Translate

Páginas vistas en total

viernes, 4 de octubre de 2013

La cultura ¿Panacea contra la violencia?

Por fin dio inicio el excluyente Hay Festival de Xalapa, en su tercera edición. Se rumoraba que se había cancelado el evento inaugural, pero no fue así, como puede verse en una foto del Diario de Xalapa, sección general, página 7A del día 4 de octubre de 2013, donde aparecen Harry Grappa, Secretario de Turismo del Estado, y Cristina Fuentes La Roche, directora de dicho festival, en América Latina, quienes se muestran sonrientes blandiendo unas tijeras con las que hicieron trizas el listón inaugural. Se habló de un formato "inclusivo". La verdad: los únicos artistas del ámbito xalapeño que fueron incluidos en la versión anterior, fueron Sergio Pitol y Francisco Beverido. Hoy, la figura de Paco Beverido está ausente. De las derramas económicas hacia la población, no tengo datos a la mano, y, por no ser hechos propios, ni los afirmo, ni los niego. (Me dan ganas de decir, al estilo de Luis Echeverría "sino todo lo contrario", pero esta figura ya está muy gastada).
No obstante, todos los sistemas muestran contradicciones y es bueno concentrarse en ellas, aunque sea por un sólo instante: en tanto que el día de ayer me estaba quejando por el maltrato sufrido por nuestra organización artística y cultural por parte de la administración gubernamental de un espacio cultural, que por cierto ha sido hasta la fecha sede del Hay Festival Xalapa en todas sus ediciones, el cantautor Luis Eduardo Aute afirmó, en su conferencia de ayer que "en los tiempos difíciles es cuando más necesarios son el arte y la cultura porque permiten que la gente encuentre referentes que la puedan llevar a reconciliarse con el sentido original de la vida" (en Diario de Xalapa, Cultura, 4 de octubre de 2013) y más adelante dijo"...si no se tiene la curiosidad y el ansia de conocimiento, se traza un camino que conduce a convertirse en zombi. La cultura y el arte, enfatiza, ayudan a que dejemos de ser zombis..."
Entonces, si el gobierno del Estado nos excluye como creadores y promotores de la cultura, y cada vez que logramos hacer algo nos llena de piedritas el camino, quiere decir que tenemos un gobierno esquizofrénico o bipolar, pues por un lado trae a expositores extranjeros para hablar de las bondades de la cultura y por otro trabaja militantemente para que sus ciudadanos se conviertan en zombis, el excluir activamente a la producción cultural local, puesto que el Hay Festival es una vez al año y los productores locales, si tuviéramos libertad, podríamos hacerlo varias veces al año. Y nosotros, ni por equivocación seremos considerados por el Hay Festival, el cual es una feria donde los "cultos", es decir, los reconocidos como cultos por el sistema político dominante, vienen a presumir de su cultura a los "incultos", es decir, a los dominados, aunque también sean cultos. ¿Cómo puede presumir de promotor de la cultura un Gobierno que busca por todos los medios dejar en estado de indefensión legal y laboral al magisterio? Pues si hay una profesión que es promotora de la cultura, es el magisterio.
Hay otro expositor que declaró algo que llamó mi atención: el politólogo David Rieff, quien expresó que "ni perdonar ni olvidar... constituye la receta para una nueva guerra". Sin duda, tiene razón. Lo inquietante es que lo dijera el 2 de octubre, el día que para la mayoría de los mexicanos "no se olvida". ¿Se deben olvidar las injusticias y los actos de violencia? Yo he afirmado en varias ocasiones que "la violencia sólo engendra más violencia", frase que aprendí del compositor refugiado español Simón Tapia Colman. Y también he meditado mucho en el sentido de la frase bíblica "el que a hierro mata, a hierro muere". Aunque, cuando estudiaba derecho, también me llamó la atención la sentencia del Padre Mariano Victoria quien escribió siglos atrás que "el tiranicido está plenamente justificado". Me asombró encontrarme con este pensamiento justo en un libro de leyes, pues me pareció que era el lugar menos indicado para toparse con una frase como esa. No recuerdo de qué autor ni de que materia era el libro, tal vez de Teoría del Estado, editado por Porrúa. Los estudiosos mexicanos de las leyes sabrán encontrar la referencia rápidamente. El mismo David Rieff parece confirmar la sentencia del Padre Victoria al decir que "No hay una fórmula o un sistema de la cual puedes concluir" y habló de la tradición católica de "guerra justa" haciendo notar que esa tradición es "todavía muy influyente".
La verdad es que las soluciones violentas no son soluciones, sino ascensos en la escala del conflicto. Pueden ser paliativos momentáneos, que dejan heridas y tensión, deseos de revancha o de justicia. Por eso han pasado ya cuatro décadas y el pueblo mexicano no olvida el dos de octubre.
Este autor reconoció que "estas acciones militares han resultado un error capital en países como Irak". Y aquí me detengo en la citas a este autor. Me interesa mucho este punto, no sólo porque lo haya dicho en El Ágora, sino porque el grupo Katarsis, Danza de Cámara (hoy Katarsis, danza) debutó en octubre de 2001 con un performance llamado "Luz de esperanza", donde se condenaba el ataque a las torres gemelas de Nueva York, ocurrido el 11 de septiembre. El canto final, de mi autoría, tiene como letra la síntesis de un poema de Regino Pedrozo (Más allá canta el mar), donde unos de los versos dice "libre del odio, el hombre cantará su alegría" ¿Eso es lo que quiere acallar el gobierno de Veracruz? ¿Porqué? ¿Qué tiene de malo que la humanidad llegue algún día a un estado hoy utópico donde, a través del perdón y la solidaridad, esté libre de rencores y miserias, y viva con alegría? Lo cierto es que ese día, el Centro Recreativo Xalapeño estuvo repleto de espectadores, quienes se quedaron hasta el final del evento, moviéndose de un lado a otro, siguiendo a los artistas por todo el trayecto que imponía la coreografía. Como resultado, el único periódico que lanzó una opinión en torno a este evento, lo hizo para descalificarnos y calumniarnos.
Poco después, en un día de la danza, en el Área de Artes de la Universidad Veracruzana, el grupo Katarsis, Danza realizó otro performance donde se mostraba la crueldad de la guerra, representando a madres iraquíes dolorosas encañonadas por crueles soldados norteamericanos. Esta vez, la prensa no dijo nada, pero el público aplaudió cerradamente la participación de nuestro grupo.
Sucede que la tan temida canción "Acaso un día", con textos de Regino Pedrozo, está programada para el 27 de octubre, (como lo estuvo antes para el 19, en el concierto cancelado).
Yo no creo que una canción pueda derribar a un gobierno, pero sí me parece sintomático que un gobierno le tema a una inocente canción. Sobre todo a una canción que habla de la posibilidad de un mundo mejor, "libre del odio". En otras palabras, si el gobierno actual, en todos sus niveles, en verdad quiere un México incluyente y sin violencia, haría bien en dejarnos hacer nuestro trabajo, aunque no nos incluya en sus programas y festivales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario