Translate

Páginas vistas en total

lunes, 4 de junio de 2018

Las elecciones y Goebbels

En México estamos en un periodo de elecciones muy ríspido, pues se definen: la presidencia de la república, las gubernaturas y el Congreso de la Unión. Prácticamente, se va a definir el rumbo de nuestra nación durante los próximos 25 años. 


Por ejemplo, si el PRI pierde de todas-todas, podría incluso desaparecer. Cada partido y cada aspirante o suspirante ha contratado a importantes comunicadores para que lo asesoren en la guerra sucia, pues eso es lo que ha predominado, con gran ayuno de propuestas. Y a quien ha hecho algunas, se le van encima, diciendo que quiere convertir a México en Venezuela. Yo he reflexionado mucho sobre esto y he llegado a la conclusión de que "vale más AMLO por conocido que Anaya por conocer". La única opción para Meade es hacer un megafraude, pues está en claro tercer lugar, si no es que El Bronco ya lo rebasó. Alguien que sabe de campañas propagandísticas, sabe que apelar a la razón es menos efectivo que apelar a las emociones. Gallup, Bernays (el sobrino de Freud) y Goebbels (el nazi) trabajaron intensamente en una u otra de estas estrategias. En lo particular, me inquieta cuando un político utiliza las tácticas y estrategias de Goebbels, pues podría compartir una afinidad ideológica o hasta simpatía con el nazi. La verdad es que varios de los que están en campaña han utilizado uno o varios de los principios de propaganda de Goebbels. 

Veamos el primero: "Principio de simplificación y del enemigo único." Se trata de adoptar una única idea, un único símbolo: la mafia del poder, el populismo; 
El segundo principio se parece al primero: el "principio del contagio", que es reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Para decirlo en caló mexicano, como la mayoría de los votantes son pendejos, simplificar el asunto para que se traguen el veneno con facilidad. Ejemplos de varios contendientes el PRIAN-rd; yo soy independiente, los malos son los partidos políticos; Putin, Trump, Castro, Chávez, Maduro y AMLO son lo mismo, son populistas".  No importa la posición contraria entre Trump y Maduro, tampoco que Maduro es militar y AMLO civil: con la simplificación y el apoyo de otros principios, como el primero y otros que veremos más adelante, los estúpidos se van a tragar el mensaje y votarán manipulados por sus emociones. Desconectarán el cerebro, no analizarán.
Tercer principio, el principio de la transposición. Éste es muy empleado por Anaya y Meade: "Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque". "Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan". Hace poco vi un video donde se acusa a los rusos y en especial a su máximo dirigente Vladímir Putin de manipular las elecciones de Estados Unidos, Austria y Alemania para imponer el nazismo en estos países y ahora lo quiere hacer en México, apoyando a AMLO. El mensaje está dirigido a la masa desinformada y perezosa que no sabe que los Rusos, tan sólo en la batalla de Stalingrado tuvieron un millón doscientos mil soldados muertos, más seiscientos sesenta mil heridos, y que esta batalla no fue ni la primera ni la última. Antes había ocurrido la batalla de Leningrado  y después de Stalingrado los combates continuaron hasta la caída de Berlín. ¿Qué interés tendrían ahora los rusos en resucitar a su peor enemigo y fortalecerlo? No entiendo. Para mayores informes sobre la batalla de Stalingrado, ver https://www.infobae.com/2014/09/30/1598428-stalingrado-la-batalla-que-decidio-la-segunda-guerra-mundial/
Otra tarugada que los mensos se han de estar tragando completita: en el segundo debate Anaya acusó a AMLO de haber vendido Banamex a City Group, cuando el acusado no tenía facultades ni atribuciones para hacerlo y por tanto no lo hizo. Fox anda pregonando que el culpable de los gasolinazos es AMLO porque cree firmemente que la mayoría es estúpida y la repetirán hasta el cansancio, además de que influirá en su toma de decisiones y votarán provocando el "efecto Estocolmo": la víctima se pone del lado del verdugo.
Cuarto principio "De la exageración y desfiguración": se toma una de las pocas propuestas que han habido, por ejemplo, la de conceder la amnistía a los delincuentes, siempre y cuando la víctima o los familiares de las víctimas les concedan el perdón". Se omite la segunda parte, que es clave para otorgar el perdón y se exagera la primera, afirmando que AMLO quiere liberar a todos los grandes criminales de manera indiscriminada. Apoyando este principio, claro está, en el de la orquestación y en el de la repetición de la mentira "mil veces" para convertirla en una verdad.
Quinto principio, "de la vulgarización": Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida (claro, como la mayoría es estúpida...) Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar" ¿Cierto o falso? Por una torta y un boing olvidan las matanzas del 68, del 71, de Acteal, de Aguas Blancas, los asesinatos de Colossio, Ruiz Massieu, el FOBAPROA, las devaluaciones, los gasolinazos, la guerra personal de Calderón y sus más de 100 000 muertos, los regímenes de los Duarte, etc., etc. 
Sexto principio: "De orquestación": "La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente" "AMLO quiere convertir a México en Venezuela". "AMLO quiere liberar a los peores criminales". "AMLO es un peligro para México". Estas ideas deben presentarse una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. "AMLO quiere convertir a México en la Cuba de los Castro" "AMLO es un agente de Putin para imponer el socialismo en México" "El socialismo es un sistema caduco y nocivo."
Séptimo principio, que Usted quizá ya se ha dado cuenta de que lo padece pero no sabe porqué. "Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público ya está interesado en otra cosa" Este principio hace mella en AMLO, quien es lento para hablar, en tanto que Anaya, muy bien entrenado en retórica, la verdad es que se lo lleva al baile; pero, al actuar precipitadamente, a veces él también se equivoca. Como cuando en el segundo debate se puso a desafiar a Trump. ¿En serio los mexicanos nos vamos a poner a las patadas con Sansón? ¿No hay otra estrategia más inteligente para enfrentar a un enemigo súper poderoso? El hecho es que el tiempo es un bien intangible y los grandes jerarcas lo saben: encima de que Usted tiene que enfrentar numerosas dependencias gubernamentales a las que debe pagar impuestos, tarifas, o tramitar permisos, también tiene que enfrentarse al tráfico de su ciudad y a un universo casi infinito de anuncios, memes y vídeos que le roban ese precioso intangible que es el tiempo. Sólo se vive una vez, de modo que el refrán "hay más tiempo que vida" es cierto, pero no significa que debamos derrochar el tiempo, porque esa abundancia no es para nosotros, quienes tenemos una cantidad limitada de tiempo en esta vida. De modo que hay que optimizarlo.
En ajedrez sabemos que entre más amenazas planteemos sobre el tablero, más efectiva será nuestra jugada, y entre más preciosos sean los valores que amenacemos, más probabilidades tendremos de ganar. Me explico: el rey vale toda la partida, la dama nueve peones y la torre cinco, en tanto que un caballo equivale en fuerza a sólo tres peones: Pero si con mi caballo ataco al rey, a la dama y a la torre al mismo tiempo y la única solución es cambiar mi caballo por la dama o la torre, sin duda habré dado un gran golpe. Por eso el chiste dice que, cuando le dan el parte de guerra al general, el capitán le dice "nos dieron en la torre, mi general. Pues ¿Qué esperan para reconstruirla? No me entendió mi general, nos dieron en todísima la torre. O, como dicen los italianos in tutta la madonna."
Otros principios son el de "verosimilitud", que como su nombre lo indica, es hacer creíble el discurso de nuestro candidato, el de silenciación, que es acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos. Aquí el ejemplo más claro es el del Peje en los debates: no contesta. Claro que es de sabios no hacerlo. Dice el refrán "Más vale que mantengas la boca cerrada y que crean que eres un tonto, a abrirla y que lo confirmen".
El principio "de transfusión" también se conoce como el de "la jeringa hipodérmica". Éste ya es un poco anticuado, pero aún se aplica: opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales para difundir argumentos que podrían arraigar en actitudes primitivas. El caso más reciente es el de Trump insultando a los mexicanos. Puede resultar en efectos muy nocivos para la humanidad: baste recordar el holocausto de Hitler, donde millones de judíos fueron torturados y asesinados de manera brutal, en tanto que sus familias y economías fueron destrozados. Ahora estamos viendo los efectos de esta manera de proceder del actual mandatario Estadounidense: está golpeando a sus aliados y toda la población del planeta va a pagar las consecuencias, debido al encarecimiento del acero y otros productos. Porque los gobiernos afectados (México, Canadá, la Unión Europea y China) le van a aplicar a Estados Unidos medidas equivalentes. Trump, en base a este principio, que le ayudó a hacerse del poder, ahora ha desatado una guerra comercial más estúpida que la guerra de Calderón, pues en esta guerra sólo habrán perdedores. Las guerras comerciales, como dijo Ángela Merkel, nunca tienen vencedores.
Por último, está el principio "de la unaminidad": llegar a convencer a mucha gente que se piensa "como todo el mundo". Por ejemplo, como es claro que ahora la situación en Venezuela es un desastre, porque sí lo es, se pasa por alto que parte del desastre también se debe a la presión de Estados Unidos y que Chávez y Maduro son o eran militares en tanto que AMLO es un civil. O que los Castro tomaron el poder por la vía armada en tanto que AMLO lo está intentando por la vía civil. Que el socialismo no es desastroso en China, que los españoles viraron a la izquierda otra vez y se sacudieron los remanentes del franquismo  al destituir a Rajoy.
No todo sistema de gobierno con un Estado fuerte es socialismo al estilo Venezuela: hay que mirar qué ocurre en China y en los países nórdicos: Suecia, Dinamarca, Noruega y Finlandia. Son países con economías boyantes; y, en el caso de los países nórdicos, con grandes libertades. https://elpais.com/internacional/2014/08/07/actualidad/1407371823_579981.html ¿Porqué la insistencia en que AMLO nos va a conducir al desastre venezolano y no al éxito escandinavo o chino? ¿Porqué esta "uniformidad" de criterios? Porque se aplica el principio más conocido de Goebbels "Una mentira repetida mil veces, acaba convirtiéndose en una verdad". Así que, abusados, investiguen a fondo y piénsenle bien antes de votar. Todos los candidatos tienen para su gasto; pero, al menos, voten por el menos malo o por el que nos va a salir más barato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario