso de los jóvenes y los niños, si se atiende a su debido tiempo es reversible. Yo conozco un caso de alguien que fue atendido en su oportunidad hace más de 15 años y hoy goza de cabal salud. Su servidor tiene más de 60 años y algo de hipertensión. No puedo donar pero sí comunicar. Aquí está la foto: 










HAZ EL BIEN Y NO VEAS A QUIÉN

(Hacer el bien te traerá vibraciones positivas)

miércoles, 12 de junio de 2013

El candigato

Érase que se era un reino que estaba infestado de ratas. Las ratas llegaron cuando gobernaban los dinosaurios, quienes construyeron el reino e hicieron cosas muy buenas, pero fueron muy descuidados y las ratas se establecieron en todos los sitios de aquel lugar.
Había dinosaurios muy buenos y trabajadores. Pero algunos eran carnívoros y muy agresivos. Estuvieron a punto de extinguirse porque eran muy voraces y apenas alcanzaban los alimentos del reino para saciar su apetito. Además, las ratas se robaban toda la comida que sobraba. Fue por eso que los demás animalitos pasaron tiempos difíciles, hasta que un día pasó por ahí un flautista, quien ofreció llevarse a las ratas a cambio de unas monedas.
-No te queremos, ¡lárgate! -le dijeron los cangrejos.
Pero los demás animalitos estuvieron de acuerdo en contratar al flautista, quien se llevó lejos a las ratas, embelesadas con el poder de su melodía. El problema fue que el tesorero del reino era un cangrejo, quien se negó a pagarle.
-¿Pagarte? ¿Por qué? ¡Eres un farsante! ¡Véte de aquí y no regreses nunca más! -le dijo el cangrejo.
El flautista, entristecido y enojado, antes de irse de aquel lugar, trajo a las ratas de regreso. Grande problema se generó, porque, las ratas, envalentonadas, se dedicaron a comerse y robarse todo lo que pudieron.
-¿Y ahora que vamos a hacer? -se preguntaron los demás habitantes de aquel lejano reino.
Pero un buen día llegó el periodo de elecciones para nombrar al nuevo Alcalde. Se registraron como candidatos un bebé dinosaurio, un cangrejo, una cigarra, una hormiguita y un canario. Del canario no se sabía nada, pues no tenía propaganda. Las calles estaban llenas de anuncios espectaculares de los otros candidatos y lo mismo ocurría con las redes sociales.
-El bebé dinosaurio es hijo de un dinosaurio que genera trabajo para los demás -dijo un súbdito de aquel reino.
-Sí, pero nos hace trabajar mucho y nos paga poco -dijo otro súbdito.
-El cangrejo siempre que dice "avanzar" da un paso para adelante y noventa y nueve para atrás.
-No nos conviene.
-La hormiguita es muy trabajadora.
-Pero tiene muy pocas probabilidades de ganar.
-La cigarra tiene cantos muy dulces y sus pasteles son muy sabrosos.
-Mira, tanto la cigarra como la hormiguita son buenas personas, pero son mujeres, y, cuando vean a las ratas, se van a subir al escritorio y van a gritar pidiendo auxilio.
-Es verdad.
-Tengo una idea: para ahuyentar a las ratas vamos a elegir a un gato.
Y a los pocos días estos súbditos convencieron a Morris, el gatito, para que se postulara como candidato a la Alcaldía de aquel lugar, quien de inmediato quedó postulado como "el candigato". Pues, como era indolente e ignoraba el lío en que se iba a meter, no se tomó el trabajo de rehusar la candidatura.
Entonces empezaron las campañas de los contendientes. En su primer discurso, el candigato ofreció jornadas laborales con 16 horas diarias de descanso. Los cangrejos publicaron estadísticas amañadas con las que afirmaban, que tras sondear a la opinión pública, el candigato iba en segundo lugar, atrás del candidato de los cangrejos. Pero nadie les creía, todo mundo sabía que esas encuestas eran falsas y que la realidad era muy diferente: hasta el gobernador, un dinosaurio gordito y bonachón, celebraba la postulación del candigato. El candigato era muy flojo, se la pasaba todo el día durmiendo. Pero los súbditos del reino le ayudaron a través de las redes sociales y la publicidad de boca en boca. Finalmente, llegó el día de las elecciones. El candigato ganó por una abrumadora mayoría. Las ratas huyeron despavoridas. De inmediato, el nuevo Alcalde implantó sus jornadas de 16 horas de descanso. Los habitantes de aquel reino, trabajaron menos horas por el mismo sueldo y se volvieron los más productivos de todos los reinos de aquella comarca y vivieron felices por muchos años. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

martes, 11 de junio de 2013

Respuesta a Abel Cuevas Melo

Estimado Señor Abel Cuevas Melo. Recibí una carta de Usted donde se me invita a cambiar la historia, "más allá de partidos o ideologías". Mucho le agradezco que se haya tomado la molestia de escribir este documento y firmarlo personalmente. He visto su propaganda en anuncios espectaculares impresos y, en efecto, tengo entendido que es Usted uno de los candidatos que contienden para la Alcaldía de Xalapa. No tengo el gusto de conocerlo en persona y, como soy bastante ajeno a la política, tampoco tengo idea de su trayectoria, si bien, en la carta nos hace notar que ha sido Diputado y Delegado de la Secretaría de Desarrollo Social, donde trabajó para el padrón de programas como "70 y más", el cual, debido a mi ignorancia en materia política, confieso que no lo conozco. Por consiguiente, no lo puedo juzgar ni para bien ni para mal. Y, aclaro, que no tengo nada personal contra Usted.
El único problema grave que le veo a su candidatura es que Usted es candidato del PAN. Ese partido que le hizo la guerra a la pequeña empresa cultural "Katarsis, música y danza"desde las regidurias municipales cerrándonos no ya apoyos, sino incluso negándonos permisos que estaba por ley obligado a dar. Y todo esto de manera irracional y sistemática. Pues su servidor es gestor cultural y, junto con otros miembros de mi familia, tenemos dicha empresa. También vimos el efecto nefasto que la administración Fox-Bermúdez tuvo en el ambiente cultural, así como en otros rubros, como el de seguridad social y seguridad pública. Además de casi desmantelar al Estado mexicano, en la era Fox el narcotráfico creció como nunca antes se había visto, aunque siempre había estado presente. Y, durante el mandato del presidente (con minúscula) Felipe Calderón, se trató de corregir dicha situación para legitimar un resultado electoral poco convincente. El nefasto plan del presidente Calderón todos lo conocemos: fue una guerra de carácter casi personal que le costó al país más de 70000 muertos, un sexenio que gobernó a través del miedo: miedo al "crimen organizado", miedo a la influenza Ah1n1, a la gripe aviar y a "un catarrito" cuyo virus se empezó a localizar en la SHCP cuando la dirigía Agustín Carstens. Y qué decir de las propuestas de otro panista de apellido Cordero, las cuales, además de nocivas y alejadas de la realidad, ofendían la inteligencia de los mexicanos. Y, en materia de cultura, desde la ciencia hasta las artes y el entretenimiento, el sexenio del presidente calderón fue de vacas flacas.
Hay quien me está invitando a votar por un personaje que se llama "el candigato". Yo no lo voy a hacer así. Yo no voy a desperdiciar mi voto. Lo único que le digo es que, para que yo vote por Usted, deberá estar postulado por otro partido. Incluso por el PRI. No le revelaré por quién voy a votar, porque es mi derecho. Pero sí le puedo adelantar por quien no voy a votar el resto de mis días: por ningún candidato del PAN. No me lo tome a mal, pero los corajes y las angustias, así como el deterioro de mi situación económica que padecí de 2000 a 2012 me dejaron bastante traumado.
A menudo el pueblo mexicano olvida su historia y es probable que este 7 de julio la vuelva a olvidar y vote por Usted. Si eso llegara a suceder, aunque no voy a votar por su partido, reconoceré y respetaré su mandato, y actuaré como un ciudadano responsable. Y, ya que estamos hablando de mejorar nuestra ciudad, ojalá que Usted sea un promotor del cambio correcto. Pues no se trata de cambiar por cambiar: Se trata de cambiar para mejorar; ya tuvimos bastante con el "sexenio del cambio".  Por parte de nosotros, Usted, en caso de que el voto popular lo favorezca, tendrá un aliado siempre que se trate de lograr el bienestar colectivo: la cultura es un auxiliar (si bien no hace milagros) para prevenir la violencia y mejorar la calidad de vida.
Me despido cordialmente. ATTE. Francisco S.E. González Christen.

domingo, 9 de junio de 2013

Un poco de filosofía oriental...



No todo en la vida es trabajar. Natsume Soseki escribió la novela "Soy un gato", narrada en primera persona del singular y desde el punto de vista de un gato filósofo, quien ve desfilar una serie de caracteres humanos. En esta novela se comparan las visiones humanas del mundo Occidental y Oriental, y, a su vez, ambas se confrontan con la filosofía del gato. A tempo adagio, aunque no exenta de momentos de acción, vale la pena leer esta novela pausadamente, disfrutando del sentido del humor y reflexionando en la sutil, pero profunda filosofía que emana de ella.
La música es un poema sinfónico que escribí hacia 1992, "Cuando el Tajín se desata". La interpreta la Orquesta Filarmónica de Querétaro, dirigida por Sergio Cárdenas.
http://youtu.be/nrqLWD_FCQc


miércoles, 5 de junio de 2013

¿Cárcel a los defensores del predio de La Joyita?

Hoy anduve transitando por el Centro de Xalapa. Y me dije: debería traer la cámara, para registrar la protesta del día de hoy. Porque, frente a Palacio de Gobierno, siempre hay una o varias manifestaciones. Así, siempre tendría materia para hacer una entrada en este blog. Como no traía la cámara, me limité a tomar una fotografía con mi modesto teléfono móvil.

Esta vez, la protesta no fue al frente, sino a un costado del edificio gubernamental. Se trataba de un grupo de defensores del predio llamado La Joyita, el cual, dado que la Revolución Mexicana de 1910 no suprimió la propiedad privada, pertenece a la familia Fernández Garibay.
Legalmente, esta familia, tiene derecho a disponer de este predio e incluso a enajenarlo (es decir, venderlo). El problema es que se trata de un predio bastante grande; es un bosque y, por consiguiente, un hábitat natural de muchas especies animales y vegetales, tales como la cotorra guayabera, una especie de periquitos de color verde, que surcan (aún) el cielo en parvadas. También constituye una de las pocas áreas verdes de Xalapa. Lo deseable es que el Gobierno del Estado se lo compre a esta familia, sin recurrir al recurso extremo de la expropiación. Pero entre los ideales y la realidad, a menudo media un abismo de dificultades.
Por la información que pude recabar, desde el año 2007, diversas organizaciones ciudadanas de Xalapa han demandado la expropiación de este predio, fundamentándose en el artículo octavo de la Constitución Política del Estado de Veracruz, el cual dice: "Los habitantes del Estado tienen derecho a vivir y crecer en un ambiente saludable y  equilibrado. Las autoridades desarrollarán planes y programas destinados a la preservación, aprovechamiento racional y mejoramiento de los recursos naturales, de la flora y la fauna existentes en su territorio, así como para la prevención y combate a la contaminación ambiental. Las personas serán igualmente responsables en la preservación, restauración, y equilibrio del ambiente, disponiendo para tal efecto del ejercicio de la acción popular ante la autoridad competente, para que atienda la problemática relativa a esta materia".
Y, hablando de artículos octavos constitucionales, el de la Federación dice que las autoridades tienen la obligación de atender los asuntos que le planteen los ciudadanos y responderlos en un tiempo razonable.
También tengo entendido que el Gobierno del Estado ya habló con los dueños del predio, pero la cantidad que requieren es considerable. Y eso tal vez explica la actitud un tanto desentendida de las autoridades. Lo ideal sería se que aunaran a los recursos estatales, la gestión de otros de nivel federal y municipal, así como de la Iniciativa Privada, a fin de que se pudiera adquirir el predio sin lesionar los intereses de la familia Fernández Garibay. Se me ocurre que una campaña de captación de fondos financieros podría apoyar al Gobierno del Estado de Veracruz a resolver este problema de tal forma que todas las partes involucradas obtengan un provecho: los propietarios del predio, conservar su patrimonio; los tres niveles de gobierno, resolver un problema; la ciudadanía, conservar un "pulmón" para la ciudad y, las demás especies animales y vegetales, conservar su hábitat. En vez de una campaña de confrontación, otra de entendimiento: una fuerte aportación del gobierno federal, otra del estatal. Una más del H. Ayuntamiento de Xalapa, uno que otro donativo fuerte de algún empresario prominente, digamos, Carlos Slim o alguien de apellido Chedrahui. Varios donativos no tan grandes de pequeños y medianos empresarios y muchos pequeños donativos del ciudadano que no tiene tantos recursos económicos, pero forma una gran mayoría de la población. Y, seguramente, se obtendría la cantidad.
Pero el asunto no va por ahí. Los defensores del predio, exigen la expropiación, la cual implicaría desposeer a la familia pagando un valor inferior al comercial. Como respuesta, la familia ha planteado una demanda en contra de miembros del Comité Ciudadano en Defensa de La  Joyita y del Medio Ambiente A.C.; los distintos órdenes de Gobierno, al decir de los manifestantes, "han actuado con opacidad, indiferencia y lentitud ante la petición ciudadana de expropiación del Bosque La Joyita".
La verdad es que si este predio se vende a una empresa no socialmente responsable o hipocritamente responsable, y los nuevos dueños se dedican a tirar árboles, construir fraccionamientos, estacionamientos y centros comerciales, el hábitat biológico se va a ir al desastre. Hay que tener algo de sensatez. No todo es dinero. O, de hecho, sí lo es: reparar el daño ecológico, en caso de que este predio se destruya, va tener un costo mucho mayor al que ahora se aplicaría para adquirirlo con idea de preservarlo. Es como el agua potable: ni en Xalapa ni en las poblaciones aledañas se ha construido una planta potabilizadora de aguas residuales, porque se estima que es muy costosa. El problema es que ya casi no nos queda un solo río con aguas potables, y tenemos que estar disputando nuestra agua a comunidades de estados vecinos, las que, en épocas de calor, cierran las llaves del suministro.
Entiendo que las autoridades se estén tomando su tiempo para pensarlo bien, buscar los apoyos legales y captar los recursos para resolver el problema de la manera más satisfactoria. Ojalá así sea. Con esta entrada he tratado de aportar mi granito de arena para solucionar el problema. Hablando se entiende la gente.

lunes, 3 de junio de 2013

¿A qué se debe que algunos desarrollemos la misma enfermedad de manera diferente?

Tengo la fortuna de tener hermanos científicos que nos pueden ilustrar en muchos asuntos de interés general, como lo es el comportamiento de nuestro sistema inmunológico frente a enfermedades infecciosas como el dengue. Les transcribo a continuación un artículo que mi hermana Judith escribió:


Hypatia - Revista de Divulgación Científico - Tecnológica del Estado de Morelos.
page1image1400
¿A qué se debe que algunos desarrollemos la misma enfermedad de manera diferente?

¿A qué se debe que algunos desarrollemos la misma enfermedad de manera diferente?: La memoria inmunológica
Archivo: Salud

Dra. Judith González Christen / judith.gonzalez@uaem.mx
Facultad de Farmacia de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos

El dengue es una seria causa de morbilidad y mortalidad en la mayoría de las áreas tropicales y subtropicales del mundo; es una enfermedad viral, que puede ser asintomática o manifestarse clínicamente como fiebre dengue (FD) o fiebre hemorrágica por dengue (FHD), la cual es la forma más severa y puede ser fatal para el individuo.
Es causado por el virus dengue (DENV) del cual se conocen 4 variantes, llamadas DENV-1, DENV-2, DENV-3, DENV- 4. Este virus es transmitido al hombre por mosquitos vectores, principalmente Aedes aegypti, cualquiera puede provocar las diferentes manifestaciones de la enfermedad.
Esta enfermedad puede llegar a afectar a más de 100 millones de personas en el mundo. En nuestro país, en los últimos 5 años, se ha incrementado el número de casos, por lo que se ha convertido en un problema de salud. De acuerdo con lo reportado por la Secretaria de Salud, hasta diciembre de 2010 se presentaron 22 mil 352 casos de FD y 6 mil 336 casos de FHD, dando un total de casos de dengue de 28 mil 688 y 56 defunciones por FHD. Hasta enero de 2011 ha habido 120 casos de FD y 42 casos de FHD. En el estado de Morelos en 2010 se reportaron mil 502 casos de dengue y hasta enero de 2011 ha habido 12 casos confirmados de dengue. Como se puede observar, entre el 80 al 90% de los casos corresponden a las manifestaciones menos severas, mientras que sólo el 20% desarrolla un cuadro clínico más severo. Hasta el momento se desconocen cuáles son los factores que predisponen a un individuo a desarrollar una enfermedad leve o severa. Algunas propuestas sugieren que el sistema inmune tiene un papel importante en este proceso, particularmente la memoria inmunológica.
¿Pero qué es el sistema inmune? también conocido como sistema inmunitario, el sistema inmune, es el conjunto de estructuras y procesos biológicos en el interior de nuestro organismo que nos va a proteger contra enfermedades, ya sea identificando y matando células patógenas, así como células cancerosas, además de promover la reparación de los tejidos dañados. Tiene la capacidad de detectar una amplia variedad de agentes tóxicos desde virus, toxinas, bacterias hasta parásitos intestinales. El sistema inmune, que se compone de órganos, tejidos, células y proteínas particulares, a diario va a proteger a las personas de los gérmenes y agentes tóxicos. En la mayoría de los casos va a realizar su trabajo con asombrosa eficacia para mantenernos saludables y prevenirnos de infecciones. Mediante una serie de pasos llamados "respuesta inmune", el sistema inmune ataca a los organismos y las sustancias que invaden nuestro cuerpo y causan las enfermedades, sin embargo, en algunas ocasiones, también puede producir enfermedades o responder de manera nociva y perjudicar a nuestra salud.
Entre las células del sistema inmune están los leucocitos o glóbulos blancos, que se encargan de destruir las sustancias u organismos que causan las enfermedades, se producen o almacenan en varios lugares del cuerpo, que incluyen la médula ósea, el timo, el bazo, las amígdalas y los ganglios. En el cuerpo, los leucocitos circulan desde y hacia los órganos y los ganglios por medio de vasos linfáticos y vasos sanguíneos. De esta manera, el sistema inmune funciona de forma coordinada para controlar el cuerpo en busca de gérmenes o sustancias que puedan ocasionar problemas. Los dos tipos de leucocitos son: los fagocitos, que son células que ingieren y destruyen a los organismos invasores y los linfocitos, que son células que producen anticuerpos y otras moléculas que permiten destruir a los invasores, o bien hacer más eficiente a las otras células del sistema inmune para su acción protectora.
Cuando se detectan sustancias extrañas que invaden el cuerpo, a lo que llamamos antígenos (en este ejemplo todo el virus dengue sería un antígeno), varios tipos de células trabajan de forma conjunta para reconocerlos y responder a la amenaza. Estas células inducen a los linfocitos B a producir anticuerpos, proteínas especializadas que atrapan antígenos determinados, una vez fabricados. Una vez que se ha recuperado el paciente, estos linfocitos B que reconocen al dengue, permanecen en el cuerpo de la persona, de modo que, si el mismo virus lo vuelve a infectar, el sistema inmunitario ya cuenta con las células productoras de los anticuerpos para atacarlo y no se enferma. Por lo tanto, si una persona se enferma de un virus, por ejemplo, de varicela, generalmente no volverá a contraer la enfermedad. La generación de linfocitos B productores de anticuerpos requiere de la función correcta de los linfocitos T.
Los anticuerpos en la infección por dengue median la eliminación del virus. Los linfocitos B producen anticuerpos que se unen al virus e impiden que se introduzcan a las células, evitando que se genere el daño. Como se puede ver en la
figura 1, mientras el paciente infectado no empieza a producir anticuerpos (llamados IgM o IgG), el virus va a provocar el

page1image43792
http://hypatia.morelos.gob.mx Potenciado por Joomla! Generado: 21 November, 2012, 11:08
Hypatia - Revista de Divulgación Científico - Tecnológica del Estado de Morelos.
page2image1400
estado febril que caracteriza a esta enfermedad. En cuanto hay en circulación estos anticuerpos, pueden atacar al virus y entonces el paciente empieza a mejorar, disminuyendo la fiebre y los otros síntomas.
También los linfocitos T son necesarios para evitar que el virus dengue mate al paciente. Estos linfocitos tienen dos formas de controlar la infección, por un lado, los llamados CD8, reconocen las células que han sido infectadas por el virus y las destruyen, impidiendo así que el virus se reproduzca e infecte nuevas células. Por otro lado, los llamados CD4 van a secretar una variedad de proteínas que van a favorecer que los linfocitos B produzcan anticuerpos, así como la regulación de otros mecanismos inmunológicos que favorecen el control de las enfermedades, por ejemplo secretando IL-1 e Interferones, que inducen un proceso inflamatorio benéfico para la eliminación del virus.
Entonces el sistema inmune controla la infección y genera memoria, de manera tal que el individuo queda protegido para toda su vida si vuelve a ser infectado por el mismo virus. Sin embargo, tiene el problema de que su sistema inmune no
lo protege si el virus es diferente, debido a las diferencias que existen entre ellos. Como mencionamos, hay 4 tipos de
virus dengue, por lo que un individuo puede enfermarse por dengue cuatro veces a lo largo de su vida, si se llega a
infectar con las 4 variantes.

Sin embargo, aún no se entiende por qué algunos individuos además del cuadro febril, presentan manifestaciones más graves, como son la destrucción de plaquetas, pérdida de líquido vascular, entre otros muchos aspectos, que pueden llegar incluso a provocar la muerte. Una propuesta que se ha hecho desde hace varias décadas es que el sistema inmune en los pacientes con FHD no sólo no los está protegiendo, sino que además les está provocando daño.
Algunas evidencias que apoyan esta hipótesis son que en general esto se observa cuando el paciente se ha infectado por más de una variante de virus. Se ha propuesto, y hay evidencia con estudios experimentales en laboratorio, que los anticuerpos que se produjeron contra la primera variante que infectó, reconocen a la segunda variante pero no son capaces de impedir de que el virus entre a la célula, sino que al contrario, puede favorecer que haya una mayor infección (Ver figura 2). Otra propuesta es que se favorece una mayor producción de IL-1 e Interferón, por lo que la respuesta inflamatoria es excesiva.
En el laboratorio de Inmunidad Innata de la Facultad de Farmacia, de la UAEM, estamos estudiando el papel de los anticuerpos en esta enfermedad, particularmente como están involucrados en el desarrollo de las manifestaciones de FHD. Hemos observado que los pacientes con las manifestaciones más severas producen una mayor cantidad de un tipo de anticuerpo y que esto también está asociado a una mayor liberación de IL-1. Continuamos analizando este tipo de asociaciones, con el fin de poder establecer parámetros que le sirvan al médico para predecir si el paciente va a desarrollar una enfermedad leve o severa, así como para proponer a futuro tratamientos que permitan controlar la enfermedad.
Dra. Judith González Christen es bióloga experimental por la UAM, maestra en investigación biomédica básica por la UNAM y doctora en ciencias de la vida, por la Universidad Paul Sabatier en Francia. Actualmente es profesor- investigador en la Facultad de Farmacia de la UAEM, en donde dirige el laboratorio de Inmunidad Innata, con la línea de investigación “Mecanismos de infección y patogenicidad del virus Dengue”. En este proyecto participa la L.F Karina R. Flores Avila, licenciada en farmacia y actualmente estudiante de la maestría en farmacia en la Facultad de Farmacia de la UAEM. Su trabajo de tesis es el papel de los anticuerpos en la infección por dengue y sus resultados se han presentado en varios congresos.

page2image32440
http://hypatia.morelos.gob.mx Potenciado por Joomla! Generado: 21 November, 2012, 11:08 

sábado, 1 de junio de 2013

Mi partida de ajedrez vs Marcel Sisniega

Bien dice el refrán que buscando una cosa se encuentra otra. Se me perdieron unos vídeos sobre mi familia que quería editar el día de hoy. Al estarlos buscando, me encontré con esta imagen, la papeleta de una partida que jugué contra Marcel Sisniega en una exhibición de simultáneas que ofreció en Xalapa, Veracruz, el 29 de marzo de 1993. Fue en los bajos del Palacio Municipal. Sobra decir quien ganó. Lo que me sirve de consuelo es que fui uno de los que más resistencia ofreció y, al final, me estrechó deportivamente la mano y me dijo:

-No juegas tan mal.


He aquí la papeleta, firmada por él. Disfrútenla.