Translate

Páginas vistas en total

lunes, 15 de diciembre de 2014

Ayotzinapa y Los Caminantes

"Los Caminantes" es la frase que ofrezco para traducir el título de una popular serie televisiva que en inglés se llama The Walking Dead, una serie de Zombies que veo obsesivamente para sentirme en una realidad un poquito mejor que la mexicana: al menos en esa serie, aunque la violencia es parecida a la de mi país, el Estado Capitalista ha colapsado y el derecho a la legítima defensa no se discute y los personajes están en situaciones más niveladas entre ellos por cuanto al armamento para defenderse que lo que estamos los mexicanos: al igual que en épocas pasadas, les basta una ballesta, un martillo o una katana para sobrevivir en ese mundo violento. No hay un leviatán gigantesco armado hasta los dientes e imposible de combatir. Ahí, el leviatán ha muerto. Y le dieron un tiro en la cabeza. De lo contrario, sería un leviatán-zombie, como parece que es el caso del estado mexicano, un estado que ya muchas voces autorizadas han etiquetado como "fallido". Ojalá que Rick, Michone, Daryl, Glenn y sus aliados enfrenten y derroten a un leviatán-zombie en alguna de las temporadas por venir y le digan, antes de darle un martillazo en la cabeza:
-Mírate, estás hecho una desgracia (zok, chak, splach, argghhh).
 Y, en dicha serie, hay muchos episodios de tranquilidad. Claro, tarde o temprano se ven interrumpidos por incidentes más o menos violentos. Que se rompen por la traición o el ansia de poder de algún desequilibrado. Pero siempre hay un grupo solidario que tiene una cierta noción de la justicia y ese grupo, a diferencia de la realidad mexicana, tarde o temprano se impone, por difícil que la tenga. Ademas, el concepto de propiedad privada está notoriamente reducido al de res nullius del derecho romano (la cosa abandonada, no tiene dueño, de modo que el primero que la encuentre, puede reclamarla como propia). Así, los humanos en esta serie siempre encuentran comida y medicamentos sin tener que pagar dinero para adquirirlos. Incluso, por momentos pueden vivir en casas que ya las quisieran los mexicanos de clase media aspiracional para abajo. Los episodios que más me gustan son  los que suceden con una multitud de zombies merodeando a dos colectivos humanos que se baten a tiros. Hay una escena en que los zombies están vestidos de granaderos. Me pareció genial y muy oportuna, muy de actualidad. En otras, los zombies parecen manifestantes de la CETEG.

No hay comentarios:

Publicar un comentario