Translate

Páginas vistas en total

sábado, 3 de marzo de 2012

Elizabeth Morales, la basura.

Ando un poco liado con mis estudios sobre cinematografía, el pago de mis numerosas deudas, mi afición al ajedrez y otras actividades diversas que me apartan de escribir en este blog. Siempre ando pensando "quiero presumir mi victoria en un torneo de ajedrez online en chessmaniac" o "a ver si hago un video y publico una composición musical con todo e imágenes. O comparto tal o cual cuento o capítulo de mis novelas". Pero el Gobierno siempre va más rápido que yo,  dictando normas que atropellan mis derechos individuales y sociales. Y me veo obligado a recurrir a esta tribuna, una vez más.
Ahora mi queja es contra la administración de Elizabeth Morales. Puntualmente, año tras año, el Municipio nos cobra una cuota para la recolección de basura. Pero por mi rumbo, sólo teníamos derecho a que pasara tres veces a la semana. Siempre y cuando no se descompusiera el camión recolector o los trabajadores no tuvieran un puente vacacional. Pero ahora, por un nuevo decreto, no va a pasar los sábados. Así se lo comunicaron a mi esposa, quien llamó al municipio de Xalapa, al ver que no pasaba el camión recolector. Le contestaron, muy orondamente, que "el camión ya no iba a pasar los sábados". Genial. Quizá es que somos hijos de gendarme. El caso es que acabo de escuchar la campana del recolector de basura en una colonia vecina. Por lo cual me atrevo a denunciar:
1. La administración de Elizabeth Morales está desviando recursos económicos, pues nos está privando de un servicio que ya estaba pagado.
2. A los vecinos de Lomas del Tejar, al menos a los de la calle Cráter, nos está discriminando, pues nos está tratando como a vecinos de tercera categoría. Con lo cual está violentando nuestras garantías individuales, pues está aplicando la ley de manera desigual, de manera privativa y eso está prohibido por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Es decir, no conforme con las pocas veces a que teníamos derecho a que su majestad el recolector nos hiciera la gracia de venir a recoger la basura -muchas veces sin tocar la campana, a fin de que no lo escucháramos- ahora nos restringe aún más el servicio, siendo que hay otras colonias donde este camión pasa todos los días.
La pregunta obligada es ¿qué está haciendo Elizabeth Morales con el dinero que le pagamos para recolectar la basura? Porque no se está aplicando al rubro para el que se está otorgando. Al menos, no en mi calle. Esto, pese a todos los recursos retóricos que maneje la alcaldesa, junto con sus abogados y sus comunicólogos, es simple y sencillamente "desvío de fondos", lo cual, en castellano, se traduce en "robo" "fraude" o cualquier otro delito de carácter patrimonial, el cual es más grave entratándose de dineros públicos.
Finalmente, quiero manifestar públicamente que las personas que tienen moral de Tartufo me son profundamente antipáticas. Ya sabe, Tartufo se hacía pasar por benefactor de los pobres, a costillas de un pobre iluso, al cual pretende quitarle el patrimonio y la mujer, en un acto de infamia y traición que, por fortuna, no puede llegar a consumar.
¿Cuántos Tartufos andan sueltos hoy en día? El de Moliere fue descubierto a tiempo y recibió su castigo. Pero el bien no triunfa automáticamente sobre el mal. Es cuestión de luchar y tener algo de suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario