Translate

Páginas vistas en total

domingo, 10 de mayo de 2009



¿El ajedrez es un deporte? El ajedrez de competencia sí: chequen ésto: en un torneo como el Carlos Torre de Mérida o el Nacional de Semana Santa las partidas suelen durar más de dos horas. En ese lapso, dan ganas de ir al baño, justo cuando es tu turno en una posición compleja de medio juego o finales. Tienes que salir corriendo, esquivando gente y obstáculos, subir o bajar escaleras, satisfacer tu necesidad y regresar velozmente pues el tiempo corre. Si te toca hacerlo varias veces por partida, puedes perder hasta 500 gr de peso por partida o más y ganar una gran condición aeróbica. Yo por eso practico ciclismo de montaña para entrenarme (Je-je) (checar foto en la cascada de la Granada, Coatepec, Veracruz)

4 comentarios:

  1. Estimado Francisco: nuevamente un saludo de un paisano extraviado en la Heroica Puebla de Zaragoza.

    A todos los que nos gusta el ajedrez también nos gusta pensar que se trata de un deporte. Después de todo, es una disciplina competitiva de reconocimiento mundial e histórico. En las escuelas es típico que el "profe" de deportes sea el encargado de llevar a buen término las actividades ajedrecísticas. Ni hablar de los países del ex-bloque socialista, donde a nadie se le ocurriría siquiera dudar de si el ajedrez debe ser o no considerado un deporte: los instructores de ajedrez son considerados promotores de una disciplina deportiva, sin más.

    Pero, desde luego, con la cabeza fría y con la mano en el corazón, digo aquí que es un disparate lamentable considerar al ajedrez como un deporte. El ajedrez, por muy noble e histórico que sea, siempre será un juego de mesa como lo son el dominó, las cartas, y otros.

    ¿Parece ofensivo comparar al ajedrez con el dominó y la bajara? Bueno, para los que sean de mentalidad demasiado sensible, comparémoslo con otros juegos que simulan algún tipo de guerra como el Risk, el Stratego y las damas inglesas (o españolas). Cada uno de estos juegos es una actividad competitiva que tiene como objetivo destruir el ejército del rival, tiene sus reglas muy claras, y además hay competencias importantes (regional e internacionalmente). Por supuesto, no veo que nadie se ofenda porque no se les considere deporte a estos divertidísimos juegos.

    Si el "GO" de los japoneses no nos parece deporte (visto de lejos, este juego consiste en un gran tablero con muchos cuadritos en el que dos jugadores van colocando fichitas para ir dominando espacios territoriales), ni nos parece deporte el OTHELLO de los ingleses (otro juego de fichitas sobre tablero cuadriculado), ¿por qué debemos comprar la idea de que nuestro querido ajedrez sí es deporte?

    Dices que porque se trata de una actividad para competir y porque además vas al baño muchas veces durante las difíciles partidas, porque tienes muchas tensión y porque hasta bajas de peso durante un torneo ya se debe considerar deporte al ajedrez. Si te dijera que lo mismo pasa en los torneos de Backgammon, ¿dirás que el Backgammon es deporte?

    Para que una actividad sea deporte, debe cumplirse que la práctica de la misma contribuye necesariamente al desarrollo físico del practicante. A ver, ¿qué parte del cuerpo se desarrolla cuando juegas ajedrez? ¿Se mejora la respiración acaso? ¿El sistema cardiovascular se tonifica o le ocurre siquiera alguna cosa que lo beneficie? ¿Qué músculos se desarrollan por estar hasta 6 horas sentado mirando un tablero y al rival de enfrente?

    Más bien pareciera todo lo contrario: con tantas horas mal sentados y tomando café y -en algunos casos- fumando como chacuacos todo el tiempo, te apuesto que es más fácil probar que la práctica del ajedrez es nociva para la salud porque promueve el sedentarismo.

    Más de uno me saldrá aquí con el argumento de que "bueno, lo que pasa es que lo que se desarrolla con el ajedrez es la mente y la mente es como un músculo". La metáfora es encantadora, pero si este es el caso, entonces los matemáticos son grandes deportistas. Los programadores de computadora son grandes deportistas ya que su trabajo les "desarrollar la mente" (aunque hay casos en que lo dudo mucho). Si un contador público desarrolla la habilidad de sumar rápidamente grandes columnas de números sin usar calculadora entonces también sería un gran deportista, y el rey de todos los "deportistas mentales" sería el jugador de cartas que ha desarrollado su mente al grado de saber qué cartas quedan en el mazo y no han sido jugadas y cuáles probablemente tienen sus rivales en el juego.

    ¿Le podemos llamar deporte a una actividad sólo porque supuestamente desarrolla la mente? Hago este último comentario con ironía porque la gran mayoría de los ajedrecistas son de corte casual y nunca desarrollan nada dentro de su cabeza que no sea el ingenio para inventar pretextos para explicar en todas partes por qué llegan tarde en lugar de confesar que estaban jugando al ajedrez.

    ResponderEliminar
  2. Estiamdo Panlini: ¡Claro! ya lo decía un mesero del desaparecido café "Terraza Jardín", antigua sede de los ajedrecistas xalapeños, que el único músculo que desarrollaban eran los glúteos por estar horas y horas sentados. Sin embargo, lo encantador del ajedrez es que tiene aspectos tanto deportivos como artísticos sin ser ninguna de las tres cosas. Yo por eso lo combino con un poco de ciclismo y de ejercicios con aparatos y pesas, para mantener una buena salud. Ya casi tengo 57 años y puedo competir de tú a tú con jóvenes en torneos pesados como el Carlos Torre o el Nacional Abierto de Semana Santa, mientras que otros colegas de mi edad ya casi están vencidos por el cansancio, el sedentarismo y el tabaquismo, entre otras. Si no les gano es porque no calculé bien algo, pero no porque me esté doliendo la cabeza por tener la presión arterial arriba de 130/90. Por eso recomiendo mucho alternar el ajedrez con un programa de ejercicios tanto aeróbicos como anaeróbicos. Un saludso cordial.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Paco Blogger:

    Nadie estará en contra de que hacer algo -o mucho- de ejercicio ayuda en todo lo que se realiza en la vida. Te felicito por estar en tan buena forma a una edad en que más de uno ya está arrepentido de no haber comprado un seguro médico cuando todavía le sálía más o menos asequible.

    Dentro de todo lo que se beneficia al hacer ejercicio está, desde luego, la práctica de juegos no deportivos que requieren concentración durante largos períodos de tiempo, como es el caso del ajedrez. Un cuerpo sano otorga una mente sana, la cual puedes utilizar ventajosamente... ¡para derrotar a aquellos que tienen peor condición física que tú!

    Todo el rollo que me atreví a lanzar hace unos días vino motivado por tu contundente aseveración de "el ajedrez de competencia sí es deporte...".

    En tu párrafo de réplica último, nuevamente haces la mención de "los aspectos deportivos del ajedrez...".

    Sigo necio en considerar que el ajedrez tenga algún aspecto deportivo. Desde luego que tiene su aspecto cultural, científico, técnico, y hasta educativo.

    Pero insisto en que darle la talla de actividad deportiva es ir demasiado lejos en el apapachamiento de los egos ajedrecísticos de muchos que no salen ni a dar la vuelta por la tiendita de la esquina y se consuelan todas las tardes haciendo "deporte ajedrecista", como si tal cosa.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Pablini, creo que estamos de acuerdo en que no es un deporte y no creo que te estés tomando en serio el comentario irónico que hice el 10 de mayo, donde digo que el ejercicio se hace cuando sales corriendo al baño o regresas de él. Sin embargo, en un torneo de alto nivel sí requieres de entrenamiento, condición física y espíritu competitivo. Y compites por hacer más puntos que los demás. Como también lo podrías hacer en un torneo de Go. Tal vez el Go también tenga aspectos deportivos. Convendrás en que el ajedrez es algo más que un simple juego de mesa y sí se ejercita el cerebro cuando te lanzas a fondo en una partida seria. No es lo mismo jugar ajedrez que jugar "serpientes y escaleras", barajas o dominó. Saludos.

    ResponderEliminar