Translate

Páginas vistas en total

lunes, 2 de octubre de 2017

Y Lady McBeth por dónde anda?

Lady McBeth anduvo por Veracruz hace unos años. Se sabe que regresó a alguna de las islas británicas, aunque no la han podido localizar; sin embargo, le han localizado por acá un ranchito con unos caballos pura sangre seguramente con valor de $300 000 dólares cada uno. Su marido o ex marido seguramente está muy afligido por no haber podido felicitar a Rajoy por la represión brutal a los ancianos catalanes, pues desde la jaula no le es fácil.

-No fue Rajoy, fue Maduro, en Venezuela.

-Creo que fueron los dos, chécate esta noticia: http://m.noticiasdegipuzkoa.com/2017/10/02/politica/la-policia-y-la-guardia-civil-cargan-sin-medida-contra-el-referendum

-¿Entonces ya no es seguro ir a Barcelona? Yo quería ir a hacer una Maestría por allá y huir de la situación en México.

-No. Está del nabo.

-¿A Puerto Rico?

-Tampoco. Un huracán los destrozó y Trump se portó igual que los congresistas y partidos políticos mexicanos.

-¡Qué duro tiene el corazón la clase política!

-¡Por eso los demonios andan sueltos!- Dijo El Mochito-. ¡Y todo porque ahora son legales los matrimonios gay! Y el aborto.

-Coincido contigo que el aborto en ciertas modalidades es un crimen.
-¡Es un apocalipsis, un castigo por tanta sangre de nonatos derramada!
-¿Y la de los nacidos no cuenta? Porque vaya que se ha derramado sangre inocente de gente nacida en todo el mundo.
-Es el nuevo estilo de gobernar -dijo El Chairo.

El caso es que estamos viviendo el lado oscuro de la globalización: abortos, crímenes de Estado, crimen organizado, terrorismo de varios ismos, todos empobrecidos, enojados o temerosos. Nuestros rezos como que no son escuchados, tiembla más de lo normal (quizá a causa de la acción del hombre y no por contraer matrimonios gay pero sí por aplicar el fracking y otras tarugadas a nivel masivo), huracanes por aquí, huracanes por allá, cada vez más frecuentes y poderosos (quizá provocados no por los abortos pero sí por el calentamiento global). En fin, no me hagan caso. Son sólo mis percepciones, sospechas y emociones. Lo que digo no tiene fundamentos científicos ni religiosos. Solamente pido ¡Que Dios nos agarre confesados!

No hay comentarios:

Publicar un comentario