Translate

Páginas vistas en total

jueves, 31 de enero de 2013

Diplomado en creación de documentales.

Martín Balestrini, a quien conocí en la Luis Buñuel, impartirá un diplomado en creación de documentales. Les paso la convocatoria.

























4 meses experimentando, practicando y aplicando el proceso de elaboración de un film documental.

Un creador de documentales es aquel que despliega su poder creativo, su voluntad y su intelecto para engendrar una idea, un temática o un conflicto y transformarlo en un proyecto de cortometraje o largometraje documental.
Esta absolutamente involucrado en los procesos de investigación; preproducción, producción, postproducción y promoción del film documental.
Posee la capacidad de llevar a cabo las innumerables tareas que intervienen en este proceso de creación:
Plasmar en un guión la idea general del futuro film; preparar una carpeta de producción imprescindible para poder materializar el proyecto y comunicarlo a su equipo técnico, a sus posibles clientes; productoras, concursos, festivales, televisoras, distribuidoras.
A la hora de dirigir la filmación de un proyecto, gracias a sus capacidades técnicas adquiridas en su periodo de práctica, puede asumir paralelamente al rol de director, varios roles de un equipo de producción. Puede ser el camarógrafo o el iluminador; puede llevar el mismo la producción si el proyecto es independiente; incluso tener el control sobre el trabajo con el sonido.
Cuando la película esta en el proceso de postproducción, el realizador hace su propio montaje operando el mismo el sistema de edición de su preferencia. De esta manera puede funcionar como editor y montador de su película, haciendo un primer corte, un teaser, un demo para enseñar a sus clientes o incluso producir la copia final.
Una vez finalizada la copia lista para proyectar, el realizador ya sabe como y donde insertar su película; los principales medios de posible promoción, comercialización y distribución.

page3image12880
Fundamentos del cine documental
Escuelas, Corrientes y cineastas clásicos a través de la historia. Dziga Vertov, Robert J. Flaherty,John Grierson,Joris ivens,
jean rouch,
Richard Leacock,etc.
Lenguaje cinematografico aplicado al documental.

Bibliografia de cine en archivos digitales.
Preproducción
El origen del proceso: Idea- investigación-dispositivo-sinopsis El guion imaginario, el guion hipotético, el guion documental. Confección de la Carpeta de de producción.
Producción
Estrategias de rodaje acorde al tipo de proyecto. Funciones de un equipo de producción:
Productor, director, Camarógrafo, Fotógrafo y Sonidista.

Postproducción
Montaje en papel, transcripción de entrevistas, diseño de la estructura. Creación de la voz de narración
Montaje y edición documental.
Postproducción sonora

Creación de un tráiler del proyecto terminado.
Estrategias de promoción y comercialización.
Proyectos exitosos a través de plataformas Crowdfunding.

Proyectos y ejercicios del diplomado.
  • Elaboración de carpetas de producción.
  • 1 Proyecto documental final.
  • 3 cortos documentales bajo diferentes enfoques: historia de vida de un
    personaje; un acontecimiento o situación concreta; un viaje interior o
    exterior.
  • Ejercicios de realización: la entrevista, documentar un proceso o un
    evento; manejo de Cámara, sonido directo y fotografía para
    documentales.
  • Aprendizaje y aplicación de programas de edición y postproducción.
  • Creación de un Tráiler para el proyecto documental final. 

lunes, 21 de enero de 2013

Descanse en paz Marcel Sisiniega

Lamentablemente, al leer el ejemplar de hoy del Diario Az, me enteré que el notable cineasta y ajedrecista mexicano Marcel Sisniega, falleció el sábado 19 de enero de 2013, a la edad de 53 años.  Es increíble que Marcel, de complexión casi atlética, haya fallecido de un infarto cardíaco. Pero hay vidas breves que transcurren con una gran intensidad y dejan una huella profunda de su paso por esta vida: Mahler y Beethoven, en el terreno de la música, murieron a los 51 y 57, respectivamente. Ante todo, quiero externar mis más sinceras condolencias a la familia de Marcel, a quienes no tengo el gusto de conocer personalmente.    A Marcel sí lo conocí y siempre he sentido un profundo respeto y admiración por su inteligencia, rigor y honestidad intelectual, así como por sus logros y su capacidad de trabajo, misma que con toda seguridad le cobró la factura.
La primera vez que entré en contacto con él fue en una exhibición de simultáneas de ajedrez donde Marcel era el simultaneador y yo uno de los jugadores que lo enfrentábamos del otro lado del tablero. Tuve la satisfacción de ser uno de los que más tardó ser vencido, en un angustioso final de peón contra peón, donde, por un sutil tiempo de ventaja él coronó cuando yo estaba a punto de hacer lo mismo. Y me ganó. Al terminar nuestra partida, me felicitó, me estrechó la mano deportívamente y me dijo:
-No juegas tan mal.
La partida aún la conservo, por si algún aficionado al ajedrez desea conocerla.
A Marcel Sisniega yo lo estudiaba, pensando que algún día lo volvería a enfrentar. Incluso publiqué en el Diario de Xalapa una partida de él jugada en la Habana, donde realicé un análisis apoyado por alguna versión del programa de ajedrez "Fritz", no recuerdo si la versión 8 o la 11. Esto, en razón de que era el Campeón Nacional de México y el primer Gran Maestro de Ajedrez mexicano que ganó esa distinción en vida. Fue el segundo compatriota que la obtuvo, pues es del dominio público que el primer GM mexicano ha sido el inmortal Carlos Torre; sin embargo, el maestro yucateco la obtuvo post-mortem. Gran alegría me dio saber que Marcel trasladó su residencia a Xalapa, donde fundó y dirigió hasta sus últimos días la escuela de cine Luis Buñuel. Incluso me inscribí en un diplomado con la secreta intención de convencerlo que jugara una partida de ajedrez conmigo en la hora del recreo, o a través del internet. Marcel sólamente se rió amablemente de mis pretensiones y declinó la oferta: estaba muy liado con el cine y el ajedrez, llevado al nivel que él había alcanzado, era muy demandante. No se puede atender a dos amos al mismo tiempo. Otra de mis secretas intenciones era convencerlo de que llevara a la pantalla una de mis cibernovelas o la ópera "Tropical". En lugar de eso, Marcel me enseñó a hacer cine, en un diplomado que duró nueve meses. Tuve la fortuna de ser su alumno de Dirección de Cine. Fue un proceso muy aleccionador ver cómo una mente ajedrecística del más alto nivel analizaba películas o el fenómeno cinematográfico. Además, su escuela ya contaba con muy buenos maestros en otras disciplinas, como José Manuel Ramírez en fotografía, Gisel Amezcua en guionismo, Jorge Ortíz en dirección de actores, por citar algunos.
Otra de las ventajas de haber pertenecido dicha escuela es que ahí tuve acceso a su película Libre de culpas, la cual es muy difícil de conseguir acá en Xalapa. Me prestaron un ejemplar y pude disfrutarla largamente. En cambio, Una de dos pude adquirirla en el Mix-up de Plaza Américas, acá en Xalapa. Me falta ver La Cruda de Cornelio, En las arenas negras, Fandango, El baile de la iguana, Luces artificiales y A través del silencio. Según la nota del Diario Az, Marcel tiene todavía más producciones.
Recuerdo que, al final de los ochenta o principios de los noventas del siglo pasado, yo estaba inmerso en el ajedrez de competencia y necesitaba prepararme dedicando largas horas al estudio del "deporte ciencia". Uno de mis principales distractores era el cine: teníamos una reproductora de videos VHS y, mi esposa, cuando quería tenerme a su lado en vez de permitirme que estuviera encerrado resolviendo complicados problemas de ajedrez, ponía la trilogía de El padrino de Francis Ford Coppola o alguna otra película igualmente incitante. Y yo sucumbía. Olvidaba al ajedrez a causa del cine. Esto ocurría antes de saber que Marcel cambiaría al ajedrez por el cine. Ahora, con el aguinaldo, aproveché para comprar un reproductor de blue-ray y la trilogía de El padrino. Justamente anoche nos dimos un tiempo para ver la primera película. Al final, sin saber aún de la muerte de mi estimado amigo, estaba pensando que, la próxima vez que lo viera, le iba a decir
-Yo también cambié al ajedrez por el cine.
Es verdad. De septiembre de 2011 a junio de 2012 dejé de asistir a torneos de ajedrez. Incluso dejé estudiarlo, limitándome a jugar partidas por internet, del tipo postal. No sólo por el temor a la guerra contra el crimen organizado del ex presidente calderón (el periodista Rafael Loret de Mola insiste en que se debe escribir con minúscula), sino por lo demandante y excitante que era iniciarme como cineasta. Fruto de dicho proceso es mi adaptación de Dinosaurio de Augusto Monterroso, cine minuto que también publiqué en este blog en la entrada del día 8 de abril de 2012, minicortometraje que resultó ser premonitorio. Enojado como estaba por la situación inaceptable de violencia que vivía el país durante el sexenio calderonista, sentí una cierta empatía con las campañas de dos príístas que la denunciaban, uno de ellos se postuló con éxito para diputado y, el otro era el mismísimo Enrique Peña Nieto quien en su discurso decía:
-Es inaceptable la situación de violencia ... que vive México.
Contra lo que muchos me han criticado, yo estaba de acuerdo con él y quise ayudarle un poco. Esta especie de mini thriller se gestó con ese ánimo: lo urgente era sacar al PAN de Los Pinos y, si alguien podía hacerlo, era el PRI. El dinosaurio que aparece ahí, sin duda representa al PRI, porque así lo conocemos todos, debido a su antigüedad y tamaño. Pero es un dinosaurio de juguete que no asusta. Sin embargo, el final del corto si genera una gran tensión. E ilustra con un subtexto político al microcuento de Monterroso "Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba ahí". De no haber sabido todo el lenguaje cinematográfico que adquirí en la Luis Buñuel, el resultado habría sido distinto y con mucha menor calidad. Aunque es un trabajo escolar y es perfectible, estoy contento con el resultado obtenido. Uno de los cineastas que me influyó fue David Lynch, personaje en el que me empecé a fijar gracias a las clases en la Buñuel. Ahí supe el nombre de muchos cineastas de gran valor y ver sus películas o reencontrarme con clásicos del cine pero analizarlos con una visión crítica y analítica. No me atreví a inscribirme a su Licenciatura en Cine, que ya cuenta con el REVOE, a causa de mi edad. Sí estaba planeando tomar de nuevo el diplomado sabatino en caso de no encontrar otra actividad en la cual seguirme desarrollando. Sin Marcel Sisniega, ya no será igual. Descanse en paz.