Translate

Páginas vistas en total

lunes, 23 de marzo de 2015

Adiós a Don Fernando Morales Matus.

Me enteré de la increíble pero cierta noticia de que el Maestro Fernando Morales Matus falleció prematuramente. No hace mucho, lo vi por la calle y lo saludé. Charlé con él como siempre, con la confianza de que nos volveríamos a encontrar, sin saber que era la última vez. Podría decir que sus principales virtudes como ser humano fueron, en primer lugar, su integridad y su honradez. Así como su sencillez y buenos modales. También diré que sus cualidades musicales eran sobresalientes: tocaba la marimba como un auténtico virtuoso. Cuando le pregunté cómo hacerle para tratarla cuando le compusiera una pieza musical, me respondió: Trátela como un violín. Yo toco los conciertos de J.S. Bach en la marimba. Su oído excepcional le permitía también ejercer el oficio de afinador de pianos. Pero no se contentaba con afinarlos: podía hacerle reparaciones de fondo a la maquinaria. Incluso, él se fabricaba sus propias marimbas. Pocas veces colaboré con él. Recuerdo que una vez estrenó el segundo movimiento de mi sonata para marimba. Y estaba enojado conmigo porque introduje un coral ruso. "La marimba es algo sagrado para los centroamericanos ¿Qué tienen que hacer los rusos ahí?" Me sentí sumamente apenado. Nunca pensé que el asunto fuese tan grave. Pero, realmente, no había justificación para meter un tema ruso ahí y se prestaba para malos entendidos. Y todo, por una especie de pereza mental o descuido mío. La vida, sin embargo, me dio la oportunidad de subsanar mi error, permitiéndome hacer un arreglo de "Luna de Xelajú" a la Orquesta Típica de la Normal Veracruzana que dirigía el Maestro Antolín Guzmán. Y creo que esa versión se tocó delante del Embajador de Guatemala, si no me equivoco.
El Maestro Morales Matus también participó en el grupo Ars Nova/Ars Antiqua de Xalapa (cuyo nombre se parecía al de un grupo anterior y más famoso que el mío). Con ese grupo hice mis pininos como gestor y/o promotor cultural. Entre otras, se tocaron mis "Variaciones sobre un tema maya", donde el Maestro Morales Matus hizo un solo de gran dificultad y lucimiento que después yo tomaría como modelo para sugerir una versión virtuosística cuando la edité. El segundo movimiento de mi sonata para marimba lo escribí en forma de coral y haciendo un trémolo perpetuo, pues ya había escuchado cómo el Maestro Morales hacía cantar largamente a su instrumento con este recurso. Se supone que el sonido de la marimba es breve y se apaga en un instante. Pero con un trémolo como el del Maestro Morales, vibraba como un órgano tocando un coral de J.S. Bach. En ese grupo, "Ars Nova/Ars Antiqua", recuerdo que iniciaban sus carreras músicos en aquél entonces jóvenes, como el guitarrista Enrique Salmerón y el violinista Oscar Brash. Al Maestro Morales Matus lo escuché en numerosas ocasiones tocar en el Ensamble de Percusiones que dirige el Maestro René Perez, haciendo gala de su virtuosismo en la marimba. Hoy, la música ha perdido a un gran hombre. Descanse en paz Don Fernando Morales MAtus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario