Translate

Páginas vistas en total

sábado, 5 de julio de 2014

Javier Camarena, Hijo pródigo de Xalapa.

El día de hoy, en la Sala Tlacná, cantó Javier Camarena con la Orquesta Sinfónica de Xalapa, dirigida por Lan Franco Marcelletti. Fue un éxito total. Javier no necesita que yo escriba de él: soy yo quien necesita hacerlo. ¿Quién iba a decir que ese alumno medio ausentista y dado a hacer bromas punzantes iba a ser ahora uno de los tres cantantes a los que se les ha pedido un encore en el Metropolitan de Nueva York? No es agradable que un alumno deje botada nuestra clase. Pensé que era uno de tantos que iban y tomaban unas cuantas clases, para luego desertar de la música. Con Javier fue distinto: tras un semestre en la Facultad de Música de la U.V., se fue a otras tierras: A Querétaro o Guanajuato, a Guadalajara, qué se yo. Pero allá encontró a los maestros adecuados para su profesión y fue escalando poco a poco hasta que llegó al Met, como Julio César: Vino, vió y venció.
Regresó a Xalapa convertido en un hijo pródigo, a dar un concierto en beneficio de la fundación AHTECA (Ayúdame hermano, tengo cáncer). Lamentablemente, estoy en el tercer semestre de una Maestría que me interesa mucho y hoy no pude ir al concierto. Y, durante el ensayo, tuve que conformarme con ver nada más la primera parte. Suficiente para darme cuenta de que Javier es un tenor excepcionalmente maravilloso.
¡Qué ironía! Cuando hacían los focus group para escoger el terreno donde se construiría la Sala Tlacná yo voté porque lo hiciesen en la USBI, para que me quedase más cerca de casa y sólo he podido asistir a un concierto (en sábado) y al ensayo de Javier Camarena, del miércoles pasado. Durante este ensayo, observaba al niño bromista que fue fugazmente mi alumno en una materia totalmente accesoria en la carrera de los músicos. A menudo su ingenio le llevaba a hacer bromas tan agudas que a veces eran demasiado punzantes. Durante el ensayo, por esta razón, pensé "Genio y figura, hasta la sepultura". Cuando pasé a felicitar a Javier, en el descanso, como si me hubiera adivinado el pensamiento, en cuanto le dije que no se le había quitado lo bromista, él me contestó:
-Genio y figura, hasta la sepultura.
Fue un privilegio haberlo escuchado en vivo, aunque fuese en ensayo: la Sala Tlacná estaba casi llena, cosa poco usual en tales ocasiones. Cabe informar que, para asistir a ese ensayo abierto, el acceso estaba restringido a los que sólo teníamos un pase.
Tengo la consolación de que mi esposa, furtivamente, grabó buena parte del concierto y así pude escuchar el aria Nessun Dorma, quizá el aria más bella que se ha escrito para la voz de tenor, de las cuales les ofrezco los 29' finales. Lamento no poder mostrarles más, pero las leyes de derechos de autor me lo impiden, aunque lo que estoy haciendo no persiga fines de lucro.
Cabe informar que esta vez los palcos de honor tuvieron la visita de Javier Duarte de Ochoa, el Gobernador del Estado de Veracruz, Sara Ladrón de Guevara, Rectora de la Universidad Veracruzana, Américo Zúñiga, el alcalde de Xalapa, José Nemi Dib y muchas personalidades de la política y la cultura. Y no era para menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario