Translate

Páginas vistas en total

martes, 17 de junio de 2014

Próximamente, Danza para la Diosa.

El sábado 21 de junio,  a las 20:30 horas, en el Espacio Cultural Vía Lúdica, se presentará la función de danzas orientales y canto con las bailarinas Sirena  y  Hadzust Balderas y la cantante Rosaura González. Interpretarán un ramillete de coreografías y canciones que van desde lo afroantillano hasta el antiguo Egipto, pasando por una danza oriental moderna tipo cabaret y por la Grecia antigua. Como magas gitanas bailarán las niñas Alondra Gómez Gayosso y Daryl Covarrubias, alumnas de la Academia de Danza Katarsis. Las artistas se inspiraron en los diferentes cultos que la humanidad ha rendido a deidades femeninas, desde hace 40 000 años, cuando los glaciares se empezaron a derretir para dar paso a las primeras civilizaciones, hasta tiempos más recientes. Desde los Pirineos hasta Siberia los europeos han venerado a este tipo de figuras femeninas. Asia, África y América no han sido la excepción. La Gran Diosa Madre está presente en todos esos lugares con diferentes formas: Astarté, Ishtar, Inanna, Nut, Isis, Astoreth, Yemayá, Au Seth, Hathor, Nina, Nammu. Y yo añadiría la Tonantzin de los mexicanos antiguos, las once mil vírgenes de los cristianos, en especial la Virgen María y la Virgen de Guadalupe. Sin entrar en polémicas de que si el Código de Vinci dijo esto o lo otro, porque estas danzas nada tienen que ver con la novela salvo la figura de la deidad femenina, es evidente que la humanidad siempre ha adorado a una figura dulce y protectora, la cual es la Diosa Madre. En esta ocasión, la Tonantzin y las figuras cristianas estarán ausentes, pues el perfil de las bailarinas está construido a base de danzas árabes, gitanas y africanas, en tanto que en el cristianismo, las danzas de carácter ritual hace muchos siglos que dejaron de practicarse. Hadzust Balderas es egresada de la Escuela Veracruzana de Danza y se ha desempeñado como docente de danza en varias instituciones. Su repertorio incluye danza afroantillana, son jarocho, folklore nacional y contemporáneo. Rosaura González, cantante de ópera, incursiona en la Música del Medio Oriente, afrontando el reto de cantar una música culturalmente muy diferente a la nuestra, pero no por ello menos atractiva. Rosaura interpretó el rol principal en la ópera Tropical y actualmente canta en el coro de la Universidad Veracruzana. Sirena (Diana Barrón) es una inquieta antropóloga (con Maestría) y bailarina que tiene ocho años de experiencia en la danza oriental llamada Raqs Sharqi. Sus investigaciones antropológicas tienen como foco de interés la cultura y el folclor de los pueblos del Medio Oriente y su influencia en nuestro México. Las niñas Daryl y Alondra estudian en la Academia de Danza Katarsis desde los cuatro años de edad. También han incursionado en el teatro y ahora en la danza árabe, con la maestra Sirena. El espacio Cultural Vía Lúdica está ubicado en la calle Corona número 18, muy cerca del parque Los Berros; sin embargo, se trata de un sitio pequeño, por lo que el cupo es limitado y se recomienda una asistencia puntual, para no quedarse sin ver este original evento.




No hay comentarios:

Publicar un comentario