Translate

Páginas vistas en total

jueves, 28 de junio de 2018

¿Ratones o águilas aztecas?

Ni uno ni otro. O, como diría un expresidente mexicano "los jugadores de la selección mexicana de futbol sóquer no son ni ratones ni águilas aztecas, sino todo lo contrario".
Esta barroca afirmación, que en principio parece disparatada, en realidad encierra una profunda realidad que sólo a la luz de algún tipo de dialéctica se puede entender. Al principio parece que dice mucho; después, parece que las premisas se anulan entre sí y al final no dice nada. Veamos: si le ganaron al que en ese momento era campeón del mundo no son ni ratones ni ratoneros. Tampoco si empataron a 0-0 en el primer tiempo contra Suecia, el ganador de uno de los "grupos de la muerte" del mundial Rusia 2018. Claro, al ser sorprendidos al inicio del segundo tiempo con un gol tempranero, tuvieron que abrirse y les cayeron dos goles, uno gracias a un dudoso penalti aunque el tercero estuvo muy bien logrado. A cualquiera se le caen los calzones de miedo cuando el árbitro marca penaltí cuando hay elementos para creer lo contrario y ni siquiera decide consultar al VAR, sistema, que por otra parte, también se las trae. Los mexicanos como que perdieron el rumbo un rato y la entrada de Andrés Guardado, que estaba hacieno honor a su apellido, aunque puso en jaque a los suecos, no fue suficiente para remontar el marcador. Y, los coreanos, cuando ya todo parecía consumado, dieron el campanazo: agonizando su partido, le clavaron dos goles a los teutones. Tal vez los mexicanos lo celebramos más que los coreanos. "Coreano, hermano, ya eres mexicano", empezó a circular por las redes sociales. Los memes no se hicieron esperar: La chica con rasgos orientales que dijo "ahora sí, pendejo", "el mexicano ya no canta el cielito lindo, lo Corea", etc., etc..
Y claro, los agoreros del desastre: "pésimo partido, los ratoncitos verdes mostraron una vez su verdadero rostro, el rostro de los nacidos para perder" ¿WTF? (Como diría Mr. Trump) Entonces ¿No jugaron bien contra Alemania, no jugaron bien contra Corea y no jugaron bien la primera parte y los minutos finales contra Suecia? Cualquiera puede tener un mal momento (pregúntenselo a los alemanes). De hecho los resultados de este grupo hablan muy bien del nivel de todos los participantes: México le ganó a Alemania y a Corea, Alemania le ganó a Suecia, Suecia le ganó a Corea y a México, pero Corea le ganó a Alemania. Y Alemania era el campeón del mundo que ganó en Brasil arrebatándole el triunfo a los cariocas en su propia cancha con el marcador de 7-1 (y en 1978 le propinó un 6-0 a México en Argentina) ¿De qué estamos hablando? Los coreanos son un equipo aparentemente inofensivo, pero cuya historia futbolera (tanto en su versión norteña como sureña) está llena de grandes sorpresas, de ganarle al más pintado. Y, viendo las cosas con serenidad, Corea le ganó a Alemania con un marcador más amplio que el logrado por los mexicanos. Pero México fue el primero en "abollarles" la corona a los germanos. Yo sugiero analizar los hechos con más objetividad y no sentirse el peor equipo del mundo por haber jugado unos minutos mal en el segundo tiempo contra Suecia, ni sentirse los mejores del mundo por haber hecho la hazaña de vencer a Alemania y a su verdugo coreano. Simplemente, estamos en la pelea, ver qué se hizo bien, qué se hizo mal y empezar contra Brasil desde cero, como si nada hubiese pasado y también como si fuese la primera vez que mexicanos y cariocas se encuentran. Creo que México ya ha tenido algún buen resultado contra Brasil en otras ocasiones; proceder, como decían las abuelitas al prender las veladoras, "ni tanto que queme al santo, ni tanto que no le alumbre". O dicho de otra manera, aunque los brasileños están grandotes, le pido a nuestros seleccionados que tengan presente que no los van a cargar, y también que no se les olvide que "camarón que se duerme, se lo lleva la corriente". Yo concluyo diciendo que México ha hecho muy buen papel en este mundial y que lo ocurrido en el segundo tiempo contra Suecia fue un accidente que a cualquiera le puede ocurrir. Si los cariocas nos golean, cambiaré de opinión. Y aún así, quién sabe. Habría que ver las circunstancias del partido ¿En qué momento cayó el primer gol? ¿De parte de quién estaba el árbitro? ¿Qué equipo traía más lastimados?, etc.

2 comentarios: