Translate

Páginas vistas en total

martes, 22 de abril de 2014

El poder y el internet.

Hay quien dice que El hashtag #EPNvsInternet fue trending topic mundial, rompiendo records históricos. Desde ahí se convocó a salir a las calles a las 18:00 horas los días 21 y 22 de abril con luces y láseres para formar un hashtag humano. ¿El motivo? Según los tuiteros, hay una iniciativa de ley de telecomunicaciones lanzada por Enrique Peña Nieto, en la que el artículo 189 dice: “los concesionarios de telecomunicaciones y, en su caso los autorizados están obligados a proporcionar la localización geográfica en tiempo real, de cualquier tipo de dispositivo de comunicación a solicitud de los titulares de las instancias de seguridad o de los servidores públicos en quienes se delegue esta facultad”. También aflige a los tuiteros el artículo 197 de dicha iniciativa, porque las compañías que presten servicios de comunicación deberán: “Bloquear, inhibir o anular de manera temporal las señales de telecomunicaciones en eventos y lugares críticos para la seguridad pública y nacional a solicitud de las autoridades competentes”.
Dicen los tuiteros “En otras palabras, cada vez que algún elemento de la PGR crea que tus acciones, comentarios, intereses y conocidos en Internet sean peligrosos (para alguien… de alguna forma) podrá apagar tu servicio de Internet o el de una zona entera. Adiós cobertura en vivo en manifestaciones, adiós movimientos incipientes en Twitter a través de un hashtag, adiós a medios, blogs y comunidades de todos los colores y sabores no alineados al gobierno. Por si esto fuera poco, las compañías proveedoras de Internet tendrán la obligación de guardar una lista detallada de tus gustos y hábitos, lista que deberán dar a las autoridades siempre que así lo quieran y para lo que quieran. Además la Secretaría de Gobernación podrá censurar contenidos de televisión e Internet y suspenderá todo lo que no le parezca. Por otro lado, Internet se convertirá en una especie de servicio de pago por evento, como el de la tele por cable, pues las proveedoras podrán dar preferencia de banda a distintos sitios web, mientras que harán muy lento tu entrada a otro, según los negocios que establezcan con cada empresa. Para comprender más sobre los peligros que representa el fin de la neutralidad en la red, da clic aquí. En pocas palabras, esta ley terminará con tu derecho de expresión, privacidad, seguridad y servicio barato en el espacio de comunicación más importante del mundo.Los Hechos #EPNvsInternet”.
También dicen que “El uso de las redes sociales, blogs y sitios de Internet representa uno de los mayores problemas de Enrique Peña Nieto desde 2012. Este es el espacio donde todos lo que no simpatizan con sus políticas y medidas de seguridad se expresan. Es, además, el espacio en el que la prensa no oficial puede publicar información y opinión. Pero sobre todo, en el que tú puedes ser libre de unirte a cualquier conversación sobre el gobierno y sus políticas. El gobierno federal, así como el de distintos estados, ya han censurado información en Internet y atacado a usuarios”.  
Esto es algo que yo ya veía venir, dadas las inmensas cantidades de vídeos y chistes a costa de EPN. El you-tube está saturado de vídeos donde supuestamente alguien insulta al presidente, y se presenta la voz de una mujer: soldado, diputada, barrendera, etc., donde ella mueve la boca y se presume que insultó al primer mandatario. Las caricaturas son más explícitas y magnifican un yerro pronunciado en público por este personaje, al cual ni voy a defender ni a atacar (sino todo lo contrario, como diría un ilustre predecesor de tan distinguido personaje).
Lo que me interesa es analizar estos hechos a la luz de varios textos; en especial, de Las carreteras y los caminos de papel de Marshall McLuhan. Este filósofo de los mass media, en resumen, aquí propone que “Toda forma de transporte no sólo traslada, sino que traduce y transforma al remitente, al destinatario y el mensaje”. Ya en otro lugar había dicho que “El medio es el mensaje” y que “somos una aldea global”. McLuhan sostiene que “todas las tecnologías son extensiones de los sistemas nervioso y físico para incrementar el poder y la velocidad. Y, de no proporcionar dichos incrementos de poder y de velocidad, no se daría ninguna extensión nueva del hombre; y, aunque se diera, sería descartada”. De ser cierta la teoría de McLuhan, ésta sería la suerte del internet. Según el periodista Rafael Loret de Mola, “Enrique Peña Nieto está cavando un túnel del tiempo… conectado únicamente con el pasado”. En su campaña EPN habló de tener un México “incluyente”. Y de que “era inadmisible que México estuviera sometido al caos y a la violencia”. Esto, en sus actos, se ha traducido en una serie de Reformas Estructurales, una de ellas es la famosa Reforma Educativa que fue cuestionada por los afectados quienes la denunciaron como una reforma laboral disfrazada de educativa. Y, los detractores de esta ley, nunca la criticaron por ser una reforma educativa que propone educar a la niñez y a la juventud para ser empleados de las trasnacionales en detrimento de otro tipo de educación más humanística y profunda. De la reforma energética, mejor ni hablar. Dio un giro de 180 grados, pese a las manifestaciones en contra. Yo aún no estoy en condiciones de decir si esto fue bueno o malo. Pero sus críticos dicen que lo que hizo fue hipotecar el futuro del país. La reforma fiscal también levantó olas de protestas y amparos de los grandes capitalistas. Y ahora está esta ley de telecomunicaciones. Pero quiero seguir primero el planteamiento de McLuhan y luego hacer mis apuestas. Porque aquí, de nuevo, hay un conflicto. McLuhan se remite a época de las ciudades-estado de la antigüedad, como lo fueron Esparta, Atenas, Tebas, etc. Y a la apareció de las ciudades del Imperio romano, de dinámica muy diferente. La ciudad-estado era inclusiva y autónoma. Según Erwin Leutcher, el gran fracaso del comunismo stalinista se debió a la política de “Socialismo en un solo país”, la cual iba en sentido contrario a los análisis de Carlos Marx y otros comunistas, quienes decían que para que el comunismo triunfara, el movimiento debería ser internacional, debido al carácter global que ya tenía el capitalismo del siglo XIX (y lo que iba del XX). Al parecer, no se equivocó: siendo el bloque socialista más joven que el sistema capitalista, llegó a rivalizar con él en la primera mitad del siglo XX, pero su caída fue sorpresiva y asombrosa. Lo que McLuhan propone es que la electricidad se aplica a los medios de comunicación modernos, como ya eran la televisión, el telégrafo y el teléfono en su momento (hacia 1962 el internet todavía no tenía la penetración que tiene hoy en día). No hay duda de que el internet es un medio de comunicación eléctrico y, por tanto, acelerado. “La aceleración” dice McLuhan, “tiende a separar las funciones, tanto comerciales como políticas, y, en cualquier sistema, hay un punto más allá del cual la aceleración se traduce en interrupción y colapso… la aceleración crea lo que algunos economistas llaman estructura centro-margen. Cuando dicha estructura llega a ser demasiado extensa para el centro generador y de control, empiezan a desprenderse fragmentos que, a su vez, establecen nuevas estructuras centro-margen. El ejemplo más familiar es la historia de las colonias británicas de América del Norte”. Esto lo dice McLuhan porque cuando la actividad económica de las trece colonias creció, el lento transporte marítimo que las conectaba con Inglaterra era un obstáculo que acabó por provocar la guerra de independencia de los EEUU. “La lentitud del transporte marítimo resultó inadecuada para el mantenimiento de tan extenso imperio según el patrón centro-margen. A las potencias terrestres les resulta más fácil alcanzar un patrón de centro-margen que a las potencias marítimas… así, las potencias marítimas tienden a crear centros sin márgenes mientras que los imperios terrestres prefieren la estructura centro-margen. Las velocidades eléctricas producen centros en todas partes. En este planeta, han desaparecido los márgenes”. Aquí está el punto: los gobiernos emanados del PRI durante los primeros 72 años de su hegemonía, eran gobiernos terrestres, centralistas y generadores de población marginal. Peña Nieto no mintió cuando habló de hacer un México “más incluyente”; lo que quiere decir, más “implosivo”. Y parecía urgente que lo hiciera, dado el gran desastre que habían provocado los dos presidentes panistas durante 12 años. Pero, como dice Rafael Loret de Mola “está construyendo un túnel del tiempo con dirección únicamente hacia el pasado”. Tienen razón “los ternuritas” (como llaman los de la parte contraria a los jóvenes que se valen del twitter contra EPN) cuando dicen que el internet le genera problemas a Peña Nieto, como a muchos otros gobernantes. Pues, como dice McLuhan “resulta fácil predecir que cualquier nuevo modo de trasladar la información afectará a su vez a toda estructura de poder existente”. La información tiene consecuencias económicas y políticas. Entre más rápido se transmita y entre más lugares alcance, más poderosa será una campaña publicitaria o de propaganda política. De ahí que sea un asunto del que están pendientes no sólo en el Partido Comunista Chino, sino en la Casa Blanca, en Los Pinos, en el Kremlin o en los países afectados por “La primavera árabe”, por citar unos cuantos. El problema con la comunicación es que no se mueve a velocidades homogéneas. Lo deseable es que se mueva así, porque “Si fuera absoluta la homogeneidad de las velocidades, no habría rebelión ni colapso. Con la imprenta fue posible, por primera vez, la unidad política por la homogeneidad. En la Roma antigua, sin embargo, sólo existía el manuscrito en papel para perforar la opacidad, o reducir la discontinuidad, de las aldeas tribales; y, cuando se agotaron las existencias de papel, las carreteras se quedaron desiertas, como ocurre hoy en día cuando se raciona la gasolina. Así, volvió la antigua ciudad-Estado y el feudalismo sustituyó al republicanismo”. También Picaso planteó algo parecido con su obra “evoluciones de un toro”, en el que nos demuestra cómo en la edad de las cavernas, al toro se le representaba con lujo de detalles: colores, cabellos, etc. Cómo en el Egipto antiguo se le sustituía por un jeroglífico, que, por un lado era un dibujo simplificado y, por otro, comparado con la letra “tau” de los griegos, parece tener una relación evolutiva también de simplificación y ésta, a su vez, con nuestra letra “T”, la inicial de “Toro”. Es decir, del toro de Altamira a nuestra letra “T” hay siglos de evolución, pero la letra “T” es mucho más práctica para simbolizar al toro. Y, hoy en día, la velocidad es vital. Continúa McLuhan: “No obstante, el éxito mismo que tenemos en especializar y separar las funciones causa desatención e inconsciencia en cuanto a la situación. Y siempre ha sido así… La toma de consciencia de las causas y límites de la propia cultura parece amenazar la estructura del ego y, por lo tanto, se procura evitarla. Nietzsche dijo que la comprensión detiene la acción, y los hombres de acción parecen intuir este hecho al rehuir los peligros de la comprensión”. Por eso yo no le entro a las manifestaciones con tanta alegría; sin embargo, a fines del año pasado, los rumores de que estaba en quiebra el Instituto de Pensiones del Estado de Veracruz y ante la falta de pago de pensiones y aguinaldos, me hicieron pensar que los rumores tenían algo de verdad. El hecho es que el hacerme eco de las protestas de alguien, ha coincidido con la baja de “visitas” en mis redes sociales. ¿La ley Duarte? ¿O es que soy muy chafa como escritor?. Mi bandeja de entrada en gmail está llena de peticiones para abanderar causas sociales, protestas contra esto o aquello. Yo inicié una recolecta de firmas para hacer una propuesta de ley contra el acoso telefónico bancario y sólo 24 personas me apoyaron. ¿La Ley de telecomunicaciones que propone EPN es una Ley Duarte generalizada? ¿O estoy bajo el efecto de los “filtros” de los que hablan McNabb y Chomsky? El caso es que cada vez que hay conflíctos de este tipo, entre políticos y sectores de la población afectados por sus reformas, yo pierdo audiencia y las mismas redes sociales me “filtran”. Porque entre los afectados están amigos, familiares, ex compañeros de trabajo y a veces hasta yo mismo. Las redes sociales, cuando quiero contratar publicidad pagada, me obligan a pagar la publicidad con tarjetas de crédito bancarias, lo cual es incosteable y discriminatorio: en otros países se puede pagar con tarjeta de débito. Y si no lo hago así, mi audiencia se reduce a 40 personas. O a tres. A veces pienso que el facebook tiene a una o dos personas que le ponen “like” a todas las “posteadas” de los “filtrados”, para que no se note que están filtrados.
Sigo citando a McLuhan: “La presente aceleración no es una lenta explosión hacia afuera, desde el centro hasta los márgenes, sino una implosión instantánea y una fusión mutua del espacio y de las funciones. Nuestra civilización especializada y fragmentada, con su estructura centro-margen, está experimentando de repente un nuevo e instantáneo montaje de todos los elementos en un todo orgánico. Éste es el nuevo mundo de la aldea global”. Más adelante expresa que “Los principales factores de impacto de los medios sobre las formas sociales existentes son la aceleración y la interrupción”. De ser cierto lo que están manifestando los “ternuritas”, es que EPN le está apostando a una “interrupción”. Es a pesar de que “la aceleración de las comunicaciones siempre hace posible que una autoridad central extienda sus operaciones hasta márgenes más alejados”. Más adelante, McLuhan se remonta a la historia de la antigüedad diciendo que “Los grupos sacerdotales de los templos (de Egipto y Roma antigua) se habían preocupado más por el registro del pasado y el control del espacio interior invisible que por la conquista militar exterior”. Incluso, se podría decir que durante La Conquista y La Colonia, en México, ocurrió algo similar. Hasta hay un filme que habla de ello: La otra conquista. La conquista de la Nueva España no se habría consolidado sin la catequización de los indígenas y mestizos. Sigue McLuhan “Así, se produjo un conflicto entre el monopolio sacerdotal del saber y los que querían aplicarlo en forma de poder y de conquistas nuevas. (Ahora este conflicto se está librando entre la universidad y el mundo empresarial)…la ciudad-Estado griega era una forma tribal de comunidad inclusiva e integral, muy distinta de las ciudades especializadas que crecieron como extensiones de la expansión militar de Roma”. Ahora, de ser cierto que EPN haya lanzado esta iniciativa de Ley, de nuevo hay un poder que quiere controlar el saber y la información.

Esto me fastidia: yo estoy en las redes sociales porque soy un artista; originalmente, un compositor, ahora también pretendo escribir literatura. Pero no soy un compositor de banalidades reguetoneras, sino de música para pensar y sentir. Por consiguiente, soy un compositor con dificultades para mostrar mis obras al mundo. De ahí que he tenido que estudiar mercadotecnia, gestión, producción, comunicación, y otras disciplinas, para entender la situación actual y hacer lo que tengo que hacer con alguna probabilidad de éxito… en lugar de estar produciendo y distribuyendo mi música. Y me ha costado una gran inversión económica y un gran esfuerzo. Particularmente, en el sexenio de Calderón sentí que perdía la vida: el desastre era tan generalizado, que uno tenía la certeza de que en cualquier momento te podían secuestrar un familiar o matarte en una balacera cruzada entre narcos contra narcos, entre gobierno contra narcos, o entre gobierno contra gobierno. Pues también hubo enfrentamientos entre uniformados. De ahí que dejé de componer para escribir novelas negras, el ambiente no estaba para crear poesía. Además, un amigo me pidió auxilio para ayudarlo con un grave problema jurídico, pues también, para completar el cuadro, soy abogado; con lo cual, quedé un poco más enfrentado al gobierno, al menos al estatal. Reformas, protestas, transas, más protestas, más reformas, impuestos, censura, presuntos culpables, protestas, represión, revanchas por debajo del agua ¿Cuándo parará todo esto? Yo sólo quiero escribir música o literatura y dar a conocer lo que hago. El caso es que, según McLuham, “Antes, todos los aldeanos participaban en los ritos estacionales que en la ciudad se convirtieron en el teatro griego” ¿Y hoy? Los ritos estacionales son para emborracharse, aunque sea Semana Santa. Sigue McLuhan “La tercera fase de la lucha por el equilibrio entre fuerzas en la ciudad asumió la forma de imperio, o estado universal, que generó las extensiones de los sentidos del hombre en la rueda, las carreteras y el alfabeto”. Y Lenin añadiría “El capital monopolista generó al imperialismo”. Aquí es donde se me hace bolas el engrudo: no me queda ni la menor duda de que la radio, la televisión, google y facebook están al servicio del imperialismo yanqui. Entonces ¿Peña Nieto está en contra del Imperialismo Yanqui? Pues ¿No que les acaba de regalar a PEMEX? No entiendo. De nuevo prosigue McLuhan “Porque la velocidad y el poder nuevos nunca son compatibles con las existentes ordenaciones sociales y espaciales”. Para terminar de hacerme un lío, citaré un poco más a McLuhan: “La guerra nunca es sino un cambio tecnológico acelerado…como Roma lo demostró antes, y como Rusia lo ha demostrado en nuestra época, el militarismo es en sí la principal vía de educación y aceleración tecnológicas para las zonas atrasadas (¿México?)… la guerra es una especie de énfasis que da más de un toque revelador a la deficiente atención social… hasta el punto inmediatamente anterior a la electrificación, el aumento de la velocidad produce una división de las funciones, de las clases sociales y del conocimiento. A velocidad eléctrica, sin embargo, todo ello queda invertido… cuando la información se desplaza a la velocidad de los impulsos del sistema nervioso, el hombre se ve enfrentado a la obsolescencia de todas las clases anteriores de aceleración como la carretera y el ferrocarril. Lo que surge es un campo total de conciencia inclusiva. Se vuelven irrelevantes los anteriores patrones de ajuste político y social”. Sé que por haber escrito esto, si algún “ternurita” me seguía, va a dejar de hacerlo. También sé que con gusto, algún funcionario de EPN tratará de silenciarme e incluso de meterme a la cárcel. O, al menos, hacerme llegar una revancha "por debajo del agua". Pero yo sólo quiero que me dejen en paz: quiero escribir música y literatura. También quiero dar a conocer lo que escribo. Y estar en paz con mi familia. ¿Es mucho pedir? Porque ya sé lo que va a pasar: miles de manifestantes protestarán contra las reformas, las cuales se impondrán a sangre y fuego, mediando fraudes procesales, si es necesario. Y luego, vendrá la cacería de brujas, aprovechando la información que los ingenuos regaron por las redes sociales. O, por el contrario, si permanezco de brazos cruzados y mi ejemplo se contagia, y EPN se sale con la suya, promulga y publica su ley, quedaré con menos posibilidades de dar a conocer mis creaciones artísticas. ¿Qué no hay manera de que dejen de hacerle bullying al Señor EPN para que éste a su vez no ande inventando reformas antisociales? ¿O no hay manera de que EPN no invente reformas antisociales para que nadie le haga bullying? Porque, como decían los muros de París en 1968 “Cuando veas que dos trenes van a chocar, no te quedes en medio”. Lo que querían decir los muros de París, era que, ante la inminencia de un choque social, si permanecías en medio, ambas fuerzas te iban a aplastar; sin embargo, lo único que funcionaría, sería quitarse del medio y alejarse lo más posible, para que no te alcancen las secuelas del choque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario