Translate

Páginas vistas en total

jueves, 31 de diciembre de 2015

Las manifestaciones y yo

De niño, recuerdo que mi padre me llevaba a la estación de ferrocarriles de Xalapa, ubicada en la Nueva Estación. Estoy hablando de finales de la década de los cincuenta del siglo pasado (1958-1959). El ferrocarril era en aquel entonces un medio de transporte a considerar. En la sala de espera, siempre había unos soldados con sus fusiles, con los cuales yo platicaba. No sabía yo que existía un fuerte movimiento ferrocarrilero ni ví nada extraordinario; yo sólo esperaba el arribo de mi abuela Esther, quien venía desde el D.F., pero, es probable que ese fuera mi primer encuentro con alguna de los organismos protagónicos y antagónicos de un movimiento social y esos sardos estaban ahí por una razón política.
Transcurrió una década (1968) y mi señora madre me dijo " tu padre y yo vamos a una manifestación. Si pasan los días y no regresamos, toma a tus hermanos y busca a Roberto Bravo Garzón, quien verá cómo hacerle para que alguien se haga cargo de Ustedes". Por alguna razón, una vez que mis padres se fueron a la manifestación, yo estaba en la esquina de las calles Juárez y Revolución, desde donde divisé a un contingente de civiles perseguido por policías que amenazaban pegarles con la culata del rifle. Otro día de ese año, en la esquina de Xalapeños Ilustres y Rojas, pude escuchar a unos oradores del movimiento estudiantil. Todavía recuerdo que uno de ellos le gritó al gobernador en turno "Lopez Arias, dictador de bolsillo". Los epítetos de "boca chueca" volaban por el aire, hasta que un contingente de policías se estacionó a mis espaldas y uno de los "agentes del orden" nos gritó de manera grosera "órale, ¿qué están haciendo aquí? ¡Jálenle!" "¿Qué le importa?" le contestó uno "Yo estoy aquí como cualquier ciudadano y no tengo la culpa de que éstos se estén manifestando"."Lárguense o los macaneamos" "¿Y tú que me ves, pendejo?" me dijo el genízaro. "Yo también estoy mirando" contesté y me retiré. Aun no me estaba manifestando, pero esa vez fue la primera en que pude haber sido maltratado por los agentes de la asimetría social (cualquier cuerpo de policía).
A la primera manifestación que asistí de manera voluntaria y consciente, fue a la del diez de junio de 1971, en la ciudad de México (el D.F.). Las injusticias que se cometieron a lo largo de 1968 no pasaron desapercibidas por mí, pese a los engañosos reportajes de Jacobo Zabludovsky. Mi padre me enseñó a interpretarlos: "escúchalos e invierte totalmente el sentido de lo que dice este hombre y sabrás la verdad". Zabludovsky tenía esa virtud. Me trasladé a la capital del país a estudiar música y pronto me hice amigo de "los telerines" (Jorge Veraza, Andrés Barreda, Edur Velasco, Manuel Lavaniegos, "el ratón Alonso", también conocido como "el Lonchis", Gustavo Leal (hermano de Felipe, el pintor del mismo apellido) y otros cuyo nombre se me escapa.
Había un enorme contingente humano, rodeado de un ejército de camiones atiborrados de policías y una gran cantidad de patrulleros. Recuerdo que un hombre fuerte, con chamarra de cuero, hablaba con otro a través de un artefacto de la época que se llamaba woky toky (walkie talkie). Un amigo me había prevenido, informándome que con esos aparatos los líderes de los represores se comunicaban para coordinar sus acciones. "Ya vienen", dijo el hombre del woky toky. "Ya vienen ¿Quienes?", pensé y decidí salirme de ahí. Pero yo ya estaba (para mi fortuna) en el otro extremo de ese rio humano. Un rio caudaloso, como el Papaloapan. "Ya no puedo llegar a la otra orilla y la que está a mi alcance, parece ser un callejón sin salida. No importa, yo me voy". En cuanto me salí de ese rio humano, un patrullero le dijo a otro "míra, ése se está saliendo". "Déjalo" le contestó su interlocutor. "No nos vamos a distraer por uno". Apresuré el paso. Para mi fortuna, había vuelta a la izquierda por donde terminaba aquella calle y me fuí. Como a las dos cuadras, poco antes de llegar al cine Cosmos, empecé a oir una gran gritería.
Cuando llegué a casa, mis abuelos respiraron de alivio. "¿Dónde andabas?" "Fuí al centro a comprar unas partituras". Mentí. Al rato me habló Andrés Barreda por teléfono "¿Estás bien? Te nos desapareciste. Estábamos preocupados. ¿Supiste lo que pasó?" "No." Andrés me platicó. "¿Y ustedes cómo escaparon?" "Nos metimos a un café". Justo como lo habían hecho mis padres en 1968, pero fue una medida imprudente, considerando que a unos estudiantes los persiguieron hasta el hospital y ahí en la cama de urgencias los remataron con ametralladoras.
Juré no volver a participar en una manifestación. De hecho, yo pensaba que las manifestaciones le hacían cosquillas al gobierno y sigo pensando lo mismo. En aquel entonces yo estaba convencido que la única solución era que el pueblo entero se levantara en armas. Ahora no estoy tan seguro de esa solución.
En 1973, en el ámbito de los músicos, hubo un gran movimiento con huelgas y manifestaciones contra Carlos Chávez, el fundador del Taller de Composición del que yo era becario. De modo que esa vez las manifestaciones me tomaron por el otro lado. Recuerdo que un día ingresé por la parte trasera al Conservatorio, que estaba tomado por los huelguistas, para extraer unas partituras de Beethoven, que estaba analizando. Me sorprendió uno, que no conocía ni tenía tipo de estudiante de música, le expliqué y me permitió sacar mis partituras. Pero olvidé una, razón por la cual regresé al día siguiente y ya me fue imposible sacarlas "Todo lo que está aquí, le pertenece al movimiento". "No seas cabrón, esas partituras son mías, tú ni sabes leer música y yo no soy el gobierno". "Me vale. Te vas o te acuso con los compañeros".
Vino la famosa "apertura democrática" de Luis Echeverría, que finalizó con un bombazo que se escuchó en la ciudadela, mientras representábamos una versión de La noche más venturosa de Lizaldi musicalizada por mí. Yo tocaba la guitarra; Lilia Vázquez, me parece que el fagot y un chico al que le decíamos El Abraxas, tocaba la flauta. Clavillazo era el diablo. Julia Marichal uno de los Reyes Magos.
Después vino José López Portillo, el Jolopo, también conocido como El Perro. Yo regresé a Xalapa. Casi todo el mandato de este presidente fue más bien de abundancia. Surgió el FONAPAS. Había dinero para la cultura. Yo mismo participé en algunos eventos patrocinados por esta institución. Pero fue en el mandato de este hombre que se dió la orden de construír la nucleo-eléctrica de Laguna Verde. Las madres veracruzanas protestaron e iniciaron una serie de manifestaciones, que año tras año se hicieron, hasta que se desintegró el grupo, por falta de quorum, como esperaba el gobierno que sucediese y así sucedió.
Sin embargo, para 1984 este movimiento tenía fuerza y mi esposa era una madre veracruzana. De modo que nos unimos a un contingente que fue a manifestarse en la carretera México-Xalapa, a la altura del rio Sedeño. Los manifestantes bloquearon la carretera, hasta que llegó una patrulla de soldados armados, quienes cortaron cartucho y apuntaron hacia mi hija Rosaura, que correteaba por allí y apenas tendría unos cuatro años de edad. Los manifestantes se fueron encima de los soldados y no los dejaron disparar. Yo pude agarrar a mi hija, a mi esposa y salir de ahí. Recuerdo que uno de los valientes que encaró a los soldados, era un músico cuyo nombre de batalla era Leoncorpión. Traía empotrada en la guitarra  una armónica. Los soldados lo tomaron de los cabellos, jalándoselos violentamente, mientras yo enmudecía de rabia al no poder hacer nada, so pena de arriesgar a mi familia. Por años viví con remordimientos de conciencia, pues pensé que lo habían desaparecido o encarcelado. Hasta que un día apareció por ahí, vivito y coleando.
Dos años después, en 1986, siendo gobernador del estado Fernando Gutiérrez Barrios, hubo una gran crisis económica que llevó al sindicato FESAPAUV de la Universidad Veracruzana a realizar la única huelga que ha hecho en toda su historia. Los del SETSUV, con "Doña Pelos" de líderesa, año con año hacían una, exigiendo "60% de aumento o huelga". Al final se conformaban con el 3% a salarios y el 2% a prestaciones, pero no fallaba su huelga. Se podría decir, entonces, que los del SETSUV eran "los bolcheviques", en tanto que los del FESAPAUV eran "los mencheviques". Pero para que los del FESAPAUV hayamos tenido que manifestarnos, la cosa debe de haber sido muy seria. Yo, por si las dudas, me disfracé. Traía yo una gorra española (o inglesa, como la de El Padrino interpretado por Robert de Niro) y unos lentes de rejilla, que se suponía que te curaban la miopía, muy de moda en aquella época. Con la gorra y las gafas de rejilla a modo de lentes oscuros, ocultaba algo de mi identidad. Yo portaba una pancarta que decía "Antes yo era progresor, ahora soy pobresor". El eslogan me lo copié de algún lado, pero tuvo mucho éxito.
Esa manifestación era para abollarle al prigobierno los festejos del primero de mayo, que en México, hasta aquel entonces, eran un día de acción de gracias y no motivo de violentas manitestaciones, como en Colombia. Por cierto que yo vi de lejos una de estas manifestaciones colombianas, allá por 1979, en Bogotá, cuando era delegado de Radio Universidad Veracruzana, en la Primera Tribuna Musical de América Latina y el Caribe. Allá los policías vestían de verde, como acá el ejercito y ahora la Fuerza Civil. Las cosas se pusieron feas: alcancé a ver explosiones: se oían los estallidos y de inmediato se esparcía una gran llamarada.
Como resultado de la huelga del FESAPAUV, nos "homologaron" y yo fuí ascendido a profesor de tiempo completo. No a todos les fue bien, pero se abrió un periodo de civilidad mutua y una cierta prosperidad que culminó en el mandato de Carlos Salinas de Gortari, siendo Dante Delgado el Gobernador de Veracruz. Ese periodo de paz y prosperidad duró hasta la gestión del rector Gidi Villarreal. Me acuerdo que, por primera vez en mi vida, el gobierno me consideraba "un invitado de honor" y había una silla reservada a mi nombre. Salinas prometía derramas de billetes para la Universidad Veracruzana. "Quieren dinero para la educación, ahí va" decía el chaparrito expresidente, quien hacía un movimiento con sus manos vacías y lanzaba algo intangible hacia nosotros. "¿Quieren dinero para laboratorios? Ahí va" decía una y otra vez y repetía el gesto. "Éste nos está lanzando puro aire", yo pensé, pero los porros lo celebraban con un gran griterio de apoyo. Realmente, el sexenio de Salinas parecía bueno. En alguna revista importante se dijo que era "el estadista del año", el creador "del milagro mexicano" mucho mejor que "la revolución verde" de Luis Echeverría y José López Portillo. Sobretodo, había sido un gran remanso, tras el sexenio gris de Miguel de la Madrid Hurtado.
Todo iba muy bien, hasta que los perredistas empezaron a denunciar la muerte violenta de varios de sus correligionarios. Uno de ellos, era el padre de un alumno mío, el percusionista René Pérez Casas. Poco despúes, el político panista de apellido Clouthier, alias El Maquío, murió en un accidente de carretera, en el que a todo mundo le quedó la sospecha que fue un crimen de Estado. Al final de su mandato, estalló la rebelión de Chiapas, donde el Sub-Comandante Marcos alcanzó momentos de gran protagonismo. Ese día, yo iba en un taxi, con mi esposa y mis dos hijos, dando la vuelta por la Avenida Lázaro Cárdenas con rumbo a El Castillo, con idea de entrar a los almacenes Chedrahui de Plaza Cristal. Viniendo en dirección contraria, un tipo se le cerró violentamente al taxista y lo empezó a insultar. El tipo traía una pistola al cinto y estaba visiblemente alcoholizado. Vivimos instantes de terror, pero el tipo se calmó y regresó a su automovil.
Luis Donaldo Colosio era el candidato a ocupar la silla presidencial de la República Mexicana. Sus discursos me parecían vacíos. En especial, uno que dijo desde el monumento a la Revolución. "Dice esto, porque si dice que estamos muy bien, nadie va a creérle y no va a ganar". Para mi sorpresa, murió asesinado y empecé a respetarlo.
Una vez que iba a mi trabajo, cuando la Facultad de Música aún estaba en Juárez 55, siendo director Enrique Márquez, venía yo por la calle Juárez. Por Lucio bajaba una de las tantas manifestaciones del SETSUV o de alumnos y profesores del Área de Humanidades. No recuerdo bien, han pasado los años y, de no ser por un incidente desagradable, no recordaría el momento. Para cruzar la calle, entré al contingente y fuí driblando en zig-zag a los manifestantes (al momento de escribir esto por vez primera, mi computadora misteriosamente se trabó y no me permitió guardar ni publicar nada, pero tengo bueno memoria. Esto hechos no se me olvidarán hasta que esté muerto).
Entonces, decía que crucé la calle Lucio y llegué un poco tarde a mi trabajo, pero llegué. Al día siguiente o dos días después, el maestro Márquez me llamó a su oficina para hacerme una severa amonestación "porque yo había faltado a mi trabajo por andar en una manifestación, y varias gentes me vieron. Que me tendría que atener a las consecuencias y a una serie de severas sanciones". El problema para el maestro Márquez, era que yo me había presentado a trabajar y había firmado mi lista de asistencia. Pues no era lo mismo lelgar tarde al trabajo a causa de los manifestantes, que haber faltado por andar manifestándome. De todas maneras, el asunto de dió de qué pensar: el maestro me estaba amenazando porque en su opinión, yo había participado en una protesta de universitarios.
De ahí, no recuerdo haber participado en alguna manifestación hasta el 2014. Sí he visto muchas, de campesinos, obreros, comunidades despojadas de algo por tal o cual fulano ante la indolencia de las autoridades, taxistas y ¡hasta policías! A finales del sexenio de Fidel Herrera Beltrán hubo una manifestación de policías ¡increíble, pero cierto!
Cuando las fuerzas de Duarte atacaron a los profesores en las vísperas del 15 de septiembre, yo estaba jugando ajedrez en La Naval, junto a un amigo, que andaba pasado de copas y me tomó como conductor designado. Pero tenía que ir a la Maestría al día siguiente, a temprana hora, y no tenía la mínima intención de unirme a los manifestantes. De modo que a eso de las doce de la noche, lo dejé. Y me perdí de parte de la historia: como a las dos de la madrugada fue el desalojo, con lujo de fuerza y toletes eléctricos.
No recuerdo si fue en diciembre de 2013 o ya en el de 2014, pero en un coffe-break de la Maestría en Producción Artística y Marketing Cultural salí por mi café, y me topé con un curioso contingente de manifestantes que, en la entrada a BANAMEX, mostraban una pancarta que decía "No falta dinero, sobran ladrones".  "Ji ji", pensé. "Qué buen eslogan". Y seguí avanzando, inconsciente de que esos hechos me atañían. Chequé mi cuenta bancaria y ¡Estaba en ceros! Entonces me fijé en los manifestantes: ahí estaban varios ex-universitarios: Rafael Villar y Estela Jara, entre otros. Todo Enriquez estaba lleno de manifestantes. Fuí a la plaza Lerdo, había otro contingente, dialogando con un prepotente funcionario menor de gobierno, que les exijía que desalojaran la vía.
Entonces, dí un par de gritos y le dije "¡si no nos pagan nos vamos a amparar!" El funcionario palideció y yo regresé a mis clases, porque el expositor era muy bueno.
Tarde o temprano apareció en mis redes sociales un video con una entrevista a un lider de la COPIPEV. Hasta la fecha tiene muy pocas reproducciones. Pero ya desde entonces denunciaba los retrasos que cada vez son más constantes.
Este año, justo cuando estaba en el punto más álgido de la producción y promoción de mi ópera Tropical, el IPE y demás autoridades se retrasaron hasta ocho días y medio en el pago de las pensiones, incluidas la mía y la de mi esposa. Tuve que suspender estas actividades y sumarme al movimiento. Nos afiliamos al COPIPEV y me fuí a manifestar a la plaza Lerdo. Como no nos hicieron caso, al día siguiente tomamos la Secretaría de Finanzas y Planeación del Estado de Veracruz (la SEFIPLAN). Fue así que nos pagaron, pasando las dos de la tarde. De lo contrario, todavía estaríamos esperando nuestra pensión.
Por esas fechas salió un artículo en alcalorpolitico.com donde se informaba que el gobernador y su gabinete, estaban planeando no pagarnos el aguinaldo y quitarle la movilidad a las pensiones. Compartí este artículo con alguien de la COPIPEV y en mis redes y se me respondió "que no me fiara de fuentes no acreditadas" que "¿de dónde sacaba ese tipo esa información?". Por otra parte, por todas partes encontraba gente que afirmaba tener un pariente o amigo que trabajó o trabajaba en el IPE y que éste estaba "en quiebra".
Pasado el susto, retomé las actividades de producir y promover mi ópera Tropical  y lo olvidé hasta el último día de julio, cuando de nueva cuenta mi tarjeta bancaria estaba en ceros. Tuve que ir a manifestarme otra vez a la plaza Lerdo. Esa vez nos pagaron de inmediato.
En agosto y septiembre, me desentendí del movimiento porque la producción y promoción de mi ópera se convirtieron en un asunto angustiosamente demandante. Por otra parte, el gobierno, al menos a mí, me estuvo pagando a tiempo. De modo que todos los rumores de la quiebra del IPE parecían provenir "de fuentes infundadas".
A finales de noviembre vino un nuevo retraso con sus consiguientes manifestaciones, a las cuales, por lo menos asistí a una. Y, de paso, filmé un video, con mi celular. Como a la semana y media, hubo otra, de la cual me enteré de forma tardía y externé una queja a mis compañeros de lucha, por lo cual algunos llegaron a tomarme como "un vendido". Hubo quien insinuó que yo era un infiltrado de Duarte, que no estaba jubilado y que éste me había dado dinero. Odio a los chairos cuando se ponen así. Sólo ellos tiene derecho a protestar y uno no se puede meter a SU movimiento, aunque también sea víctima del sistema. El asunto se aclaró y no pasó a mayores.
Llegaron los días 16, 17, 18, 19 y 20 de diciembre y nada. Cero pensión, cero aguinaldo. El artículo de alcalorpolitico.com dejaba de parecer una opinión "infundada" y tomaba carices alarmantes de veracidad. Me presenté a la manifestación del 21. Promesas, promesas, promesas y cero pago. Empezó una rebatiña por el liderazgo del movimiento y un grupo se fue a tomar la carretera México-Veracruz a la altura de la Secretaría de Educación de Veracruz (la SEV) y otro se plantó en la plaza Lerdo. Llevé mi cámara fotográfica y tomé video de los dos plantones. Subí cuatro videos, los titulé Crónicas desde fallidolandia. Uno de ellos alcanzó rápidamente cerca de 3900 reproducciones.
Al regresar a casa, después de las tres, hambreado, ví un letrero en la puerta de la casa: "me fui a comer con los jubilados. Ahí está tu comida en el horno". "¡Qué bien, yo insolándome en la plaza y los otros jubilados reuniendose a comer!" La verdad es que mi esposa se había ido a manifestar en la tarde. Así que nos dividimos el trabajo.
Llegó el día 23. Mi esposa quería ir muy guapa a la manifestación y se tomó su tiempo para arreglarse; yo, por mi parte, fui al cajero a consultar, hacia las diez 45 a.m. "Si ya me pagaron, para qué ir a hacer tanto argüende", pensé. Pero no. No sólo no me habían pagado, sino que por haberme comido un par de bolillos en Plaza Américas con los últimos cuatro pesos que me quedaban y las constantes consultas de saldo, mi cuenta aparecía con un saldo negativo de 29 pesos. Estábamos ya en el quicio de la puerta, cuando una llamada telefónica nos informó que la policía estaba desalojando violentamente a los manifestantes. Yo pensé "Duarte ya se robó nuestro dinero y nos quiere acallar por la fuerza. Esto se acabó" y me puse a redactar la demanda de amparo que publiqué días antes en este blog. El resto de la historia, ya lo saben: hacia las tres de la tarde fui por un estado de cuenta para ofrecerlo como prueba y apareció mi dinero.
Como ven, me cae gordo ir a manifestaciones, pero si es necesario, voy. Contrariamente a lo que dicen los corifeos de gobierno, no me dedico a estar en manifestaciones, como si no tuviera otras cosas que hacer. Y, en este año, he ido a tantas manifestaciones como en el resto de mis días. Y lo he hecho distrayendome de proyectos que verdaderamente me interesan, como es terminar mi Maestría o estrenar y promover mi ópera. Pienso que es una situación muy injusta, pues todos nosotros dimos nuestra juventud trabajando para un Estado que ahora nos traiciona y maltrata.







lunes, 28 de diciembre de 2015

Cesan a Javier Duarte

Ante el clamor popular y las constantes manifestaciones de todos los sectores que han ocurrido a lo largo de su sexenio; pero, en especial las más recientes de jubilados y pensionados del IPE, las bancadas de senadores y diputados del PRI se sumaron a los reclamos de sus correligionarios Ricardo Ahued Bardahuil y Héctor Yunes Landa y de manera unánime acordaron retirarle el fuero al Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa; quien, a su vez, manifestó "estar sumamente avergonzado" y admitió haber mentido a los medios de comunicación al acusar a los manifestantes del IPE diciendo que no protestaban, sino que hacían "actividades partidistas". Para reparar el daño, el ex-gobernador donó su cuantiosa fortuna a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a fin de que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos pudiese ofrecer un incremento real a los Salarios Mínimos, con idea de que ahora sí pudiesen satisfacer las necesidades prescritas por el Artículo 123 Constitucional, razón por la cual esta comisión corrigió el porcentaje de aumento previsto para el 2016 y éste será ahora del 30%  en todo el país...


Inocentes palomitas que se dejaron engañar, ja ja, hoy es 28 de diciembre.

domingo, 27 de diciembre de 2015

Estrés postraumático a causa de represión

Aún no puedo digerir lo ocurrido el 23 de diciembre de 2015 por la mañana, en la Plaza Lerdo de Xalapa, Veracruz. A esa hora, aún no se le pagaba su pensión y aguinaldo a las personas que se estaban manifestando en ese lugar, entre las cuales pudimos estar mi esposa, mi trabajadora doméstica y yo. Por un asunto sin importancia, se nos hizo tarde para llegar a la manifestación. Una llamada nos informó lo que estaba ocurriendo. Como ya dije en otra entrada, cambié la estrategia e inicié la redacción de una demanda de amparo. Que no interpuse, porque hacia las tres de la tarde apareció mi dinero. Es decir, las autoridades taparon el pozo después del niño ahogado.
El asunto es que a mediados de este año, en el periódico alcalorpolitico.com se había publicado una noticia que informaba que el Gobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa y algunos de sus colaboradores, estaban planeando no pagar el aguinaldo a los jubilados del IPE y congelar las pensiones, de modo que no subieran con los aumentos al salario mínimo; los cuales, ya de por sí, son miserables y notoriamente insuficientes.
Cuando era trabajador activo y hasta el año 2011, los pagos decembrinos se me entregaban entre el 14 y 17 de diciembre; como jubilado, se me daba todo el día 16 de diciembre. En el 2013 se me entregaron el día 20 de diciembre y el año pasado, por vez primera, el 23. Ahí me empecé a fijar en la organización COPIPEV, que defendía nuestros derechos mediante manifestaciones. Y, como hice notar en otra entrada de este blog, me pareció ver un camión lleno de granaderos que se dirigía a reprimirlos. Cosa que no ocurrió y mucha gente me llamó alarmista. Finalmente, encontré la manera de afiliarme a la COPIPEV.
Este año se caracterizó por los cada vez más frecuentes retrasos: a medio año hubo otro retraso de ocho días y medio, que nos llevó a manifestarnos, incluso bloqueando la entrada a la Secretaría de Finanzas y Planeación del Estado de Veracruz (la SEFIPLAN).
Hasta el día 15, estaba escribiendo un libro de armonía, para las clases online que imparto. Este proceso, me sirvió para darme cuenta de todas las cosas que tengo que decir en esa matería, pues fuí profesor de armonía durante ocho años y medio en tres facultades de música y danza. 20 años como profesor de Análisis Musical a nivel Licenciatura y 30 años de profesor de Historia de la Música. Más mi experiencia como compositor y todos los cursos de actualización que tomé a lo largo de mi vida profesional, los que incluyen varias maestrías.
El estar repasando la armonía tradicional, seguramente me recordó mis tiempos de estudiante y me nació una pasión por explorar de nuevo mi guitarra. Me puse el reto de mejorar mi velocidad en las escalas de Andrés Segovia. Iba bien. Hasta que surgió la necesidad de sumarme a los manifestantes; si bien me salvé de la macaneada, no he podido parar de estar denunciando los hechos ante la opinión púbica de las redes sociales. Quisiera tomar de nuevo mi guitarra, pero el estrés postraumático me gana. No es posible que estemos gobernados por esta clase de gente, ambiciosa, corrupta, mentirosa y violenta. No se vale. Por ello, me he sumado al clamor de la sociedad y les comparto estas dos peticiones, para que las firmen:

https://www.change.org/p/diputado-ricardo-ahued-bardahuil-diputado-alejandro-zairik-morante-diputado-federal-cuitl%C3%A1huac-garc%C3%ADa-destituyan-tambi%C3%A9n-a-falvino-rios-alvarado?recruiter=91358965&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink

y también ésta:
https://www.change.org/p/congreso-de-la-uni%C3%B3n-de-los-estados-unidos-mexicanos-c%C3%A1mara-de-senadores-de-los-estados-unidos-mexicanos-suprema-corte-de-justicia-de-la-naci%C3%B3n-corte-interamericana-de-derechos-humanos-destituci%C3%B3n-de-arturo-berm%C3%BAdez-zurita-y-javier-duarte-de-ochoa?recruiter=91358965&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink
 Para quien desée corroborar los hechos, vea este video:

https://www.facebook.com/TelenewsMEX/videos/1163385750346165/?theater

jueves, 24 de diciembre de 2015

Requisitos para hacer una demanda de amparo indirecto

Para empezar, hay dos amparos, el directo y el indirecto. Mucha gente no se anima a solicitar un amparo porque cree que hay que agotar todas las instancias dentro de la institución de la autoridad responsable y abusiva que los está agraviando. Esto es verdad únicamente en el caso del amparo directo, que es algo así como la última oportunidad para intentar que la justicia mexicana corrija su rumbo.En el caso del amparo indirecto no es necesario tramitar este largo y sinuoso camino, pues basta con el primer acto de autoridad a reclamar para acudir ante el juez federal. Para que un amparo indirecto proceda hay que tener presente varias cosas, entre las que destacan: Tiempos, pruebas, tipo de autoridad y acto reclamado. Y también ciertas formalidades de elaboración de la demanda y de desarrollo del juicio.
Por tiempos quise decir "plazos", cuya reglamentación se establece en el capítulo tercero de la Nueva Ley de Amparo. El artículo 17 de esta ley, establece que "el plazo para presentar la demanda de amparo es de quince días...". Y el artículo 18 ordena que "los plazos a que se refiere el artículo anterior se computarán a partir del día siguiente a aquél en que surta efectos... o a aquél en que haya tenido conocimiento o se ostente sabedor del acto reclamado o de su ejecución..."
Lo anterior lo estoy citando de manera resumida, para que cualquier persona no versada en la ciencia de las leyes entienda las partes más importantes y comprenda cuáles son sus derechos. Siempre hay que tener encuenta que "litigio" viene de la palabra latina litis, que significa pleito. La verdad es que hoy preferiría estar con mi familia haciendo las compras navideñas o ensayando con mi guitarra para amenizarles la Noche Buena. Pero la situación actual del Estado de Veracruz me obliga, casi contra mi voluntad, a tocar estos temas.
En todo litigio hay acciones y excepciones. Y hay actores. Esto no es tan sencillo de explicar. En general, la parte actora es la que hace la acusación. Aunque en Derecho Penal, el actor es quien comete el delito.
En el Juicio de Amparo no hay delincuentes, pero si "autoridades responsables". La contraparte de estas "autoridades responsables" podemos ser los ciudadanos como individuos, pero también como colectividades. La parte agraviada por las "autoridades responsables" son los quejosos; o, en singular, "el quejoso". Por supuesto, un personaje muy importante es el juez, el juez de amparo, quien es el que decide el resultado de la controversia.
Hay Jueces de Distrito, de Tribunales Unitarios, de Tribunales Colegiados y la Suprema Corte de la Nación.
También existe otro tipo de personaje, que es "el tercero interesado", que, en pocas palabras, es una persona que podría resultar dañada si la demanda de amparo se resuelve en favor del quejoso. Es, en resumen, la propia autoridad responsable o un aliado de ella. En el caso del Derecho Penal, es la víctima del delito cuando el que busca el amparo es el delincuente.
Una disposición muy interesante, como para el caso de los jubilados del IPE que fueron agredidos por dos cuerpos policiales gubernamentales, es el artículo 4, que dice "De manera excepcional, y sólo cuando exista urgencia atendiendo al interés social o al orden público, las Cámaras del Congreso de la Unión, a través de sus presidentes, o el ejecutivo Federal, por conducto de su Consejero Jurídico, podrán solicitar al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que un juicio de amparo, incuídos los recursos o procedimientos derivados de éste, se substancien y resuelvan de manera prioritaria, sin modificar de ningún modo los plazos previstos en la ley.
La urgencia en los términos de este artículo se justificará cuando:
I. Se trate de amparos promovidos para la defensa de grupos vulnerables ante la ley..."
Y aquí me detengo a hacer una reflexión: los jubilados y pensionados del Instituto de Pensiones del Estado de Veracruz (el IPE), cuando exigen el pago de sus pensiones y aguinaldos que fueron "desaparecidos" de manera unilateral y abusiva por una, dos o tres autoridades responsables (el Gobernador del Estado y/o el Secretario de Finanzas (SEFIPLAN) y/o el Director del IPE), obtienen como respuesta "no hay dinero". Y, peor aún, en los medios de comunicación los voceros gubernamentales mienten descaradamente y afirman que ya se pagaron esas prestaciones, y que los jubilados y pensionados se manifiestan "con fines diferentes a la defensa de sus derechos", para, a continuación, ordenar a la Fuerza Civil y a los granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública (la SSP) a desalojar violentamente a las personas que reclaman pacíficamente el pago de sus derechos, ¿no son un grupo vulnerable ante la ley?
Veamos, ninguno de los jubilados y pensionados tiene trabajo, porque se les engañó diciéndoles que se les daría un pago equivalente a su sueldo llamado "pensión", pago que se ganaron trabajado bastantes años, pero que en el presente desapareció porque "no hay dinero". Por lo general, trabajaron durante un mínimo de 30 años. Ese pago proviene de un fondo de ahorro integrado por cuotas que se les descontaron directamente de su sueldo cuando eran trabajadores activos, mas otro pago que su patrón hizo directamente al fondo del IPE, más otra cuota que aportó el gobierno. Por consiguiente, ese dinero les pertenece a ellos y nada más que a ellos. Pero lo administra el gobierno. Y mal.
El punto es que pensionados y jubilados es gente que ya no trabaja. Los que están en mejores condiciones, tienen las articulaciones gastadas y la vista cansada. Pero abundan los que tienen hipertensión o diabetes. Muchos están en silla de ruedas, tienen mal de Parkinson o les han amputado una extremidad, como el caso del pobre hombre que, parado en su única pierna y apoyado en sus muletas, enfrenta al grupo de granaderos que viene en su contra, armados con escudos, cascos, corazas, garrotes e instrumentos para aplicar descargas eléctricas.
Pero, aunque trabajaran, ya no tienen el vigor de la juventud, y lo harían en un entorno cada vez más competitivo y en una economía global cada vez más contraída, desastrosa y llena de asimetrías sociales. En otras palabras, si bien les va, tras de haber sido brillantes químicos, médicos, administradores, artistas, profesores, ahora tendrían que trabajar de "cerillos" (los que empacan la bolsa del mercado en los almacenes detallistas como Wal-Mart o Almacenes Chedrahui). Es obvio que estas tiendas, por más que han proliferado por todo el territorio del país, no tienen capacidad para contratar a 28000 "cerillos" de edad avanzada.
Por otra parte, en caso de que los manifestantes del IPE decidiesen repeler la agresión estatal con la violencia, la lucha sería muy desigual: los granaderos y la Fuerza Civil están protegidos legalmente "porque obedecen órdenes", en tanto que los manifestantes "estarían agrediendo a los agentes del orden"; repeler la violencia con la violencia pondría a los manifestantes en desventaja legal. No aplicaría "la defensa propia". Los gendarmes, por su parte, si en ese momento tuviesen un atisbo de honor, no podrían negarse a cumplir las órdenes de sus superiores sin hacerse acreedores a todo tipo de sanciones y castigos.  Pero, aún en el caso de que sí procediese la legítima defensa de los agraviados ¿Quien va a ganar el combate? ¿Una viejita de 80 años que tiene que sostenerse en una andadera o un hombre joven, investido con una armadura, botas, casco de tipo militar, granadas de gases lacrimógenos, largos garrotes e instrumentos para aplicar descargas eléctricas? Pero esto no es todo: seguramente la viejita no ha podido hacer ejercicio en 20 o 30 años, debido a su condición, en tanto que el granadero todas las semanas corre, levanta pesas y practica artes marciales. Los lunes se ejercita tras de rendirle honores a la bandera al son de la música que compuso el manifestante al cuál hoy está ansioso de macanear. Y no porque sea un mal compositor, pues la obra es excelente, ganadora de un concurso, sino por la simple corrupción e ineficiencia de la clase política que gobierna a nuestro país.
En conclusión, los jubilados y pensionados del IPE sí son un grupo vulnerable que puede acogerse a este artículo y aprovechar que hay diputados ¡Hasta del PRI y del PAN! que condenaron la agresión vergonzosa y brutal de la que fueron víctimas los manifestantes del IPE.
Sé que soy talmúdico y que hablo como Sheldom, el personaje de la serie televisiva de La teoría del Big-ban. Pero hagan un esfuerzo por seguirme. Aunque no me crean, estoy tratando de simplificar y ejemplificar lo que dice la ley, para que cada quien entienda sus derechos.
Vuelvo al tema de las acciones y excepciones y al de los plazos para interponer la demanda de amparo que están prescritos en el artículo 17. El plazo de 15 días (la ley no aclara si son "hábiles" o no, lo mejor es pensar que no lo son, para no quedar fuera del plazo), el plazo de 15 días tiene cuatro excepciones:
"I. Cuando se reclame una norma general autoaplicativa, o el procedimiento de extradicción, en que será de treinta días". En el caso de la Ley 287 para el IPE del Estado de Veracruz, miles de personas y organismos sindicales solicitamos el amparo contra esta ley, porque era "autoaplicativa" y la Suprema Corte de Justicia nos concedió la razón. ¿Qué significa que una ley sea "autoaplicativa"? En resumen, significa que tenga efectos perjudiciales contra alguien de manera retroactiva. Es decir, que afecte a personas que tenían un derecho antes de que esta ley entrara en vigor y la nueva ley lo cancelase. Pues esto violaría el primer párrafo del artículo 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que dice "A ninguna ley se dará efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna". Una ley que lo hace es "autoaplicativa" y, por tanto "inconstitucional". Porque afecta a un derecho humano y/o a una garantía individual.
Las otras excepciones:
"II. Cuando se reclame la sentencia definitiva condenatoria en un proceso penal, que imponga pena de prisión, podrá interponerse en un plazo de hasta ocho años". ¿Tiene interés para los jubilados y pensionados del IPE inconformes? Aparentemente no. Pero ¿Qué tal si se le fabrica un delito a uno o varios manifestantes que, por sus acciones de liderazgo son encarcelados de manera injusta, a base de calumnias? ¿Creen que un tirano no es capaz de hacer eso?
"III. Cuando el amparo se promueva contra actos que tengan o puedan tener por efecto privar total o parcialmente, en forma temporal o definitiva, de la propiedad, posesión o disfrute de sus derechos agrarios..." Aquí me detengo, pues mi enfoque está dirigido a gente como los jubilados y pensionados del IPE, que no somos campesinos; sin embargo, los campesinos tiene un plazo de siete años para hacer valer esta excepción.
"IV. Cuando el acto reclamado implique peligro de privación de la vida, ataques a la libertad personal fuera de procedimiento, incomunicación, deportación o expulsión, proscripción o destierro, desaparición forzada de persona o alguno de los prohibidos por el artículo 22 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos... en que podrá presentarse en cualquier tiempo".
La desaparición forzada es un delito que está de moda en nuestro país, así que ojo a la fracción IV de este artículo. Pero ¿Los 43 desaparecidos de Ayotzinapa cómo podrán hacer valer esta norma?
Otro artículo importante respecto a plazos es el 19: "Son días hábiles para la promoción, substanciación y resolución de los juicios de amparo todos los del año, con excepción de los sábados y domingos, uno de enero, cinco de febrero, veintiuno de marzo, uno y cinco de mayo, dieciséis de septiembre, doce de octubre, veinte de noviembre y veinticinco de diciembre..."
Nótese que los agentes de Duarte conocen los resquicios de la ley y saben cuando atacar: la noche del quince de septiembre hace unos años, ahora el 23 de diciembre, a fin de dificultar la defensa de los futuros quejosos.
Bueno, para no hacérselas cansada, paso a otro punto, la procedencia. Es decir, si la demanda "procede", el juez la analizará y resolverá el asunto. Si "no procede", la desechará de plano y no resolverá el asunto. Y nos dejará literalmente "desamparados". Así que mucho ojo a lo establecido por el artículo 61 de la ley de amparo, porque éste no procede contra adiciones o reformas a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, ni contra actos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (pero estos actos nos pueden ser favorables; y, en ese caso, la norma es una bendición), contra actos del Consejo de la Judicatura Federal, contra las resoluciones dictadas por el Tribunal Electoral del Poder Judicial (por estas razones tuvimos que ser gobernados por Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, porque la última batalla l aganaron ahí. Pero contra un mal gobernante está el juicio político, otro tipo de juicio), contra actos del Congreso de la Unión (es decir, diputados y senadores), contra resoluciones de los tribunales colegiados de circuíto (es decir, cierto tipo de jueces de amparo)... y  "XII. Contra actos que no afecten los intereses jurídicos o legítimos del quejoso... y contra normas generales que requieran de un acto de aplicación posterior al inicio de su vigencia".  Y (mucho ojo apáticos, "silenciosos"  o manifestantes desdeñosos de acudir a los tribunales) "XIV. Contra normas generales o actos consentidos tácitamente, entendiéndose por tales aquéllos contra los que no se promueva el juicio de amparo en los plazos previstos". Es decir, tanto peca el que mata a la vaca, como el que le detiene la pata. Richard Nixon se sentía muy apoyado por esa mayoría silenciosa que tácitamente apoyaba a la guerra de Vietnam. El que calla, otorga.
Hay que leer cuidadosamente la ley de amparo, en especial artículos como el anterior, que son densos y al final traen una información que vale oro; pero que, por cansancio natural, uno tiende a brincárselo y pasar a buscar cosas de aplicación aparentemente más urgente o inmediata. Hay que aplicarse, como cuando va uno a competir en una contienda deportiva.
Bueno, ya he hablado de muchas cosas, menos de lo que es el tema central de este ensayo, los requisitos para la demanda del amparo indirecto.
Así que: "REQUISITOS. TITULO SEGUNDO, DE LOS PROCEDIMIENTOS DE AMPARO, CAPITULO I, EL AMPARO INDIRECTO, SECCION PRIMERA, PROCEDENCIA Y DEMANDA".
Hay que aplicarse y entender muy bien lo dicho por los artículos 107 al 158. En el caso que estamos estudiando, me parece que es el artículo 107 fracción I incisos c, d, f y g los que pueden darle entrada a nuestra demanda, según el caso. También la fracción IV "Contra actos de tribunales judiciales, administrativos, agrarios o del trabajo realizados fuera de juicio o después de concluido". El IPE y SEFIPLAN son entidades administrativas y el retraso o la negativa de pago es algo hecho "fuera de juicio", en el amplio sentido de la palabra.
Ahora, lo importante es que la demanda de amparo indirecto cumpla con los requisitos establecidos por el artículo 108:
1. Nombre y domicilio del quejoso y del que promueve en su nombre (es decir, su abogado).
II. El nombre y domicilio del tercero interesado (si es que lo hay. Si no lo hay, hay que decir "no existe" o "no hay").
III. La autoridad o autoridades responsables. Aquí hay que tener cuidado, no sea que le tiremos la piedra a una autoridad inocente. Lo cual, en un momento dado, podría revertirse en contra nuestra, porque el afectado estaría en todo su derecho de reclamarnos y eso nos podría acarrear una sanción muy molesta y peligrosa. En el caso del IPE, si no tenemos pruebas de quien dió la orden de omitir o retrasar los pagos, ni de quien emitió la orden de macanear a los manifestantes, pues tendremos que hacer una lista de sospechosos, guiándonos por los organigramas de las instancias de gobierno más involucradas con la ejecución y omisión de los actos reclamados. En el caso del ejemplo que estamos estudiando, serían: "a) el Gobernador del Estado y/o b) el Secretario de SEFIPLAN y/o el Director del IPE" para el caso de la negativa o retraso en el pago de las pensiones. Para el caso de la represión, "a) el Gobernador del Estado y/o b) el Secretario de Seguridad Pública". Tal vez en ambos casos también podría señalarse al Secretario de Gobierno (el Secretario de Gobernación). Pero hay que meterse a leer los organigramas y las leyes orgánicas de cada institución para ver si estaban facultados para tomar tal o cual decisión. Me explico con un ejemplo burdo y notoriamente erróneo: si señalo como autoridad responsable al Director de Radio y Televisión de Veracruz (RTV), éste de inmediato me revirará diciendo que él es inocente "pues no son hechos propios ni de su ámbito de competencia". Y, como no voy a tener pruebas para demostrar que sí lo es, ahí ya "me hicieron un gol".
Muy importante es:
"IV. La norma general, acto u omisión que de cada autoridad se reclame". Esto, para no incurrir en el error que acabo de señalar. Muy diferente habría sido que el Director de RTV se hubiese tomado atribuciones que no le correspondiesen, armando un montaje televisivo con fines acusatorios fabricando pruebas con la intención de torcer la justicia. En ese caso sí procedería señalarlo como "autoridad responsable", cosa que, en este caso, no ha sucedido.
Sigue diciendo el artículo 108:
"V. Bajo protesta de decir verdad, los hechos o abstenciones que constituyen los antecedentes del acto recamado o que sirvan de fundamento a los conceptos de violación".  Aquí hay que exponer los hechos y abstenciones que nos perjudican, relacionandolos con los artículos de las leyes que nos protegen. En el caso de los pensionados y jubilados del IPE ¿Cuáles son esas normas? En primer lugar, los derechos humanos y garantías individuales que establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sobre todo sus primeros 38 artículos, con énfasis en los artículos 29, 14 y 16. Antes era suficiente invocar los artículos 14 y 16 y si se demostraba que estaban violados, automáticamente se concedía el amparo. Ahora, desde las reformas hechas durante la administración del Presidente Felipe Calderón, hay que iniciar invocando al artículo 29. Vayan a la liga http://info4.juridicas.unam.mx/ijure/fed/9/30.htm?s=, pues es muy extenso para citarlo aquí. Pero es el que define el concepto de "Derechos humanos" que antes no existía con ese nombre, porque se llamaba "Garantías individuales". Las garantías individuales son derechos humanos, pero con la torpe definición de la era de Calderón, ahora pueden no serlo, aunque lo siguen siendo; es decir, ahora hay que demostrar que un derecho humano, además de ser garantía individual, es un derecho humano. Segurmanete esta reforma se hizo para quedar bien con los gringos, que tiene juicios orales y de milagro no siguen practicando las ordalías. Nosotros somos "romanistas"; es decir, que cometemos las injusticias por escrito. Pero una mezcla de derecho anglosajón con el romanista, es casi como haber hecho un monstruo como los que producía el Doctor Viktor Frankenstein. En fin. Sigo con la ley de amparo y su artículo 108.
"VI. Los preceptos que, conforme al artículo 1 de esta Ley, contengan los derechos humanos y las garantías cuya violación se reclame;" ¿Ven? Se los dije. Ojo a los derechos humanos y a las garantías individuales. Por esta razón, si Usted no está preparado en materia de leyes, no se lance sin ayuda profesional, acuda al abogado de su confianza.
La fracción VII creo que no atañe al ejemplo que estamos estudiando, de modo que lo omito.
Finalemente, y muy importante:
"VIII. Los conceptos de violación". Es decir, las razones por las cuales nos sentimos agraviados por la autoridad responsable. Hay que decir porqué nos sentimos agraviados e invocar los artículos de las leyes que en nuestra opinión han sido vulnerados por la autoridad responsable, tanto los de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, como los de las conctituciones locales y las leyes y reglamentos de la institución dirigida por la autoridad responsable. En el caso del IPE, las leyes 5, 20 y 287, según el caso.
Muy importante es llevar tantas copias como autoridades responsables estemos señalando, más una para el juez de amparo y otra para nuesto acuse de recibo. Y dinero para fotocopiar otra en caso de que nos falte una. En nuestro ejemplo, si estamos demandando a tres autoridades responsables, necesitamos al menos cinco copias: una para el juez de amparo; otra, para nuestro acuse de recibo y tres más, porque son tres las autoridades señaladas como responsables.
Y, mucho ojo, nuestras identificaciones tienen que tener copias certificadas ante notario. En general, cuantos más documentos originales sellados por autoridad o copias certificadas ante notario tengamos, es lo mejor para nuestra defensa. De lo contrario, el juez de amparo puede decir "que como no ofrecimos la prueba idónea, no tenemos personalidad jurídica y, por consiguiente, el juicio se sobresee" o "No pudo probar su acción". Y si el juicio se sobresee, la autoriad responsable salvó el pellejo, porque el juez de amparo no resolverá la cuestión de fondo. En fin, hay que asesorarse, pero también darle una leída a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a la Ley de Amparo vigente, a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación y a las leyes orgánicas de las instancias de gobierno dirigidas por las autoridades responsables. Es una chinga y no es justo que a los ciudadanos honrados nos sometan a batallas legales tan difíciles, pero el que calla otorga. Como dijo Pancho Villa "más vale morir de pie que vivir toda una vida de rodillas". O, como dice el refrán popular, "el que es buey, hasta la coyunda lame". No hay que ser agachones, hay que luchar. Los derechos no se imploran, se conquistan. Lo más injusto del caso de los jubilados del IPE, es que se trata de personas que trabajaron toda su vida productiva y a lo largo de este proceso, tarde o temprano tuvieron que luchar por sus derechos. Y, ahora que ya deberían estar en paz, de nuevo tendrán que enfrentar una dura lucha legal. No se vale.




miércoles, 23 de diciembre de 2015

Ya me pagaron, pero...

Ya me pagaron. Pero me enteré cuando fuí al banco, no a ver si ya me habían pagado, sino a solicitar un estado de cuenta, para añadirlo como prueba en un amparo urgente, cuya demanda anexo a la presente. Qué curioso, apliqué la Ley Morphy en sentido inverso, sin darme cuenta. Pues ahora, en vez de estar deseando que ya me hubiese llegado el dinero, estaba deseando que no, para correr al Juzgado de Distrito y denunciar a las autoridades responsables, al tenor de la siguiente demanda:


C. JUEZ DE DISTRITO EN XALAPA VERACRUZ.

El que ésta suscribe, Francisco Santiago Emilio González Christen, con domicilio legal para recibir toda clase de notificaciones en Cráter número 47, Fraccionamiento Lomas del Tejar, Profesor de Música Jubilado, de 63 años de edad, mexicano por nacimiento, originario de Hermosillo, Sonora, estado civil casado, jubilado con número de afiliación al Instituto de Pensiones del Estado de Veracruz (en lo sucesivo, el IPE) 22594, solicito URGENTEMENTE la protección de la Justicia Federal contra actos y omisiones de las siguientes autoridades responsables:

a)    Javier Duarte de Ochoa, Gobernador del Estado de Veracruz y/o
b)   Antonio Gómez Pelegrín, Secretario de Finanzas y Planeación del Estado de Veracruz y/o
c)    Armando Adriano Fabre, Director General de Instituto de Pensiones del Estado de Veracruz (IPE).


ACTOS RECLAMADOS:

a)    La omisión en el pago oportuno de mi pensión correspondiente al mes de diciembre de 2015.
b)   La omisión en el pago oportuno de mi aguinaldo correspondiente al año 2015
c)    La orden de desalojar violentamente (con descargas eléctricas) a los pensionados y jubilados que nos manifestamos en contra de las omisiones en el pago de nuestras pensiones, aguinaldos y pagos retroactivos pendientes.

PRUEBAS:

Para demostrar mi personalidad jurídica:

a)    Mi credencial del Instituto Nacional Electoral (INE)
b)   Mi credencial del Instituto de Pensiones del Estado (IPE) (Certificada ante un notario público)

Para demostrar la falta de pago:

a)    Diversos comprobantes de saldos obtenidos en el cajero automático de varias sucursales del banco BBVA-Bancomer.
b)   Estado de cuenta con CLABE bancaria expedido por la sección de Servicios al Cliente de una sucursal bancaria del BBVA-Bancomer.
c)    Para demostrar el abuso de autoridad, la prepotencia y la violencia de carácter fascista del Gobernador Javier Duarte de Ochoa, anexo una impresión en blanco y negro del reportaje del periódico virtual alcalorpolitico.com. La liga para acceder a esta noticia es: http://www.alcalorpolitico.com/informacion/granaderos-quitan-a-empujones-a-pensionados-de-la-calle-enriquez-188973.html#.VnrsdlL7rTM
d)   Notificación de depósito emitida por el IPE donde se prueba que el pago de mi pensión y aguinaldo se hizo en fecha del 16 de diciembre del 2009.
e)    Notificación de depósito emitida por el IPE donde se prueba que el pago de mi pensión y aguinaldo se hizo en fecha del 16 de diciembre del 2010.
f)     Notificación de depósito emitida por el IPE donde se prueba que el pago de mi pensión y aguinaldo se hizo en fecha del 16 de diciembre del 2011.
g)    Notificación de depósito emitida por el IPE donde se prueba que el pago de mi pensión y aguinaldo se hizo en fecha del 20 de diciembre del 2013, ésta ya con un inexplicable retraso.

HECHOS

I.- El gobierno de Javier Duarte de Ochoa se ha caracterizado por constantes intentos de modificar las leyes  veracruzanas pasando por encima de la Constitución Política de los Estados Unidos mexicanos, como es el caso de la ley 287  para el Instituto de Pensiones del Estado, misma que fue sujeto de una lluvia de solicitudes de amparo hasta que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó modificar y/o derogar varios de sus artículos.
II.- En el año 2013, el pago de mi pensión se retrasó cuatro días, de manera arbitraria.
III.- En este año, no he recibido ni mi pensión ni mi aguinaldo, al menos hasta las 10:45 en que pasé a consultar a mi banco, el BBVA-Bancomer.
IV.- Por la razón expuesta en el numeral III en este capítulo de hechos, me disponía a unirme a las protestas de mis compañeros jubilados y pensionados inconformes porque a ellos también no se les ha pagado oportunamente.
V.- Una llamada anónima me previno de no asistir a la manifestación, porque la Fuerza Civil estaba desalojando violentamente a los manifestantes. En especial, se me informó que los gendarmes atacaron a una mujer de edad avanzada con un artefacto que produce descargas eléctricas. Noticia que confirmé al visitar al periódico virtual alcalorpolitico.com.

SOSPECHAS Y PRESUNCIONES LEGALES

Sospecho que el Instituto de Pensiones del Estado ha sido indebidamente saqueado por las autoridades responsables que cito en esta demanda o que se han desviado los fondos de este instituto para fines diferentes a los previstos por las leyes 5, 20 y 287 del IPE, que prohíben expresamente tales desvíos o saqueos.
Sospecho también que el señor Javier Duarte de Ochoa, egresado de escuelas españolas, es un fascista, pues el mismo se declaró admirador de Francisco Franco el día que tomó posesión como gobernador del Estado de Veracruz.
Sospecho que, en una combinación de ideología fascista y falta de honradez, estas autoridades han llevado indebidamente al Instituto de Pensiones del Estado de Veracruz (IPE) a un grave quebranto económico y que por esa razón, no sólo no nos pagan, sino que se les han acabado los argumentos y por esta razón hacen uso de la fuerza pública para lograr sus ilegales propósitos.


PETICIONES

A Usted, Señor Juez, con todo el respeto que su investidura merece, pido atentamente que:

a)    Ordene a las autoridades responsables a pagarme INMEDIATAMENTE mi pensión del mes de diciembre del año 2015 y mi aguinaldo correspondiente al año 2015 y el pago de cualquier otro asunto pendiente que pudiese escaparse a mi memoria.
b)   Que todas las autoridades responsables rindan un informe justificado de sus acciones y omisiones
c)    Que, en caso de haber yo omitido alguna prueba o haber cometido algún error, se me informe oportunamente, a fin de subsanarlos, como lo establece la ley de amparo a favor de los ciudadanos.
d)   Que las autoridades responsables se comprometan ante la Justicia Federal a no incurrir en nuevos retrasos y omisiones.


PROTESTO LO NECESARIO
Xalapa, Veracruz, a 23 de diciembre de 2015




MAESTRO FRANCISCO SANTIAGO EMILIO GONZÁLEZ CHRISTEN


Gracias a Dios que ya me pagaron y que me retrasé en ir a la manifestación de hoy en la Plaza Lerdo, pues me salvé de ser macaneado, junto con mi esposa. 
PD Les obsequio este formato de demanda, sencillito, pero pensado para mí. Si no me hubiesen pagado, ya estaría en los tribunales. Cada quien lo puede adaptar a su caso, de preferencia con algún amigo o familiar que sea un abogado confiable, para que lo perfeccione, pues yo soy humano y me puedo equivocar. Y ya no se esperen tanto tiempo para solicitar su amparo: háganlo en cuanto se detecte la omisión o el incumplimiento, pues las acciones legales prescriben, en vez de estar arriesgando su integridad física con tantas manifestaciones.  En este caso, teníamos quince días naturales para exigir el pago de nuestros derechos. Tal vez para el siete de enero sea demasiado tarde. 
Las manifestaciones son importantes para que el mundo se entere qué clase de gobernantes tenemos y en el caso de Veracruz, ya ha quedado claro qué clase de gobernante es Javier Duarte de Ochoa. Por eso hay que solicitar la protección de la Justicia Federal.


P.D. Una demanda de amparo también debe tener un capítulo de agravios, es decir, la lista de los Derechos Humanos y Garantías Individuales violados.
Como este documento era un borrador, olvidé ponerlos. La misma Ley de Amparo dice qué requisitos debe tener una demanda de amparo.
Lo único que no puede reparar el Juez de Amparo, es el daño psicológico, el estrés postraumático que estas acciones de bullying estatal nos generan. Pero ya es algo lograr que las suspendan.










Aún no me han pagado

Fuí al cajero automático, hoy 23 de diciembre a las 10:44, nada más para corroborar el regalo de Navidad que Duarte y Pelegrín me han hecho: en mi cuenta hay un saldo negativo de veintinueve pesos con veintiocho centavos; es decir, los ochenta centavos que me quedaban, debido a las constantes visitas al cajero para checar mi saldo, se han convertido en un saldo negativo.
Para mí no importa si hoy me depositan lo que me deben en cualquier momento: en unos minutos saldré a manifestarme otra vez; y, el día de las elecciones, votaré por los candidatos de MORENA. Ése será mi regalo de Navidad para Duarte y sus partidos políticos. Es un regalo que les llegará tardíamente, como también le llegará a mis padres el suyo, que tendré que enviarselos pasada la Navidad y probablemente el Año Nuevo. Mis padres ya rondan los 90 años y quería pasar la Noche Buena y la Navidad con ellos, pues viven en otra ciudad. ¿Dramatizo? ¡Sí, porque no me parece justo! Agradezco a todas las personas que nos han manifestado públicamente su apoyo moral a todos los pensionados y jubilados en lucha y a quienes de manera individual me lo han ofrecido de manera económica. Gracias.

martes, 22 de diciembre de 2015

Valentía contra corrupción

Apenas ahora empezaron a pagarle a algunos compañeros del Instituto de Pensiones del Estado (el IPE), con gran retraso y eso gracias a los bloqueos que se hicieron en la carretera México-Veracruz y en la calle Enriquez, en la Plaza Lerdo. Sobre todo los compañeros que estuvieron en la carretera tuvieron que soportar una gran presión de  automovilistas, transportistas, motociclistas y agentes de la asimetría social (no los puedo llamar "agentes del orden" en este contexto). Mi pregunta es ¿Qué le pasa a Duarte y a sus funcionarios? ¿Porqué están encaprichados en hacernos daño? ¿No se dan cuenta de que, además de quedar como traidores, prepotentes y ladrones ya le quitaron por lo menos 28000 votos a su partido en las próximas elecciones. Son 28000 que fácil se pueden convertir en 100000.
Además, creen que la ciudadanía es tonta: se la pasan declarando que ya depositaron el dinero y lo están "dispersando", pero éste no llega a nuestras tarjetas bancarias. La tecnología moderna permite hacer las cosas más rápido. ¿O no? El caso es que cada vez son más frecuentes los retrasos en el pago de las pensionas y cada vez más el número de los agraviados; y, por consiguiente, de los nuevos miembros de la COPIPEV y otras organizaciones para defender nuestros derechos.
Agradezco todas las muestras de apoyo que diversas personas me han ofrecido, apoyo que va desde palabras de aliento hasta apoyo económico.
Porque trabajar a estas alturas del partido con la economía veracruzana hecha un desastre, es misión imposible: no hay pequeña o mediana empresa que prospere.
Los compañeros de lucha dicen "prepárense, que ésta va a ser una guerra muy larga" ¿Qué clase de gobernantes tenemos que, en vez de servir al pueblo, son adversarios formidables contra los cuales hay que hacer un gran esfuerzo, porque ellos no descansan en afectar nuestros derechos?
Beltrones tendrá que hacer algo, pues es muy probable que el PRI pierda el Estado de Veracruz en las próximas elecciones. El asunto del IPE es en todas las ciudades importantes de nuestro Estado: Papantla, Pza Rica, Tuxpan, Orizaba, Córdoba, Xalapa, Veracruz, Boca del Rio, Coatzacoalcos.

Malos manejos en el IPE

Ayer se confirmaron las sospechas de jubilados, pensionados y analistas de que el Instituto de Pensiones del Estado de Veracruz (el IPE) no pagaría las pensiones a las que está legalmente obligado, ni mucho menos aguinaldos y adeudos retroactivos. Hay personas que ni siquiera han cobrado la pensión del mes de noviembre.
Este quebranto del IPE es artificial, porque es una institución que cuenta con hoteles, restaurantes, cines y con la industria de los préstamos. Es la institución de Seguridad Social mexicana mejor financiada. El asunto es que en Veracruz se aproxima un periodo de votaciones importante: entre otros, se elegirá a un nuevo gobernador, a un gobernador pelele que durante dos años tapará las rapacerías del actual a fin de que los delitos prescriban, como en el caso de otro ex-gobernador, pero ahora sin pisar la cárcel. Y aunque las tres leyes del IPE que están vigentes prohiben el desvío de recursos para tales fines, la verdad es que una y otra vez se ha jineteado el dinero del IPE para tales propósitos. El problema es que en el año 2000 el PRI perdió las elecciones presidenciales y ese dinero se perdió para siempre, pues ganó el PAN. Y, por otra parte, los gobiernos del PAN empeoraron la situación de los mexicanos en general, dejando crecer al narcotráfico y, posteriormente, desatando una guerra de baja intensidad pero con un costo de más de 100 000 muertos. Sin contar los desaparecidos, a los lesionados y a los que perdieron bienes inmuebles en las balaceras.
El problema es que las víctimas de este saqueo no acertamos a encontrar el camino para enfrentar al monstruoso leviatán (alimentado con nuestro dinero) que promete dejarnos en la miseria. Hoy, los periódicos locales callaron. No dijeron absolutamente nada de nuestra manifestación, la que duró varias horas. En días pasados, si bien publicaron la noticia, también publicaron en la columna de al lado que el gobierno ya había pagado nuestras pensiones y aguinaldos y que nuestras manifestaciones "persiguen propósitos diferentes a la defensa de nuestros derechos".
Poco antes, publicaron que el Gobierno del Estado de Veracruz había recibido varios miles de millones de pesos para cumplir con el pago de sus obligaciones, incluidas las pensiones, aguinaldos y retroactivos que los jubilados y pensionados del IPE estamos reclamando. Nuestras tarjetas bancarias permanecen sin registrar la llegada de este dinero. A los que cobran por cheque les han rebotado el documento "por falta de fondos". Esto es un delito, se llama fraude. Y aquí es donde mis compañeros no atinan o no se atreven a intentar otro medio de defensa. Si se ha cometido un delito, hay que denunciarlo. Si los agraviados han sido muchos, también se ha hecho una gran ofensa a la sociedad y perseguir este delito tiene mayor interés. Claro está, mis compañeros de lucha temen a la corrupción de los tribunales y prefieren quedarse expuestos ante la inclemencia de los elementos bloqueando calles, y haciéndose acreedores a las maldiciones de los automovilistas que no tienen vela en el entierro.
Otra línea de defensa es el amparo ante un juez federal. No acuden al amparo por ignorancia o por temor, pues creen que hay que pasar por una larga secuela de denuncias a nivel estatal, donde piensan que los acechan muchos lacayos de la actual administración (y tal vez no se equivocan, pero no se puede hacer tabla rasa de todos los servidores públicos; pues, aunque parezca increíble, entre ellos hay gente honrada). No saben que el amparo indirecto se puede solicitar sin tener que transitar ese largo y sinuoso camino; en cambio, hay quien propone tomar plazas comerciales y casetas de cobro en las carreteras. Lo cual me parece que es hacerle el juego al gobierno: en vez de defenderse en los tribunales con las armas de la ley y de manifestarse públicamente dentro de la sensatez, se propone ir a afectar terceros y a cometer delitos; y a hacerlo fuera de la ciudad, para que seamos fácil presa de sicarios como los de Ayotzinapa o que se nos finquen delitos y así poder proceder legalmente en nuestra contra y acabar de una buena vez por todas con nuestro proyecto de vida. Y así quedarse con nuestras pensiones y nuestro patrimonio. De una vez fijo mi posición: yo no iré a tomar carreteras ni plazas comerciales. Si es preciso, me defenderé solo ante los tribunales.
Otra estrategia a la que le apuesta el mal gobierno, es a que la gente se desgaste en manifestaciones inútiles, protestas que no le hacen ni cosquillas. Y a que los protestones se malquisten con el resto de la ciudadanía por bloquear las calles. A que pase el tiempo con estas protestas sin mediar demanda de por medio ante los tribunales y los órganos de fiscalización; para, al final de su periodo, rendir cuentas: "nadie interpuso demanda alguna, no hay delito a perseguir" o "sí lo hubo, pero la demanda entró a destiempo y ya prescribió por falta de acción, así que ya no hay delito a perseguir". Porque las acciones legales que no se ejercen a tiempo, pierden validez. Como fue el caso del ex-gobernador Dante Delgado: después de dos años en prisión, salió, no porque fuera declarado inocente, sino porque los delitos que le imputaron se ejercieron a destiempo y la acción penal había caducado.

lunes, 21 de diciembre de 2015

El IPE y la burra al trigo una vez más

Cuando éramos trabajadores en activo, se nos pagaba el mes de diciembre, el aguinaldo y otras prestaciones, los días 14, 15 y 16 de diciembre. Cuando mucho hasta el 17. Pero ahora que somos jubilados o pensionados del Instituto de Pensiones del Estado de Veracruz (por sus siglas, el IPE), llegó el día 18  y pese a la manifestación de protesta que hicieron mis compañeros de lucha (de la cual me enteré de manera tardía), pasaron los días; y, hasta el día de ayer, no nos habían pagado. Supongo que el día de hoy tampoco, pues me llegó un comunicado de un amigo "que de buena fuente" me dijo "que no me desesperara, que mi pago llegaría el lunes 21, después de las 14 horas".
Sacando cuentas, la Secretaría de Finanzas y Planeación del Estado de Veracruz (la SEFIPLAN) o no sé qué organismo o funcionario, planearon jodernos las posadas; y, hasta el momento, ya han logrado un 40% de avance en el logro de tan nefasto plan: cinco días de ocho, con la amenaza de que sean cinco días y medio; y, con suerte, la Navidad, el Año Nuevo y Los Reyes.
No somos nada más 28000 pensionados y jubilados los que dejaremos de acudir a los restaurantes, a los hoteles, a las tiendas departamentales, a los talleres mecánicos, a los autobuses foráneos, a las gasolineras, a las casetas de cobro en las carreteras y demás servicios relacionados con el turismo y las festividades decembrinas: también lo harán las personas que dependen de nosotros o las personas que se tienen que hacer cargo de nosotros. Eso afectará a la economía global, generando pérdidas económicas que se convertirán en despidos, los cuales generarán nuevas pérdidas económicas que a su vez generarán más despidos. Mientras, el PRI se prepara para arrasar con la oposición en las próximas votaciones, aunque ni falta le hace, pues aunque la gente no acuda a las urnas a votar, de todas maneras ganarán, pues así están diseñadas las leyes electorales mexicanas.
Desde hace años corre el rumor de que el IPE ha sido la caja chica de los gobernadores, pese a que las leyes 5, 20 y la nefasta Ley Duarte tienen artículos que prohíben que los gobernadores o algún otro funcionario dispongan de los recursos para fines diferentes a los que prescriben estas leyes, que son el pago a jubilados y pensionados. Es especialmente difundido el rumor que dice que se desvía para fines electorales; pues una vez ganada la elección, el candidato del PRI, quien normalmente era el vencedor, devolvía el dinero. El problema fue cuando Labastida perdió las elecciones presidenciales en el 2000 y Fox, el ganador, no hizo nada para mejorar el rumbo del país. Desde entonces, los rumores dicen que hay un gran quebranto, que las arcas del IPE están vacías y que los pagos los están haciendo con dinero prestado, el cual cada día se tardan más en conseguir.
Otros rumores dicen que este dinero se ha desviado para infinidad de asuntos diferentes a los prescritos por ley, o que los están "jineteando". Jinetear significa depositar el dinero ajeno en un banco o jugar en la bolsa, a fin de cobrar los intereses y quedarse con este plus, pues el aguinaldo superior a los $400000 pesos mexicanos no les alcanza. Son muy católicos, pero no creen que el pecado de la codicia (avaricia) sea un pecado grave.
Por lo pronto, jubilados y pensionados, quienes ya se han tenido que manifestar el día 30 de noviembre y el 18 de diciembre, se verán en la penosa necesidad de manifestarse otra vez hoy, a las once de la mañana en punto, pues la promesa es que empezarán a pagar después de las 14 horas. Promesa emitida por una voz que ya no tiene credibilidad pero que ojalá y ahora sí diga la verdad. Que dios nos agarre confesados.